Sexualidad /
miércoles, 13 julio 2011

Cómo las novelas de romance erótico pueden perjudicar tu vida sexual

Desde siempre, las novelas de romance erótico, con candentes escenas de sexo -cuyas carátulas muestran a una pareja besándose apasionadamente y donde el galán se muestra a torso desnudo y la damisela con una manga de su vestido caída- han sido una lectura accesible, en cuanto a precio y simplicidad amena para el que quiera distraerse. Sin embargo, investigadores llamar a prestar atención y a no tomarse al pie de la letra la forma de comportarse de los protagonistas.

Según la psicóloga Susan Quilliam, esas historias influirían en males modernos como el sexo sin protección, embarazos no deseados, expectativas demasiado altas en la vida sexual y quiebres amorosos.

En el estudio publicado en el Journal of Family Planning & Reproductive Health Care, Quilliam escribió que “en una encuesta reciente, sólo el 11,5% de las novelas románticas estudiadas mencionaron el uso del condón, y en este escenario, la heroína, generalmente, rehusaba la idea (de usarlo) porque ella no quería ‘barreras’ entre ella y el héroe”. Asimismo, se encontró en el estudio una correlación entre los lectores más ávidos a este tipo de novelas y una actitud negativa hacia el preservativo.

La autora señala que los más fanáticos de este género pueden leer hasta un libro cada dos días. Eso debería ser un tema preocupante, a su entender, cuando la educación sexual de muchas mujeres se traduce en un par de horas en toda su vida, mientras que la lectura cotidiana de estas novelas podría venir a reemplazar la fuente de información acerca del sexo y las relaciones, para muchas adolescentes, creando así falsos estereotipos de cómo debieran ser.

Quilliam hace hincapié en el tipo de historias que se cuentan, donde una mujer es capaz de dejarlo todo por el héroe de la novela, quien la ha rescatado de algún peligro, para luego pasar a una vida de entrega absoluta y permanente alegría, con relaciones sexuales perfectas y multiorgásmicas, y donde la llegada de un hijo es vista como la consolidación de la relación amorosa.

El interés que dice tener la autora del estudio, es explicarle a las mujeres que su primera vez puede que no sea completamente perfecta y que la penetración no les asegura un orgasmo, pero que con “afecto y buen humor” las cosas se pueden mejorar.

Fuente: Emol

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte