Lo más reciente! / Ser feliz y coaching /
viernes, 10 agosto 2018

¿Qué paso con todo lo que soñábamos en nuestra adolescencia ahora que somos adultas?

Etiquetas: ,

Siempre recuerdo a mis compañeras de colegio comentar el cómo serian sus vidas en el futuro, sabían perfectamente los hijos que querían tener, el tipo de marido que encontrarían e idealizaban el trabajo perfecto. Recuerdo que pasábamos jornadas de clases hablando sobre qué países recorreríamos y lo perfecta que serían nuestras casas.… y yo me pregunto ¿Qué pasó con todos esos deseos? ¿tan convencidas estábamos que todo sería realmente así?

De esas conversaciones ya han pasado 18 años y sinceramente pesa cada año que pasa. En una junta de amigas del colegio que hicimos hace poco nos volvió a salir este tema, todas asombradas de lo distintas que eran sus vidas con respecto a sus deseos de adolescentes. Nos preguntábamos porque las cosas no se dieron así y por supuesto las respuestas eran muchas, pero llegamos a la conclusión que cada una pensaba que la vida era mas sencilla.

Por distintos motivos nos dimos cuenta de lo postergados que han sido cada uno de esos deseos escolares. Cada una armo su vida en diferentes direcciones y los años van anteponiendo prioridades de acuerdo a lo que cada una va viviendo, pero siempre con la ilusión de poder al menos cumplir uno de ellos.

De la junta llegamos al acuerdo de tomaríamos vacaciones juntas, siempre quisimos hacerlo, sin hijos, sin maridos ni parejas, solo nosotras, queremos hacer un viaje por los tiempos pasados, disfrutar, tomar sol, bailar y darlo todo. Pero, el gran ‘pero’, es cuando nos ponemos serias y finalmente ‘tratamos’ de buscar una fecha, un lugar para concretar este viaje. El sin numero de excusas y descartes por no poder llegar a un consenso es para frustrarse. Al final no funcionó. La vida te va dando muchas excusas para solo estar en paz.

No podemos hacer caso omiso a nuestro alrededor, ya no somos las mismas y como les dije las prioridades cambian, por eso las amigas cada vez van siendo menos, los carretes terminan hasta las 2 y el cuerpo solo te pide descanso. Cambiamos los trasnoches por los almuerzos o las juntas “tarde-noche” porque sobran las juntas familiares, y claramente preferimos reírnos con el tío o tirar la talla con los primos, recuerdan que a los 17 años solo queríamos que no existieran para ir hacer la previa con las amigas. ¡No lo podemos negar, QUÉ TIEMPOS!

Finalmente, y de manera oficial, quiero dar la bienvenida a asumir nuestro rol de adultas sin tapujos, con trabajos demandantes, con hijos que nos piden mas tiempo a diario, a cumplir nuestros anhelos del presente, a dejarse llevar por los nuevos sueños sin culpa, a tomar una copa de nuestro trago favorito con la única amiga que nos está apañando, y libremente pasarlo bien. Seamos felices con lo que tenemos hoy y ahora.

Abrazo a todas,

Por: Dar
Instagram @darjaral

 

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte