Lo más reciente! / Ser feliz y coaching /
lunes, 16 noviembre 2020

5 señales de que es hora de dejarlo ir

Etiquetas: , , , , , ,

Todos estamos hechos para ser amados y adorados. No abandonados ni rechazados cuando sea conveniente para otros. Cuando alguien no puede estar completamente para ti, no es un desafío perseguirlo e intentar que se quede. Es un reto honrarte a ti misma dejándolos ir. No es sobre ti. Se trata de ellos; de su viaje, su capacidad de estar presentes para amar. Y no puedes arreglarlos, ni cambiarlos o amarlos para que se queden; ese es su trabajo, no el tuyo. Solo se convierte en tu problema cuando te aferras con tanta fuerza que te rechazas, te abandonas y cruzas tus propios límites. Descubrirás que nunca podrás ser rechazada si no te estás rechazando a ti misma.

También te puede interesar: A mi futura pareja: lo siento de antemano.

Toma espacio, calma, descansa, sintoniza, escucha la voz que viene de más allá de la herida de abandono que se desencadena y que te hace hacer cualquier cosa con tal de evitar la sensación de dolor y terror de estar sola. Ve más allá del miedo hacia la tranquilidad. Busca tu verdad. Allí encontrarás fuerza. Encontrarás un propósito. Encontrarás curación.

Tu dolor es válido; tus sentimientos tienen sentido; se te permite sentirlos plenamente, pero no te permitas abandonarte también. Aprende a soltar lo que no puede quedarse y espera pacientemente a lo que sí.  Reconoce lo que vales. Vale la pena tener a alguien que esté presente, que llame, que se desvíe de su camino. Mereces el tiempo y el esfuerzo. El amor es tu derecho de nacimiento. No tienes que cambiar toda para ser amada. Eres digna de ser amada. No tienes que perseguir el amor. Simplemente debes elegir aceptar que eres suficiente

Y recuerda que nadie puede decirte qué es lo correcto para ti, debe elegir quedarse o irse basándose en su verdad interior. Pero si estás experimentando estos cinco desafíos en tu relación, puede que sea el momento de seguir adelante.

Se han vuelto distantes, evasivos, desconectados en la intimidad emocional y físicamente.

Las acciones hablan más que las palabras: si se alejan de ti y de la relación en lugar de acercarse. Si no puedes hablar o resolver la distancia entre ustedes, o peor aún, ellos no están siquiera dispuestos a reconocer el problema. Aferrarse a ellos o quedarte atrapada en luchas de poder y manipulación para llamar su atención no lo resolverá. No hay cantidad de «amor» que pueda arreglarlo. Puede que sea el momento de reconocer que no están dispuestos a luchar por la pareja y que no es tu responsabilidad hacerlo por los dos. En cambio, puede que sea hora de enfriar las cosas. Concéntrate en ti. Confía en que, si son tuyos, encontrarán el camino de regreso. Pero continuar luchando en agonía solo los hará a ambos miserables.

Dudas de ti misma incluso cuando sabes que algo anda mal.

Estás sufriendo de gaslighting. ¿Te están entregando verdades a medias, Inconsistencias o has sido ghosted? ¿Te están entregando algunas migajas de amor? Cuando estamos enamorados de alguien, es difícil aceptar que hayan perdido el interés en nuestra relación. Seguimos viviendo nuestra relación a través de los esfuerzos pasados, excusando su ambivalencia basándonos en quienes solían ser. En medio de esta confusión, es difícil saber lo que estás sintiendo. Especialmente si te están diciendo todas las palabras correctas, o te hacen dar vueltas en círculos para que no sepas quién tiene la culpa o por qué estás molesta. Es normal que las parejas tengan conflictos. Es normal que surja algo de ansiedad. Pero si este es tu estado constante. Si esta es tu nueva normalidad. Si tienes miedo de ser tú misma o de plantear argumentos o te sientes que estás cambiando todo de ti aferrándote a las pequeñas muestras de amor que te dan, recuerda que las parejas sanas se cuidan mutuamente. Las parejas saludables se apoyan mutuamente. Las parejas saludables pueden encontrar un compromiso en opiniones opuestas. Cada pareja sana hace su parte por la relación.

Te dicen que no creen o no quieren el compromiso

Créeles cuando te digan que «no creen ni quieren un compromiso». No es un desafío para ti cambiarlos. No es una invitación a esforzarte más. No puedes luchar por su amor. Si tienes que convencer a alguien para que esté contigo o si están aprovechando todos los beneficios de una relación sin ningún compromiso de su parte. No son tu persona. Un futuro en el que te amas a ti misma requiere que te defiendas y defiendas lo que realmente quieres, y debes estar dispuesta a dejar ir todo lo que no cumpla con este estándar.

Desaparecen o no cumplen

Dicen todas las cosas correctas. Te dicen que quieren salir contigo y luego hacen todos estos grandes planes. Te crea expectativas y luego no aparecen. Se olvidan de los compromisos que hicieron contigo. No cumplen con los planes. O simplemente nunca vuelven a mencionarlos. Alguien interesado en ti y en tu tiempo hará cualquier cosa por estar en tu presencia. Alguien que solo se presenta cuando le conviene está llenando un vacío contigo. Eso no es ser cariñoso.

Huyen cada vez que te acercas emocionalmente y lo han estado haciendo todo el tiempo.

Tu conexión tiene un límite. Una relación sana progresa emocionalmente, juntos, ambos avanzan en conjunto hacia un compromiso emocional más profundo. Ellos se frenen cada vez que deberían relajarse y dejarse llevar por el amor, dejándote sentir abandonada y rechazada. Pero en lugar de reconocer esto y hacer el trabajo para sanar, se alejan, huyen y dicen que necesitan espacio. Les das espacio. Toman más. Pides hablar sobre el motivo de la distancia. Te culpan por ser dramática, pegajosa o se niegan a reconocer el problema diciendo que están felices, lo que te hace sentir aún más rechazada y confundida. Te culpas a ti misma; cruzas tus límites en pequeñas formas para ser más complaciente, comienzas a sentirte ansiosa, no digna de ser amado, loca. Pones tus necesidades en segundo lugar. Pero nada de esto te brindará la conexión que buscas. Solo te alejará de conectarte contigo misma.

También te puede interesar: 25 falsas creencias sobre el amor que debes de dejar atrás

Cuando nos hemos entregado al otro, es difícil admitir que puede que él no sea nuestra persona. Y cuando nos sentimos profundamente conectados con alguien, queremos luchar duro por el potencial que vemos. Pero a veces luchar duro significa dejar ir. Significa honrarnos a nosotras mismas, reclamar nuestro valor y aprender a saber cuándo es el momento de podar lo que está muriendo o muerto para que las flores puedan florecer en su lugar.

Fuente: Thought Catalogue

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte