Destacados / Lo más reciente! /
lunes, 2 mayo 2016

A la hija de mi mejor amiga: seré tu segunda madre

Etiquetas: , , ,

¿Te ha pasado alguna vez que has visto a las hijas de tus amigas y no puedes evitar sentir un profundo amor por ellas? aunque no sean tuyas, es inevitable ver que esta  extensión de tu mejor amiga se robó tu corazón al instante. Como si fuese una versión en miniatura de tu compañera de travesuras, el lazo que te une con su niña es igual de profundo.

El otro día me junté con mi mejor amiga y su pequeña (como siempre) para que jugaran con mis hijas. Las niñas no se demoraron en jugar, saltar y pintar, mientras que nosotras aprovechábamos el tiempo para ponernos al día. Repentinamente su pequeña llegó hasta nosotras y mientras mi amiga dialogaba con ella, no pude evitar mirarla. Fue así cómo me di cuenta de algo: el amor que siento por ella no tiene medida. Lo mismo me ha pasado con todas las niñas de mis amigas y es por eso que tengo algo que decirles a todas ellas: pase lo que pase, seré como una segunda madre para ustedes.

0daeb4bcc3889ea0e0e0a326ebd4169c

Imagen: Pinterest.

«Querida hija de mi mejor amiga: no es difícil pensar en dedicarte unas líneas porque el sentimiento que tengo dentro es muy potente. Es fácil pensar en versos hermosos cuando tengo que describirte y solo pensarte me aprieta el corazón: eres igual a mi mejor amiga y eso me produce una sonrisa.

Te conocí desde pequeña una tarde en el hospital, mi visita fue una de las primeras y a pesar que en ese entonces no entendías nada, yo sí lo había comprendido todo. No eras un bebé más en este mundo, llegaste a mis manos y no he podido soltarte desde que te conocí. No teníamos parentesco alguno y obviamente no nos parecíamos, pero sin ser nada mio te convertiste en un todo. Incluso sin ser familia, en el futuro sabrás que no necesito tener tu sangre para cuidarte por siempre. Ya dejé de ser una «tía» porque hoy quiero prometerte que seré una segunda mamá para ti cuando lo necesites.

Muchos privilegios vienen de la mano con ser la amiga de tu madre y debo decir que es imposible que me canse de ellos, como por ejemplo seré una guía para ti cuando lo necesites. ¿A quién llamarás cuándo tu mamá te regañe o quién será la que te acompañe al baño cuando salgamos de paseo? claramente la respuesta es «yo». Es muy fácil que te acerques a pedirme cosas como que te sirva un vaso de jugo o que te acompañe a tu pieza y ¿sabes por qué es eso? porque a tu corta edad ya me tienes confianza: sabes que si tu mamá no está yo te cuidaré y nunca jamás te dejaré sola. Te veo como una hija más y yo sé que tu me ves como un hombro en el cuál llorar o una mano en la cual apretar cuando lo requieras.

Cuando te veo se me aprieta el corazón y más aún cuando estás jugando con mis pequeñas. Todas somos amigas y aunque a veces hayan peleas entre todas, sabemos que el amor es lo más importante. A estas alturas ya no puedes dudar de mi cariño porque me has visto cientos de veces en tu casa, hemos jugado otras mil veces más y te he tomado en brazos un millón de oportunidades para simplemente sentirte cerca. No hay nadie ni nada que pueda poner le tela de juicio cuánto cariño te tengo, nunca te he puesto mala cara por algo y si estás mañosa conmigo siempre te hago cosquillas para lograr sacarte muchas risas.

Si sabes que yo daría hasta la vida por tu mamá ¿puedes imaginar cuánto estoy dispuesta a entregarte a ti que eres lo que ella más ama en el mundo? si no lo sabes, quiero hacerte una promesa que nunca romperé y quiero que me escuches bien. Cualquier persona que quiera hacerte daño deberá pasar por mi primero a ver si se atreve a tocarte un pelo, si necesitas esconder alguna travesura de tu mamá yo seré tu cómplice, si quieres apoyo para cumplir tus sueños no dudes en llamarme y si el día de mañana llegas a sentirte sola por cualquier motivo, solo deberás dar vuelta tu cabeza para percatarte que allí estaré. Si el día de mañana llegas a quedarte sola en este mundo, debes saber que  las puertas de mi casa y corazón siempre estarán abiertas para ti.

Sin pedirte nada a cambio, me entrego a ti no solo por el amor que le tengo a tu mamá, sino porque sé que tu mamá siente lo mismo por mis hijas y eso es lo más hermoso de todo: nuestra amistad que lleva años vigente continuará su legado gracias a ustedes. ¿Qué esperas para decirme qué te aflije y que te hace feliz? no te preocupes si ahora no lo tienes claro porque nos quedan cientos de años para comentarlo».

Por: Catalina Grez M.

Imagen: Pinterest.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte