Sexualidad /
jueves, 12 noviembre 2020

Cómo hablar sobre fantasías sexuales con tu pareja

Una fantasía sexual es cualquier imagen, pensamiento o historia mental que te excita. Puede que te mueras por hacerlas realidad o simplemente te guste pensar en ellas. Muchas veces estos sueños eróticos nos complican porque no sabemos cómo compartirlos con nuestras parejas. Pensamos que se van a burlar de nosotras o que, pero aún, puedan creer estamos mal. Pero como hemos dicho en ocasiones anteriores en el sexo no hay bueno o malo, solo hay dos personas que deciden, en conjunto, qué quieren y cómo lo quieren.

Si estás pensando en dar vida a cualquiera de tus fantasías sexuales y no sabes cómo hablar con tu pareja, te contamos que  hay reglas clave que debes recordar:

Establecer límites de antemano

Establecer límites antes de representar una fantasía sexual obliga a cada persona a pensar en lo que realmente quiere y por qué realmente lo quiere. Pero igual de importantes son las cosas que no quieres hacer. Podría ser algo que te parezca asqueroso, te asuste o te perturbe,  o algo que escuches y decidas «Hombre, simplemente no quiero hacer eso.» No es necesario que justifiques por qué no te gusta. Lo ideal es tener una conversación honesta y abierta sobre esto, pero cualquier  buen compañero respetará la palabra no.

También te podría interesa: 26 fantasías sexuales que son totalmente normales (1 Parte)

No se limiten a oírse; Escúchense  unos a otros

“Haz una lista de sí/no/tal vez explorando todas tus fantasías potenciales con tu pareja (o parejas) y usa el listado para comenzar la conversación y negociar lo que pueden realizar en conjunto”, dice Ericka Hart, educadora sexual a Glamour.com. «Si tú (s) compañero (s) no quiere participar en juegos de impacto (golpes), por ejemplo, habla sobre la posibilidad de explorar fiestas de juego (fiestas BDSM) para encontrar una con la que se sientan cómodos ambos y puedan participar en impacto cuando estén listos».

Escuchen lo que dicen durante el sexo
Y no solo verbalmente. Durante el sexo, cualquier tipo de experiencia sexual, puedes averiguar mucho sobre lo que necesita tu pareja por su lenguaje corporal. Así que presta atención y escucha lo que te piden. (O simplemente presta atención a sus gemidos y lo que obtiene una reacción positiva). A veces, la diferencia entre el buen sexo y uno asombroso es tan pequeña como una pulgada o darse la vuelta y dejar que otra persona tome el mando durante unos minutos.

No hacer daño permanente
Esta es una regla popular entre la escena BDSM, pero merece que más gente la conozca y la aplique. Básicamente, la regulación de No Daño Permanente es evaluar los riesgos y, si no vas a lastimar física o emocionalmente (énfasis en lo «emocionalmente») a tu pareja, hazlo.

También te podría interesar:26 fantasías sexuales que son totalmente normales (2 parte)

Practica el cuidado posterior
Daniel Saynt, fundador de un Club de BDSM, es un gran defensor del cuidado posterior cuando se trata de actos sexuales intensos. Como él explica, le da a tu mente y cuerpo la oportunidad de descomprimirse y procesar lo que acaba de experimentar. Simplemente no te alejes de una sesión de BDSM. En cambio, recapitula, habla de ello y se asegúrate de que todos los involucrados se sientan seguros, satisfechos y bien con la experiencia.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte