Lo más reciente! / Relaciones / Ser feliz y coaching / Sexualidad /
miércoles, 8 julio 2020

Cómo construir una relación íntima duradera, según los terapeutas

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Hay una famosa escena en Pretty Woman, cuando la relación entre Vivienne y Richard comienza a subir de tono, ella le advierte: “No nos podemos besar en los labios”. Esta era una regla que ella había aprendido de amiga Kit, quien aseguraba que “besarse es demasiado personal”.  De estas imágenes se puede concluir que la intimidad es mucho más que una sesión de sexo. Es por eso que, a veces, uno solo quiere que su pareja le tome de la mano o le mire de esa manera tan especial. Es por esto mismo que el engaño emocional puede ser aún más devastador que la infidelidad física. Entonces, ¿qué significa realmente una relación íntima?

«La intimidad es un componente esencial de la experiencia humana, ya que encapsula la cercanía que los individuos buscan en sus relaciones personales», dice Carolina Pataky, terapeuta de relaciones y sexo y cofundadora del Instituto Love Discovery a la revista Prevention. «Es una necesidad psicológica básica que es indispensable cuando se busca mantener relaciones saludables». Claro que esto no se limita solamente a las parejas.

Muchos de nosotros experimentamos intimidad desde el momento en que nacemos: esos momentos especiales en los que nos abrazaron nuestros padres, como demostración de amor y protección, nos permitieron sentirnos seguros y conectados. A medida que envejecemos, continuamos desarrollando cercanía con nuestros seres queridos al compartir con ellos aspectos emocionales y vulnerables de nosotros mismos, generando en ellos confianza.

Dicho esto, muchas personas luchan con la intimidad en las relaciones, especialmente en el transcurso de su matrimonio, asegura Pataky. A continuación, los expertos analizan las mejores formas para incrementar la intimidad con tu pareja y otros seres queridos.

¿Qué es exactamente la intimidad?

Básicamente, la intimidad es una relación cercana o familiar. «Como criaturas sociales, los individuos anhelamos poder compartir nuestra parte más íntima, así como aprender de la profundidad de los sentimientos de otras personas», dice Pataky.

La intimidad no es solo una parte esencial de la naturaleza humana, sino también es primordial para nuestra salud y bienestar. «Los estudios han encontrado repetidamente que los humanos viven vidas más largas, felices y saludables cuando tienen una relación íntima«, dice Paul Hokemeyer, terapeuta licenciado en terapias de matrimonio y familias. «Las personas en relaciones íntimas tienden a tener sistemas inmunes más fuertes, presión arterial más baja y niveles más bajos de estrés», asegura el especialista.

Un estudio publicado en Journal of Child and Family Studies encontró que los adolescentes con buenas relaciones  con sus padres experimentaban menos soledad, mayor autoestima y más felicidad que aquellos con malos vínculos con sus progenitores. Además, la ausencia de intimidad puede tener efectos perjudiciales tanto psicológicos como para el desarrollo. «La falta de amor puede crear  sentimientos de soledad, aislamiento y ansiedad», dice Pataky.

Probablemente estés leyendo este artículo porque sabes que crear relaciones íntimas es importante. Pero no estás segura de cómo comenzar. Por lo tanto, el siguiente paso es entender las diversas formas en que puedes ser vulnerable con alguien.

1.-intimidad física

«Lo más común es la intimidad sexual o física, la que incluye componentes de tacto y la cercanía de los cuerpos», dice Pataky. Estos actos incluyen sexo, besos, abrazos y tomarse de las manos. Si te sientes insegura en el dormitorio, puedes considerar probar algunas nuevas posiciones sexuales para crear más acercamiento con tu pareja.

2.-Intimidad emocional

Si bien la anterior te permite expresar tus sentimientos a través del tacto, la intimidad emocional requiere que te comuniques con palabras. Y no se trata solo de decir «Te amo», dice Pataky. «Por lo general, esto le lleva a las parejas algo de tiempo desarrollar, ya que requiere mucha confianza y honestidad».

3.-Intimidad intelectual

«La intimidad intelectual o cognitiva es cuando una pareja se siente cómoda compartiendo e intercambiando pensamientos e ideas», explica Pataky. «Al tiempo que respetamos las diferencias y disfrutamos de escuchar el punto de vista de los demás, este tipo de intimidad requiere de nuestra capacidad de comunicación». Piensa en éste como el paso después de la intimidad emocional.

4.-Intimidad creativa

La intimidad creativa es cuando nos expresamos a través de nuestras pasiones. «Ya sea en forma de risa, arte, música, danza, literatura, este tipo de intimidad también comunica nuestro ser expresivo», dice Pataky. Entonces, si eres fanática de la poesía, comparte un poema que creas refleja tu relación. Si a tu pareja le encanta pintar, pídele que te haga una pintura que represente su amor. Si tienes dificultades con las palabras, estos medios más familiares pueden ser una mejor manera de transmitir tu punto de vista.

5.-Intimidad experiencial

«La intimidad experiencial implica compartir actividades y el tiempo que disfrutamos con nuestra pareja», dice Pataky. En otras palabras, puede que necesites ser más creativa en tus noches de citas. «Esto puede ser un paseo por el parque, una noche de juegos de mesa o una barbacoa de fin de semana», agrega la especialista. «Se trata de la diversión que se experimenta al realizar y compartir estas actividades juntos».

6.-Intimidad espiritual

La intimidad espiritual implica compartir creencias y valores. «Éstas no tienen que ver con estar de acuerdo en sus opiniones religiosas, pero sí pueden estar relacionadas con nuestras dudas al respecto», dice Pataky. «Esta intimidad refleja nuestro deseo y capacidad de encontrar algo que tenga un significado poderoso. Puede ser un viaje de crecimiento interno, una práctica de mindfulness, una afiliación grupal o una creencia compartida».

7 rasgos de una relación íntima

Otra forma de abordar la intimidad es reflexionando sobre las formas en que deseas que tu pareja se sienta y todos los beneficios que tú quieres obtener de una relación exitosa. Pataky sugiere priorizar los siguientes pilares:

Comunicación: ¿Estás intentando superar cualquier incomodidad con el fin de ser vulnerable con tu pareja y decirle cómo te sientes? ¿Estás escuchando realmente lo que ella te dice, en lugar de estar pensando en cómo responderás mientras habla?

Confianza: ¿Crees en lo que te dice tu pareja? ¿Estás siendo una pareja en la que se puede confiar en este momento?

Honestidad: ¿Estás siendo auténtica en tus palabras y acciones, y viceversa?

Aceptación: ¿Aceptas tus faltas y también los errores de tu pareja? ¿Estás dispuesta a amar a pesar de tus debilidades?

Seguridad: ¿Te sientes segura en esta relación? ¿Estás proporcionando esa misma sensación a la otra persona?

Compasión: ¿No solo te importa el sufrimiento de tu pareja, sino que quieres aliviarlo?

Cariño: ¿Cómo le estás demostrando amor a tu pareja? ¿Te sientes amada?

Espacio: ¿Reconoces tu propia incapacidad para mantener un espacio emocional para tu pareja cuando sientes dolor y viceversa?

Cómo mejorar las relaciones íntimas

Ahora que tienes una comprensión más clara de la intimidad, y lo que realmente significa estar más cerca de alguien en un sentido amplio, puedes buscar maneras para aplicar lo que has aprendido en este artículo. No hay un atajo para crear una relación profunda y duradera (aun cuando algunos programas de televisión sugieren lo contrario). Los vínculos fuertes toman tiempo. Pero Pataky tiene algunos pasos adicionales que pueden ayudarte a encontrar el camino correcto:

1.-Encuentra tu estado mental adecuado

Para conectarte con otros, tu mente tiene que estar tranquila y abierta. Antes de una conversación profunda, por ejemplo, Pataky recomienda tomarse un tiempo para ti, sin distracciones. «Encuentra un banco tranquilo, siéntate, cierra los ojos, conéctate con tu respiración y dedica 20 minutos a concentrarte en tu cuerpo», dice ella. «¿Qué sientes, cómo está tu respiración, qué está haciendo mi mente? Observa cualquier tensión, inquietud, ira o miedo».

2.-Valídate con tu yo más joven

nina-crecio

Reflexionar sobre tu pasado puede ayudarte a descubrir tus problemas de intimidad, los que podrían estar creando dificultades para conectarte con otros. Pataky sugiere mirar una foto de cuando tenías entre 8 y 10 años y preguntarte: «¿Qué necesitaba esta niña que no obtuvo? ¿Qué no logro en la actualidad? ¿Cómo puedo comenzar a ayudar a esa pequeña, y a mí misma, a recibir lo que me puede estar faltando? Escribe cualquier respuesta que te llegue.

3.-Mírense, realmente mírense el uno al otro.

Pasa al menos cinco minutos (hasta 20 si se sienten cómodos) y mirando a los ojos de tu pareja o ser querido en silencio. Al principio puede parecer una tontería, ¡y está bien!.  Sigue adelante. «Te sorprenderá lo mucho que puedes aprender con los ojos», dice Pataky. Después, habla sobre la experiencia: ¿Qué surgió mirando a tu pareja? ¿Qué se siente el ser vista por tu pareja?

4.-Practica la empatía

Finalmente, Hokemeyer dice que la mejor manera de tener intimidad es cultivar empatía por tu pareja. «Intenta comprender su mundo a través de su experiencia. Una vez que tengas una idea de lo que valora, actúa en forma que demuestres que lo ves y lo escuchas». Sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo. Lo que nos lleva a nuestro último punto:

5.-Considera la terapia de pareja

Todos tenemos áreas de deficiencia, dice Pataky. «El trabajo principal de un terapeuta es ayudarte a tomar conciencia de ellos». Mientras que una pareja puede luchar con la intimidad física, otra puede no estar en la misma página emocionalmente. «Aprender acerca de tu vida y sobre tus comportamientos solo desde tu perspectiva es limitante. Un buen especialista puede ayudarte a identificar patrones, para estar más consciente de lo que no estás viendo y aprender formas más saludables de manejar las relaciones».

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte