Lo más reciente! /
lunes, 1 julio 2019

5 cosas por las que me preocupé con mi primer bebé y de las que no me estresé por el segundo

Etiquetas:

Debo decir que prefiero ser una mamá otra vez en lugar de una “mamá primeriza”. No importa la cantidad de libros que lea, las clases que tome o las personas con las que hable (y confíe en mí, ¡lo hice todo!), Nada te preparará para lo que es estar completamente a cargo de otro ser humano.

Nunca había tenido un recién nacido en mi vida hasta que di a luz a uno, y ahora tenía que ser responsable de este pequeño ser que está completamente indefenso y totalmente dependiente de mí. Y Ahora que el bebé es un niño de 20 meses de edad, va a tener una hermanita en aproximadamente 8 semanas más.

Lo curioso de esta vez es que mis miedos son totalmente diferentes. Ni siquiera estoy preocupada por la llegada de la nueva bebé, me preocupa cómo el hermano mayor se ocupará de ella. Me preocupa cómo sobreviviré teniendo 2 niños bajo mi responsabilidad. Y me preocupa el hecho de que todos los que conozco deciden que ya no tendrán hijos después del segundo, o que toman un descanso muy largo… porque, ¿Exactamente qué es lo que sucede después de que llega un segundo bebé?

Pero realmente, mis temores son totalmente diferentes esta vez. Estas son las cosas por las que me asusté con el primer embarazo que realmente no me preocupan en absoluto en este segundo:

1. Mantenerlo con vida
Los recién nacidos parecen tan frágiles e indefensos y ya soy una persona muy vigilante, así que básicamente lo único que hice al ser una madre primeriza fue observar al bebé en todo momento para asegurarme de que aún estuviera vivo. Todo me puso tan nerviosa. Y aunque ahora estaré un poco nerviosa, esta vez tengo un sentido de lo que estoy haciendo y no tendré miedo de que si no le saco los gases apropiadamente, ella se asfixie con una gran burbuja de gas.

Definitivamente, hay una sensación de confianza mucho mayor esta vez y esa es una sensación increíble.

2. El sueño
Cada mamá tiene esa cosa por la que enloquecen al ser madre. Y para mí, fue dormir. ¡Necesitaba enseñarle a mi bebé cómo dormir, lo antes posible! Soy escritora y realmente necesito que mi cerebro trabaje y simplemente no funciona sin dormir. Así que entré para la batalla totalmente preparada. Sabía todo lo que había que saber sobre el sueño infantil… y lo hice dormir 12 horas seguidas durante toda la noche cuando tenía 9 semanas de edad.

Pero aquí está la cosa, ya que hice un buen trabajo entrenándolo y poniéndolo en un horario,  estaba aterrorizada de desviarme de ese horario. Tenía miedo de que un solo movimiento pudiera romper su sueño. Y luego sucedió cuando él tenía 4 meses de edad. Rompí su sueño. Estuvimos lejos el fin de semana y él se desvió del camino y se asustó un poco durmiendo en un lugar nuevo y su sueño se interrumpió unas semanas después. Pero lo arreglé y él volvió a ser mi campeón de sueño, pero la idea de que sucediera esto otra vez es aterrador.

Así que fui esclava de su horario. Tenía miedo de dejar que otras personas lo alimentaran o lo echaran a dormir una siesta, porque si algo salía mal, ¡mi durmiente mágico del ya no estaría! Ojalá me hubiera relajado porque el hecho es que a veces te sales de lo programado, pero siempre puedes volver a la pista!

Creo que, o al menos espero, podré relajarme un poco más con el nuevo bebé. También sé lo que estoy haciendo ahora, así que si nos desviamos del camino, básicamente sé todo lo que hay que saber sobre el sueño del bebé, así que sé que podré solucionar el problema… al menos estoy bastante segura de que lo haré! Y sin tanto miedo

3. Perder el peso del bebé.
De acuerdo, aún me preocupa perder el peso que se gana en el embarazo. Gané  mucho  la primera vez y me generó un pánico absoluto porque pensé que tal vez todo o la mayor parte del peso no lo perdería. Pero la verdad es que la mayoría lo fui perdiendo de inmediato sin esfuerzo, y ahora con el segundo bebé pues, bueno, se desprenderán si les da la gana o si de alguna manera tengo tiempo para hacer ejercicio si es que no estoy demasiado ocupada cuidando a dos pequeños.

La primera vez pasé horas interminables en las salas de chat leyendo lo que otras mujeres decían sobre subir y bajar de peso, y esto es lo que aprendí: cada persona es totalmente diferente y leer acerca de las experiencias de otras personas realmente no le dice nada sobre su experiencia ¡será como!.

4. Estimularlo en todo momento.
Con mi primer trabajo, estaba muy preocupado por darle un futuro en la vida. Sentí que necesitaba estar enseñándole básicamente en todo momento. Y me sentía culpable si él estaba distraído solo mirando el teléfono y yo estaba revisando los correos electrónicos. Sentí que siempre necesitaba estar  haciendo algo. De acuerdo, no planeo ignorar a la nueva bebé, pero tampoco sentiré la urgencia de leerle y cantarle y relacionarme con ella literalmente cada segundo del día porque no les hace bien tanto tampoco.

Así que esta vez, saborearé los momentos de tener otro bebé que no se puede mover y está feliz simplemente sentado en un lugar, porque pronto están por todos lados y ahí es cuando comienza la verdadera locura.

5. Preocuparse por los hitos.
“El libro dice que se supone que deben darse vuelta a los 3 meses, mi bebé todavía no se está moviendo, el bebé de mi amiga se estaba dando vuelta a los 2 meses ¿Algo anda mal con mi niño?”. ¿Te ha pasado?

Los hitos estúpidos, inútiles, sin sentido… ¡Estoy tan emocionada de no preocuparme por ellos esta vez! Quiero decir, sí, debes prestar atención porque a veces algo está realmente mal, pero la mayoría de las veces no lo está. Los bebés solo hacen cosas en diferentes momentos. Mi bebé habló muy temprano pero caminó muy tarde. Otros niños no hablan hasta que tienen 2 años y comienzan a caminar a los 9 meses. ¡Eventualmente, todos sonríen y se giran y caminan y hablan!

Y una cosa que me preocupa esta vez…

¿Podré amar  al segundo tanto como amo al primero?
Sé que cada madre se siente de esta manera y sé que el amor puede crecer de maneras inimaginables. Amo a mi niño más cada día, simplemente el amor sigue expandiéndose. Y lo amo tanto que es difícil imaginar amar tanto a alguien más. Además, resulta que es un niño excepcionalmente fácil, incluso como un niño pequeño loco. Él es tan bueno. ¿Y si ella no lo es? ¿Y si ella grita todo el día y la noche, la amaré como lo amé a él? Estoy seguro de que lo haré. Espero hacerlo. Pero da miedo. No quiero que ninguno de mis hijos se sienta descuidado o menos querido, y creo que encontrar ese equilibrio y realmente difundir el amor en igual medida es mi mayor temor en esta ocasión.

¿Les ha pasado?

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte