Crianza / Lo más reciente! /
martes, 4 diciembre 2018

Soy mamá, tuve depresión post parto y hoy soy feliz!

Etiquetas: ,

Y cuando son las 23:30 de la noche me queda un hijo por dormir, el más chiquitito. Si, soy Mamá, y tengo 4 hijos. Siempre quise tener una gran familia pero jamás me imaginé lo que significaría. Siempre pensé que no podía dejarlos solos, quería dedicarme 100% a ellos, pero me olvidé de mi.

Quedé embarazada muy rápido, a mis 20 años cuando estaba estudiando en la Universidad y no continué porque no tenia dinero. Con mi marido decidimos que él trabajaría y yo me quedaría en casa, una decisión que yo tenía pensada pero no tenía idea como sería la experiencia. No sabía hacer ni un huevo frito! y no tenía idea de nada con respecto al embarazo. Todo lo aprendía a través de una revista, fue mi gran aleada en esos 9 meses de incertidumbre, me ayudaba mucho a saber que pasaría después de tal semana, o porque sentía lo que sentía. Mi único apoyo era mi marido, y éramos muy jóvenes, pero continuamos, estábamos enamorados.

Nació mi hija y fue un sentimiento inexplicable, lleno de amor profundo, incondicional. No me importaba nada más que ella y solo estar a su lado…..las dos juntas, con el paso del tiempo todo se hacia más complejo. Vivía en un miedo profundo, sin saber nada, cada vez que algo en la Sofi no andaba bien, corría a urgencia.

Comencé a sentir que no podía, me sentía muy cansada, lloraba por todo, de impotencia y frustración. En ese tiempo vivía en una zona cordillerana, por lo tanto el frío era impresionante, Sofi pasaba enfermita, y yo angustiada.

Estaba tan cerrada en que lo hacía todo mal, que la culpa era más grande que yo, y el miedo se apoderó de mi, crisis de pánico y depresión post parto, fue el diagnostico. Pastillas el remedio que me llevó a tocar fondo.

Pasé 4 meses así, como muerta en vida, miraba a Sofi y sentía que yo no le servía. Un día en una discusión con mi marido, él me dice “deja de crear historias en tu cabeza, la única que tiene el poder de salir de ahí eres tú”. Cada vez que me daba una crisis de pánico, él me sacaba de ahí. “Vamos a mirar por la ventana, respira, todo va a pasar, concéntrate aquí, estamos bien”. Y comencé a salir de ahí, de a poco, respirando, dándole poder a la felicidad que sentía en el embarazo, dándole poder a mi hija, enfocándome en que estaba todo bien, calmando el sudor en mis manos y el latir de mi corazón … Calma. Esta palabra fue la que me hizo volver al mundo, decidí ir donde la psicóloga y le dije “voy a salir de esto y sin pastillas”. Por supuesto su negativa fue más grande que el Titanic, y me dijo al final “ok, pero de a poco”. Y entre las palabras, calma y de a poco, se me viene una canción a la mente , que hoy disfruto mucho sintiéndola en la piel… “Vamos pa la playa, a curarte el alma”

Me sané, volví a mi, viví el proceso y 3 veces, me caí y renací.

Amiga mía de mi corazón, tú que me estás leyendo, TÚ TIENES LA DECISIÓN EN TU CORAZÓN Y POR SOBRETODO EN TU MENTE PARA SALIR DE ESE PROFUNDO ESTADO. Desde mi tribuna, te puedo decir que no es fácil, pero la respuesta la tienes tú. Hoy decido ser feliz, y mi último embarazo lo disfrute completamente, y estoy disfrutando a mis hijos de una manera que jamás imagine. La maternidad no es fácil, pero no estás sola, somos muchas las que nos buscamos y encontramos en el mismo camino.

Gracias por leer un pedacito de mi.

@Tammmyal100

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte