Lo más reciente! / Relaciones /
sábado, 1 junio 2019

6 maneras de saber si estás en una relación poco saludable

Etiquetas:

Para la mayoría de las personas, estar saludable generalmente significa luchar por una alimentación equilibrada y un estado físico constante. Pero es importante recordar que un estilo de vida saludable también incluye relaciones saludables. 

Estudios demuestran que estar en relaciones poco saludables puede causar una serie de problemas de salud como problemas cardíacos e incluso accidentes cerebrovasculares, y el estrés crónico asociado con las relaciones tóxicas puede provocar enfermedades graves, un sistema inmunológico deteriorado y depresión. En resumen: las relaciones malsanas hacen a las personas malsanas.

Pero al igual que la mayoría de las cosas en la vida, las relaciones no son en blanco y negro. El amor es complicado. A veces estamos enamoradas de personas que nos tratan como si fuéramos objetos y, a veces, simplemente estamos en una relación que ya llegó a su fecha de vencimiento. Si no estás segura de estar en una situación tóxica, aquí hay algunas formas útiles de saber si es el momento de mejorar tu vida amorosa.

1. Tienes problemas sin resolver.
Un indicador fácil de que estás en una relación enfermiza es si los conflictos nunca parecen resolverse: las mismas quejas y argumentos continúan ocurriendo de manera regular. ¿Constantemente te metes en discusiones sobre quién debería iniciar el sexo? ¿Sigues peleando por su horario de trabajo después de que se haya perdido la noche por enésima vez? ¿Parece que tu pareja nunca te escucha cuando expresas lo incómoda que te hace sentir su relación con su ex? Si bien se esperan desacuerdos en todas las relaciones, debe haber un énfasis en obtener una comprensión más profunda de las quejas o necesidades de su pareja. Si los argumentos son menos acerca de la comprensión y más acerca de “ganar” o dominar a su compañero, esto podría indicar que su relación necesita ser reevaluada.

2. Tienes miedo de hablar.
Por otro lado, no quieres evitar el conflicto por completo. Discutir con tu pareja es realmente saludable, pero suprimir el enojo definitivamente puede resultar en resentimiento o deterioro de la relación con el tiempo. Si te encuentras constantemente en el plan “Estoy bien” cuando claramente las cosas no están bien, es posible que tengas miedo de hablar cuando algo te molesta por temor a enojar a tu pareja. Tres palabras ante esto: no es saludable.

3. Te sientes inseguro (de cualquier manera).
Una de las formas más obvias y cruciales para decirle a su relación que no es saludable es si tu seguridad se ve comprometida. Si bien la seguridad física es primordial (tu pareja y tú nunca deben ser violentos o intimidarse físicamente entre sí), la seguridad emocional también es crucial. Por ejemplo, cuando intentas tener una conversación con tu pareja, te regaña, te llama por tu nombre enojado, te dice que eres estúpida, te menosprecia y/o te ridiculiza públicamente. Frases como “tu opinión no importa” o “no eres lo suficientemente inteligente como para hablar de esto”, o cualquier otro intento de disminuir tu autoestima, son señales claras de que tu relación es tóxica.

4. Has cambiado drásticamente.
Las relaciones deben alentar el crecimiento y la superación personal, pero también deben involucrar a dos personas que se aman y se aceptan sin ridiculizarse. Si la personalidad o el estilo de vida de una persona cambia drásticamente, especialmente en un corto período de tiempo, significa que uno de los dos esencialmente está renunciando a su propio sentido de sí mismo y está subyugando sus propias necesidades para complacer a su pareja y evitar cualquier confrontación cuando tienen una legítima diferencia de opinión. Los ejemplos de esto podrían incluir cambios (extremos) en su aspecto o estilo para complacer a su pareja, abandonar sus pasiones y sus opiniones por las opiniones de su pareja.

5. Casi todos tus amigos y familiares lo desaprueban.
No estoy hablando de que tu papá tenga expectativas poco realistas para ti, sino de que casi todos tus amigos, familiares y colegas preguntan “¿por qué estás saliendo con esta persona?”. El amor es poderoso, y puede cegarnos para que no notemos banderas rojas o problemas importantes. Si las personas que más amas están preocupadas por ti o no aprueban a la persona con la que estás saliendo, vale la pena examinar la situación.

6. Te sientes manipulado o controlado.
Esencialmente, la manipulación es usar varias tácticas (como amenazas, aislar a un compañero de amigos y familiares) como un medio de control sobre otra persona. Esto puede llevar a graves efectos en la salud de la persona que está siendo controlada, como depresión, ansiedad y desconfianza hacia los demás. ¿Tu pareja amenaza con irse si no hace “X, Y o Z?” ¿Has notado, desde el comienzo de tu relación, que te has vuelto más y más aislada de sus amigos y familiares? ¿Esperas tu pareja que pidas permiso para salir o gastar dinero? Si es así, estos son patrones altamente controladores que podrían dañar tu salud mental y física.

Ya viste algunos de los síntomas de una relación tóxica, ahora la pregunta del millón es: ¿Qué hacer si crees que estás en una relación poco saludable?

Si sientes que puedes estar en una relación tóxica y quieres salir, hay varias opciones. Intenta comunicarte con un ser querido o amigo de confianza que pueda ayudarte a comenzar el proceso de avanzar. También hay varias líneas directas y organizaciones que pueden ayudarte si crees que tu seguridad está en riesgo.

Por otro lado y ambos están dispuestos a cambiar, pueden intentar alinearse y contactar un consejero o terapeuta de parejas capacitado que pueda ofrecer herramientas y prácticas para mejorar su comunicación y sus hábitos. Y recuerda: Ninguna relación vale tu salud mental y física. No tienes que conformarte con menos, eres valiosa.

 

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte