Sexualidad /
viernes, 17 junio 2011

Testosterona y su uso terapéutico

La testosterona, una hormona asociada al sexo masculino, puede ser, paradójicamente, la solución para las mujeres que sufren la pérdida del deseo sexual. España acaba de aprobar una terapia que se presenta en forma de parches de testosterona y, principalmente, está aprobado sólo para mujeres con pérdida de deseo causada por menopausia quirúrgica o afectadas por la extirpación de los ovarios y el útero.

A pesar de que los hombres tienen mayores niveles de testosterona, también las mujeres segregan esta hormona, aunque en menor medida. Los bajos niveles de testosterona se asocian a una disminución del deseo sexual con reducción de los pensamientos y la excitación.

Las mujeres con menopausia quirúrgica reducen sus niveles de testosterona a la mitad. Gracias al parche, que libera esta hormona a través de la piel, se consiguen concentraciones similares a las que mantenía antes de la intervención.

A pesar que a este tratamiento se le ha llamado la ‘Viagra femenina’, las diferencias con ésta son notorias, según publica Teresa Romanillos en la web consumer. es.

En primer lugar, y a diferencia de los parches transdérmicos, la Viagra no actúa sobre el deseo sino sobre el mecanismo de la erección, facilitando el efecto local de llenado de los cuerpos cavernosos del pene.

La composición también es muy distinta; mientras los parches contienen precisamente testosterona, el fármaco formulado en la Viagra es el sildenafilo, un compuesto con propiedades vasodilatadoras que actúa sobre el óxido nítrico.

BUENA TOLERANCIA

El nuevo tratamiento hormonal es bien tolerado aunque hasta en el 30% de los casos pueden aparecer, en el lugar de aplicación, reacciones cutáneas por hipesensiblidad como eritema o edema local que, en la mayoría de los casos, no conllevan la retirada del parche.

Por otro lado, también es posible que aparezcan efectos adversos androgénicos como acné, hirsutismo o pérdida de pelo.

Pese a que todavía no se han obtenido resultados sobre la seguridad de este tratamiento a largo plazo, cabe esperar que en un futuro aparezcan estudios sobre sus efectos en la incidencia del cáncer de mama o sobre posibles efectos metabólicos y cardiovasculares.

Por el momento, el tratamiento está contraindicado en mujeres con cáncer de mama, o que lo hayan padecido, así como en otros tumores dependientes de estrógenos.

Actualmente, tampoco se ha evaluado la eficacia y la seguridad del tratamiento con parches de testosterona en caso de TDSH o Trastorno del Deseo Sexual Hipoactivo o Inhibido y menopausia natural, por lo que no se recomienda su uso en este grupo de mujeres.

Este parche transdérmico ha sido aprobado hace unos meses por la Agencia Europea del Medicamento, aunque sólo ha autorizado su uso en el caso de mujeres a las que se ha extirpado el útero y los ovarios y a las que se sientes afectadas por el bajo deseo sexual, llegando a sentir malestar

Fuente Consumer España

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte