Mujer Actual /
lunes, 7 diciembre 2015

¿Amistad en el día a día? ¿Qué tan amiga eres de tus amigas?

Etiquetas: , ,

Cuando chica tuve varias amigas del alma, de esas de las que no te separabas nunca, con las que jugaba a la escondida o a las quemadas cuando niñas, con las que veíamos la teleserie por teléfono y llorábamos porque el niño que nos gustaba no nos sacaba a bailar cuando éramos adolescentes, la primera a la que le conté que había llegado más allá con el pololo y a la que cobijé en sus primeros problemas de adulto cuando éramos jóvenes.

Pero el tiempo pasa, la vida avanza y se llena de obligaciones y responsabilidades, de trabajos, maridos, niños, mascotas, nanas, cuentas, créditos, horas al médico, psicólogo y dentista. Miles y miles de cosas y lo primero que descuidamos es la amistad.

Me cuesta recordar cuando fue la última vez que me junté con una amiga sin una intención más que tomarnos un café y disfrutar de una buena conversación. Y a veces, muchas veces hace falta.

Fui la primera de mis amigas en casarme, tener hijos y formar una familia. ¡Hay un antes y un después en el concepto amistad después de ser madre! Aun no entiendo porqué pero el embarazo y las guaguas espantan a las amigas… ¡Y más aun a los amigos! Después de pasar la vorágine del parto y los primeros meses de nuestra primera hija, dijimos “es hora de volver a juntarnos con nuestros amigos” y fue ahí cuando nos dimos cuenta que la lista que antes era abultada, era cada vez más escueta. Y que la mayoría de las respuestas a las invitaciones a nuestra casa (claro, porque con guagua es difícil salir de noche) eran más negativas que positivas.

Con el tiempo he entendido que hay etapas y etapas en la vida y que junto con estas etapas hay personas que están para acompañarte y vivir esta época vital.

Es difícil que una de tus amigas de infancia pueda entender los problemas que tienes con tu marido si es que es soltera, que te apoye cuando estás agotada con los niños, si no tiene hijos o que entienda los atados con la nana si tiene un departamento que parece piloto, completo para ella porque vive sola.

Y si miramos bien, quizás esas amigas del alma de otros tiempos ya no están en nuestro día a día y son otras personas las que comienzan a tomar protagonismo en nuestra vida bajo el concepto de amistad: nuestra madre, hermanas, cuñadas, primas, un círculo mucha más íntimo y profundo que nos acompaña en el diario vivir y que comienza a ser parte fundamental en el círculo de apoyo.

La amistad es así, lo que hay que lograr es que esos vínculos no se pierdan, porque en el momento en que la híper exigente misión de criar esté culminada, volverán a tomar protagonismo todas esas relaciones que descuidamos por los hijos.

A fin de cuentas «Una verdadera amistad no es ser inseparables, es ser capaz de separarse y no cambiar en nada».

 Por Mujer y Punto 

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte