Crianza / Destacados / Fitness/Salud / Lo más reciente! /
domingo, 8 abril 2018

Mamá después de los 35: Cuidados y Prevención son Clave

Etiquetas: , , , ,

Ser madre sobre los 35 años se conoce como Embarazo Tardío, una realidad que se ha visto incrementada en las últimas décadas por diversos factores. Entre estos los más relevantes son, la planificación familiar y la postergación de la maternidad por la incorporación de la mujer a niveles avanzados de estudios (tanto de pre como post grado) y el desarrollo de una carrera profesional.

¿Por qué debemos preocuparnos del embarazo tardío? Según comenta el Dr. Ignacio de la Torre, Ginecólogo de Clínica Ciudad del Mar, el embarazo tardío representa una condición de riesgo moderado para la salud de la madre que se traduce en un desafío para los equipos de salud. “Esto ocurre pues está asociado a una mayor ocurrencia de aborto espontáneo durante el primer trimestre de la gestación y, además, tiene una mayor frecuencia de enfermedades maternas como: sobrepeso, obesidad, hipertensión arterial, diabetes y de afecciones propias del embarazo como: preeclampsia, parto prematuro y restricción del crecimiento intrauterino. Una mención especial tiene también el mayor riesgo observado de malformaciones congénitas.”

Sin embargo, cabe señalar que a pesar de estos riesgos mayores, cuando el embarazo se planifica y controla adecuadamente y se realizan las acciones de salud destinadas a prevenir o tratar las patologías maternas o del embarazo, estos riesgos pueden reducirse a niveles similares a los observados en las mujeres menores de 35 años.  

Por esta razón, el especialista, entrega algunas recomendaciones para aquellas mujeres mayores de 35 años que deseen planificar un embarazo:

  • Asistir a su ginecólogo para realizar un control preventivo, que incluya control de presión arterial, toma de papanicolau y exámenes sanguíneos como glicemia en ayunas y perfil lipídico. En caso de presentar alguna enfermedad médica, debe estabilizarla, optimizando sus terapias (esto incluye bajar de peso en casos de sobrepeso y obesidad).
  • Iniciar una suplementación diaria con 1 mg de ácido fólico y corregir estilos de vida para mejorar su salud (realizar actividad física 3 o más veces a la semana, suspender el tabaco y alcohol).

Para las mujeres mayores de 35 años, que ya se encuentran embarazadas, podemos resumir las siguientes recomendaciones:

  • Acudir regularmente a control maternal con su ginecólogo (cada 3 o 4 semanas, como mínimo).
  • Mantener el suplemento con ácido fólico, 1 miligramo al día hasta las 16 semanas de gestación.
  • Realizar actividad física durante 45 minutos al menos 3 veces por semana (se recomiendan caminatas, natación o ejercicios acuáticos, yoga y pilates para embarazadas, etc.)
  • Continuar con sus terapias regulares si presenta alguna patología previa al embarazo, bajo supervisión médica.
  • No fumar ni beber alcohol durante la gestación y lactancia.

Estas recomendaciones pretenden disminuir los riesgos biológicos del embarazo y deben ser complementados con una adecuada preparación psicológica, espiritual y familiar para el período maternal. Cada mujer y su familia vivenciarán de manera distinta esta gestación, con diversas cargas emocionales las cuales deben ser manejadas oportunamente para no generar cuadros de angustia, ansiedad o depresión.

“Con cariño, apoyo familiar, espiritual  y soporte social podremos garantizar que esta etapa, tan esperada para muchas mujeres, sea de enorme alegría y mucha satisfacción”, concluye el Dr. De La Torre.

  Foto sacada de google.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte