Branding / Lo más reciente! /
martes, 9 julio 2019

¿Cómo cuidar nuestras prendas favoritas?

Etiquetas:

Siempre tendremos en nuestros corazones (y clósets) un par de prendas que no podemos dejar de usar. Las amamos por su forma o textura, por su diseño o colores. A veces, simplemente nos acompañaron en buenos momentos y por eso nos negamos a dejarlas de lado.

Pero del amor no vive nuestra ropa y para poder tenerla por más tiempo en nuestros armarios, es necesario aplicarles ciertos cuidados. No importa su textura o desde cuándo las tenemos, si ponemos atención en algunos factores podemos hacer que estos imprescindibles nos acompañen en muchos looks futuros.

¿Cómo lograr mantenerla como nueva lavado tras lavado y sin perder vida? Esta una pregunta que la asesora de imagen y productora de moda, Sofía Lavanchy, sabe responder. Por eso, con su expertise y junto a Samsung, les compartiremos algunos consejos para que tus outfits favoritos puedan seguir en tu closet por mucho más tiempo.

Lee tu prenda
Por obvio que suene, es necesario que lo repasemos: toda nuestra ropa (o la mayoría) viene con etiquetas que incorporan indicaciones de limpieza. Qué ciclo de lavado debemos aplicar, de qué manera secarlas, e incluso a qué temperatura lavarlas son algunos de los datos que vienen en este pequeño manual. “Hay prendas que son súper delicadas que deben ser lavadas a mano. Esas se lavan por separado y con cuidado”, explica Sofía.

Separa por colores y siempre por el revés
A más de alguien en tu entorno cercano cuenta con una historia de ropa teñida por mezclar mal los colores al momento de lavar. Y es que es fundamental separar las prendas por colores (claras, oscuras, blancas). Otra cosa que puedes agregar es lavar tu ropa al revés para que los colores y tejidos duren más tiempo, sobre todo en telas estampadas o jeans.

Lee el manual de tu lavadora
Este ítem suele ser pasado por alto, pero es imprescindible al momento de lavar ya que no todas las máquinas funcionan de igual manera ni cuentan con los mismos ciclos de lavado. Incluso algunas, como la QuickDrive™ de Samsung, vienen con tantas funciones innovadoras que es mejor darle un repaso para sacarle provecho a las posibilidades de este dispositivo smart, que también nos recomienda programas de lavado para cada tipo de tejido, color e incluso mancha.

Los delicados por un lado (y lo demás por el otro)
Hay cierto tipo de prendas que no podemos simplemente tirar a la lavadora y dejarlas a su suerte. La ropa delicada debe ser lavada sólo con otras de su tipo y ojalá que nunca toquen texturas más duras. Y esto incluye detallitos como pequeñas tachas o lentejuelas. La separación también aplica para los colores.

Privilegia el agua al natural
Un buen dato es lavar ciertas prendas con agua fría, como las oscuras cuyo brillo se mantiene por más tiempo. “El agua caliente puede incluso hasta cambiar la talla de una prenda”, comenta Sofía Lavanchy. Esta regla de privilegiar el agua fría aplica sobre todo en tejidos de lana, seda o extremadamente delicados. No obstante, en algunos casos el agua fría no permite que el detergente penetre bien en los tejidos.

Pero la respuesta a esta preocupación está en las mismas lavadoras. Gracias a la tecnología EcoBubble que incluyen las máquinas de Samsung, tendremos resultados óptimos incluso sin usar agua caliente. “El truco está en su motor especial que genera burbujas logrando disolver el detergente con aire y agua. Con esto, logramos que el detergente se transforme en una burbuja que se mezcla de manera gentil, profunda y uniforme en los tejidos”, explica Leonardo Miranda, Master trainer de Línea Blanca de Samsung.

Además de proteger tu ropa con programas especializados, la QuickDrive incorpora un autodosificador que administra el detergente y suavizantes de manera precisa para realizar un lavado de calidad. Por otro lado, trae 4 sensores inteligentes capaces de medir cuánta ropa lavarás y qué tan sucia está, el programa de auto dosificación ajusta automáticamente la duración del ciclo. Básicamente, el cuidador perfecto de tus prendas favoritas, alargando su vida útil y tu posibilidad de seguir luciéndolas.

¡No te olvides del calzado!
Los zapatos también son parte fundamental de nuestro outfit: no sólo funcionan como accesorio de nuestro look, sino que por sí solos pueden hacernos cambiar de apariencia en cosa de segundos. Por lo mismo, es necesario mantenerlos en buen estado y como recomienda Sofía Lavanchy: “Se debe evitar amontonarlos. Hay que dejarle al calzado su propio espacio porque es típico que los ponemos uno encima de otro y es así como terminan por deteriorándose”.

Un consejo que se debe replicar al orden de nuestro armario. “Es importante también que cada prenda tenga su espacio en el clóset, darle aire porque de esta forma también se facilita encontrar la ropa”, explica Sofía. Y es que, si evitas el caos en tu clóset, te será mucho más fácil armar tus looks diarios para sorprender a todos.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte