Lo más reciente! / Relaciones /
jueves, 3 enero 2019

Cómo hice las cosas de manera diferente para mi segunda boda

Etiquetas: ,

Algunos ven el divorcio como un evento devastador de la vida, pero siempre me gusta ver el lado positivo. En este caso, significa que hay muchas personas como yo que ahora se encuentran en los cuarenta y en la encantadora posición de casarse por segunda vez, y con la oportunidad de planear otra boda.

La primera vez que me casé a los 29 años, realmente no tenía idea de lo que esto implicaba. Éramos bastante rock ‘n’ roll en aquel entonces, y recuerdo haberlo juntado todo en poco más de un mes. Por suerte, y con la ayuda de algunos buenos amigos, todo encajó a la perfección. Usé el vestido a medida más hermoso, todos mis amigos cercanos y mi familia estaban allí, y mi hijo Arthur, de solo 16 meses de edad, me acompañó por el pasillo.

Por otro lado, casi no pensamos en el menú, no habíamos probado el champán o el vino, y optamos por minimizar algunas dinámicas familiares potencialmente difíciles al no organizar una fiesta después de la recepción. Por supuesto, todos se divirtieron mucho en el día y, después de la fiesta no oficial, terminamos con algunos amigos en nuestra suite nupcial, lo que causó estragos en el pasillo con un bote de basura y risas hasta la madrugada.

Hay tantas cosas que me encantaron de esa boda. Pero cuando al encontrarme planeando una segunda boda, hay muchas cosas que quería hacer de manera diferente. Primero, aprovechar al máximo cada minuto. Si pienso en mi primera boda, no me di cuenta de cuánto disfrutaría el día en sí. Me hubiera gustado que el día fuera más largo, y que posteriormente, hubiera asistido a una recepción nocturna. Esta vez, fue después de la ceremonia, un relajado almuerzo de verano.

Al haberme casado por primera vez en un hotel en una gran ciudad, me pareció muy importante volver a casa y casarme en la pequeña iglesia del pueblo donde pasé una infancia idílica, aunque un poco caótica (y algo rebelde) y donde está enterrado mi querido papá. La recepción y la fiesta fueron cerca en el hermoso jardín de mi hermana, y nos hospedamos en el hotel de mi familia. Los recuerdo convirtiendo esta impresionante casa familiar en un hotel cuando yo era muy joven. Fue manejado por mi tío y mi tía, y mi madrina era la chef. Tengo muchos recuerdos felices de fiestas en el lugar: mis primeras cervezas en el bar y quedarme dormida después de un baile en el granero.

Teniendo más tiempo para planificar, tengo la oportunidad de reflexionar sobre algunos de los detalles más pequeños que pueden hacer que el día de la boda se sienta único: tarjetas de invitación escritas a mano, regalos de agradecimiento bien elegidos, las flores, la decoración, todos lo detalles que hacen de ese día único y especial.

La primera vez que me casé no pensé en ponerme en forma de antemano o hacer alguna preparación de belleza para el día. Como ahora tengo 40 años, soy consciente de que un “look sin esfuerzo” llevará un poco más de trabajo. Cuando consulté a mi encantadora entrenadora personal, me dijo rápidamente que como estabamos en septiembre y que la boda era en junio, debíamos comenzar de inmediato. Obviamente estaba en negación, ya que no podía creer que tomaría tanto tiempo para estar en forma y tonificada.

No me había probado ningún vestido de novia, ya que tenía una buena idea del estilo que quería usar, nada demasiado formal. Y no fui por la opción de tacones de aguja tan altos esta vez, ya que estaremos en el campo. La ventaja de ser una novia de 40 años es que sé lo que me conviene en estos días.

Estoy segura de que me ocuparé un poco más de este vestido. La última vez que recibí una llamada telefónica del hotel dos días después de la boda, me dijeron que habían encontrado mi vestido en el baño y me preguntaron si me gustaría venir a recogerlo. Nada preocupada por ello en esa entonces. La experta en novias que me ayudo, entiende el atractivo de poder hacer las cosas de manera diferente para una segunda boda. Es una curva de aprendizaje de lo que nos importa y lo que no nos importa como están en el presente.

Con una segunda boda, te encuentras desde una perspectiva diferente. Esta es la segunda vez de mi novio Josh, también. Tuvo una gran primera boda en Bali y quería que esta fuera más pequeña. Como australiano, a Josh le encanta una buena fiesta de recuperación, por lo que el día después de la boda nos dirigimos a Kings Head, nuestro pub favorito que es propiedad de nuestros grandes amigos.

Lo que hace que esta boda sea tan increíblemente especial es que Josh y yo tenemos la oportunidad de compartir el día con mis hermosos, divertidos y brillantes hijos. Arthur, que ahora tiene 17 años, será el mejor padrino, y Lola, de 13, es mi dama de honor. Qué increíble poder estar al lado de ellos en la iglesia cuando digamos nuestros votos y tenerlos tan involucrados en nuestro día feliz. Ahora, quince años mayor, aprecio más que nunca lo importantes que son estas ocasiones, estos preciosos momentos para reunirse con familiares y amigos para celebrar el amor y la vida.

Todo fue tan distinto en la primera boda, que esta vez quiero estar presente en todo sin falta. Sin miedo a nada, pues lo importante es que seamos felices. Y tú ¿Cómo harías tu segunda boda?

Fuente: Tilly Wood

 

 


¡Te invitamos a visitar nuestro canal de Youtube!

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales Instagram y Facebook 

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte