El blog de la Caro / Lo más reciente! /
sábado, 1 junio 2013

Bienvenida Nueva Vida @caroguida

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Cuando uno pasa por momentos difíciles, cuando pasan esas cosas que uno no espera, cuando la vida cambia su eje en forma abrumadora, cuando no es solo el cuerpo y la mente quienes están heridas, sino también el alma, cuando el desgarro se siente en carne propia, cuando te comienzas a acostumbrar al dolor brutal que visita tu existencia…es ahí, es justamente en ese momento en que tienes que parar y pensar bien.

El criterio, los juicios, la vida misma y el dolor que intenta volverte loca pueden hacer que hagas cosas que no sean las más sanas. Son momentos en que la cabeza no opera como lo haría dentro de un contexto normal. Se pueden hacer y decir cosas que no tienen relación con lo que verdaderamente somos, con lo que en realidad queremos y que, en definitiva, nos alejan del camino elegido.

Y yo me pregunto, ¿Será mejor que el miedo nos inmovilice? ¿Será mejor quedarse parada por unos meses viendo cómo la vida pasa enfrente de uno y asumir que no podemos participar de ella porque probablemente el aire que nos falta nos hará cometer un error? ¿Ese puño que aprieta a diario el pecho nos traiciona? Prefiero que, por ahora, los movimientos sean mínimos. De la única forma que me aseguro de no equivocarme nuevamente y que nada me toque, es darme el tiempo para caminar más lento. Casi quieta, siendo observadora y poco a poco comenzar a participar de una realidad que aún no me acomoda. Respirando en forma pausada, que nada me altere, que nada me agite, que mis pensamientos no estén puestos en nuevas experiencias sino solo en recuperarse de las ya vividas.

Hay momentos y momentos en la vida, hay que saber diferenciar y categorizar las emociones y los sentimientos. Los contextos hacen que el sentido y significado de éstas se vean distorsionados. No es lo mismo querer ahora que querer antes, ya no es lo mismo amar, no es lo mismo encontrarse con algunas personas hoy en comparación a cómo hubieran sido esos encuentros antes…o después….ya nada es lo mismo. Todo cambió. Y aquí estoy…tratando de acomodarme a la nueva vida que yo, con mis elecciones de los últimos años, construí…acomodándome a esta nueva realidad que, aunque se veía venir, hoy me parece desconocida. La buena noticia es que en este lugar novedoso no hay soledad. Nunca había sentido tanto amor. El cariño y la preocupación de tanta gente ha convertido todo este proceso en algo profundamente bello. Sola no hubiera podido. La belleza y Dios han visitado mi naturaleza como nunca antes. Y como hace ya un tiempo elegí ser feliz, hoy no tengo más opciones que decir: Bienvenida nueva vida, llegaste obligándome a asumir todo lo que yo no quería asumir, pero eres muy bienvenida, veamos cómo nos acomodamos juntas en este camino que debemos encajar….ya nos acostumbraremos la una a la otra…y pronto nos reconoceremos como normalidad. Bienvenida. 

¿Les ha pasado tener que acostumbrarse a una nueva vida?

PD: Me creo la muerte con la foto que puse…

Caro Guida

Directora de Mujer y Punto

Te invito a seguirme en twitter e instagram: @caroguida y en mi Facebook haciendo click aquí.

 

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte