Lo más reciente! / Ser feliz y coaching /
jueves, 29 octubre 2020

7 formas de volverte más mentalmente inmune y emocionalmente resiliente

Etiquetas: , ,

La inmunidad mental es la base de la resiliencia emocional.

De la misma manera en que un resfriado o una gripe pueden empeorar la salud de alguien que ya está enfermo, un pequeño contratiempo o un pensamiento perturbador podría hacer lo mismo con alguien que no es «mentalmente inmune«. La inmunidad mental es lo que sucede cuando condicionamos nuestras mentes no solo para esperar pensamientos de miedo o desafíos externos, sino para tolerarlos cuando surgen. Es cambiar el objetivo de uno en la vida de evitar el dolor a construir significado a partir de este, reconociendo que el sufrimiento será una parte del viaje aun cuando no lo queramos.

La inmunidad mental es saber que no podemos resistir o negar los pensamientos negativos, es poder observarlos sin actuar sobre ellos, o creer automáticamente que representan la realidad.

Cuando tenemos inmunidad mental, podemos convertirnos en un observador externo de nuestros pensamientos y sentimientos. Podemos identificar lo que necesitamos, lo que no queremos y lo que realmente nos importa. A través del proceso de reintegración, o no resistencia, nos volvemos más capaces de tolerar los pensamientos que nos asustan. Cuanto menos reactivos seamos con ellos, más podemos aprender. Con frecuencia, existe una asociación raíz no curada con pensamientos recurrentes que tenemos o sentimientos que siguen apareciendo. Ser capaz de procesar estas sensaciones incómodas no solo nos ayudará a superar problemas singulares, sino que también nos ayudará a progresar en nuestras vidas de otras maneras.

Entonces, sabemos que la inmunidad mental es buena, pero cuando estamos en el centro de nuestro sufrimiento, ¿cómo comenzamos a construirlo?

1.-Adopta una actitud de progreso, no de perfección.

Apuntar a una mejora de hasta un uno por ciento en tu comportamiento o mecanismos de afrontamiento cada día es más efectivo que intentar revolucionar radicalmente tu vida por una sola razón: la primera es realmente alcanzable.

También te podría interesar: ¿Cómo evitar pensar demasiado? Tips de psicólogos

2.-Ten cuidado de no identificarte con aquello con lo que luchas.

Muchas personas que han pasado su vida luchando contra la ansiedad comienzan a asumir que es solo parte de su personalidad. «Soy ansiosa», o frases similares, son comunes, pero no necesariamente ciertas. Adoptar una idea sobre ti mismo significa que crees que eres eso fundamentalmente, lo que hace que sea mucho más difícil de cambiar.

3.-Deja de intentar erradicar el miedo.

Acepta la existencia del pensamiento aterrador, pero reconoce que este no siempre refleja la realidad.

4.-Interpreta los pensamientos «extraños» o perturbadores como símbolos, no como realidades.

Si tienes miedo de conducir el automóvil solo, perder un trabajo o verte atrapado en algún tipo de desastre natural, considera lo que eso podría representar en tu vida (tal vez sientas que estás desconectado de tus seres queridos, o que no estás seguro en alguna manera). La mayoría de estos pensamientos están tratando de indicarte que debes hacer un cambio, así que hónralos.

5.-Está dispuesto a ver cambios.

Cuando las personas luchan con algo durante largos períodos de tiempo, puede crearse resistencia a ver que algo cambia, simplemente por el tiempo que ha tomado. La voluntad de ver que algo cambia en realidad comienza a cambiarlo. Lo que puedes hacer es decir en voz alta: Estoy dispuesto a ver este cambio.

6.-Imagina lo que harías con tu vida si el miedo no fuera un problema.

Eso es lo que deberías estar haciendo ahora. Centrarse demasiado en tratar de «superar» algo en realidad lo refuerza. Nos mantiene en el espacio de la ruptura. Aprender a reenfocarnos en lo que importa es lo que realmente nos impulsa a seguir adelante.

7.-Está presente.

Todo lo que en tu vida te está saboteando es producto de no estar dispuesto a estar presente. Compramos, gastamos, comemos, bebemos, soñamos y planificamos nuestra evasión del presente constantemente, lo que significa que nunca confrontamos los sentimientos que llevamos adentro. Estar presente es fundamental para desarrollar la fortaleza mental y la salud emocional, porque nos permite responder de verdad a nuestras reflexiones y sentimientos en tiempo real, y afrontar aquello que nos pone nerviosos antes de adoptar mecanismos de afrontamiento poco saludables para erradicarlos.

También te podría interesar: https://www.mujerypunto.com/5-formas-de-ser-feliz-cada-dia/

La mente subconsciente cree que todo lo que siente es verdad. Por lo tanto, es fácil para nosotros programarnos para estar subconscientemente convencidos de que somos inadecuados, estamos en peligro o no somos amados. La inmunidad mental es lo que sucede cuando traemos esas ideas al frente de nuestra conciencia y las desacreditamos al confrontar nuestros sentimientos con la razón.

Recordarnos constantemente que un espectro de sentimientos es saludable y útil y dejar de lado la idea de que superar algo significa erradicarlo, en lugar de aprender a actuar a pesar de ello, nos ayudará a avanzar poco a poco hacia las vidas a las que aspiramos, en lugar de sucumbir y ser víctimas de nuestras propias mentes.

Fuente: Forbes.com
Traducción: Mujer y Punto

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte