Destacados / Lo más reciente! / Ser feliz y coaching /
lunes, 16 abril 2018

Perdona y olvida: receta para una vida feliz

“Tratando sobre el perdón, una de las asistentes a mi última conferencia comentó su acuerdo con perdonar, pero manifestó sus reservas con respecto a la real posibilidad de olvidar, como condición indispensable para que el perdón surtiera todos sus efectos.

Ratifico que el perdón sin olvido del agravio recibido, no lo es completo; y lo más importante, en tal caso, no recibiríamos sus maravillosos beneficios. Perdonar el agravio para que aporte el beneficio espiritual pleno, conlleva dos elementos fundamentales: un voluntario acto de amor del agraviado hacia el ofensor y la decisión de no recordarlo nunca más.

No me refiero a olvidar por siempre el evento en sí, lo cual aunque sería deseable pudiera no ser tan fácil. Lo que conviene olvidar es la sensación dolorosa que nos afecta cuando somos agraviados. Se trata de no recordar nunca más ese momento de sufrimiento; esa sensación desagradable de ser violentados en nuestra persona física, valores espirituales y sentimientos.

Pudiera ser que el suceso en sí mismo nunca lo olvidemos, lo tengamos presente en cualquier momento o circunstancia, por algún tiempo o por siempre, lo cual no tendría nada de grave, si echamos una cortina de olvido sobre la consecuencia dañosa que nos causó el mismo.

El asunto es desterrar de nuestra mente el daño que nos causó. Porque no es el recuerdo de la situación vivida lo que nos puede afectar, perturbar o hacernos sentir mal, sino la dimensión o entidad de cómo nos afectó en ese momento.

El más beneficiado con el perdón y el olvido del agravio no es el ofensor, porque éste pudiera ser que no tenga la dimensión real de los efectos de sus actos, o ya no lo recuerde. El único beneficiario de la sensación liberatoria del perdón es el ofendido, quien al desecharlo de plano de su alma logra la tranquilidad y el reposo necesarios para no perturbar o desmejorar su felicidad.

Conviene tener siempre presente que olvidar es un elemento existencial muy importante. ¿Qué sería de nuestra tranquilidad espiritual si no dispusiéramos de la capacidad de olvidar los males y dolores sufridos?

¿Acaso no es el olvido lo que nos devuelve la tranquilidad, la alegría y el deseo de continuar adelante, cuando perdemos un ser querido o fracasamos en el amor?

Olvidar, progresivamente hace menor el dolor, distancia el recuerdo y pone sobre las heridas ese ungüento maravilloso que es producto del entusiasmo por la vida, por la vida buena, por esa que Dios, la vida o el universo ha reservado para aquellos que saben sobreponer el amor, la generosidad, la compasión y la caridad, por encima de cualquier sentimiento de frustración, desencanto o dolor.

Así como recordar las cosas buenas vividas nos hace disfrutar y amar más nuestra existencia, el recordar las experiencias desagradables y los malos momentos, pueden llegar a hacernos la vida simplemente… miserable.

Venturosamente, olvidar depende de cómo manejemos nuestro estado de ánimo. Le invito a olvidar lo malo y tener presente las muchas bendiciones de que dispone. Le aseguro que se sentirá mucho mejor.”

Dr. Amauri Castillo

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte