Lo más reciente! / Mujer Actual /
sábado, 19 abril 2014

¿Cómo soltar el control y la ansiedad para poder cumplir tus sueños?

Etiquetas: , , , , , ,

¿Por qué a veces la ansiedad o el control nos hace ponerle nombre a nuestros sueños?
Este último tiempo he estado soltando el control y la ansiedad, y sólo dejando los sueños vivir. Los sueños son como películas, cortometrajes o fotografías, que nos muestran lo que queremos vivir, terrenal y físicamente.

Lo entretenido de ellos, es que al soñarlos o imaginarlos logramos vernos y vivir la experiencia, con ello nos dejamos llevar por las sensaciones y sentimientos que nos generan. Por lo general – si no es todas las veces – nos producen felicidad, y esa sonrisa que se refleja en el rostro, se extrapola a cada parte de nuestro organismo, con lo cual nos lleva a un estado placentero, agradable, ¿y por qué no? A sentirnos exitosos.

Lo importante, no es sólo soñar, sino trabajar por cumplir ese sueño que nos hizo sonreír.
Los sueños además, son facilitadores y conductores de los objetivos de vida, nos ayudan a re-orientarnos… son generadores de cambios.

Hoy en día, donde todo es desechable, donde lo que no es instantáneo, o simplemente no nos sirve, los cambiamos. ¿Por qué el ser humano logra tan fácilmente cambiar lo material, a pesar de los costos (económicos por ejemplo) que estos significan? ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar los parámetros internos para transformarnos en mejores personas para  alcanzar nuestros sueños?.

La verdad es que no tengo respuesta a eso, pero sí quiero profundizar en lo exigente que somos con los cambios externos, y en lo ciegos que somos para mirarnos y ver que tal vez cambiando la forma de enfrentar una situación, podemos cambiar nuestra vida.

Otro tema que me cuestiono, es que por lo general queremos cambiar a las personas: «lo quiero, pero sería mejor si fuera menos así y más asá». Porque somos tan expertos y exhaustivos en ver los defectos (según nuestra visión) del resto y no ver o analizar por qué seguimos viviendo eso.

Cada situación o persona que se cruza por nuestras vidas, así como nosotros nos cruzamos en la vida de otros, tiene un sentido. Todas esas personas, son un espejo nuestro, nos muestran lo que nos gusta y nos gusta de nosotros mismos.

Cada persona o situación que uno vive en particular, es un regalo divino y del universo que se nos presenta para crecer. Sí, puede sonar fácil decirlo, pues no dudo que cuesta darse cuenta y entenderlo.

Como regla número uno, cualquier persona o situación que te molesta mucho, y no entiendes el por qué te genera anticuerpos, NO debes tomarlo como algo personal, debes entender por qué está ahí y ahora (tiempo presente) en tu vida. Tal vez al igual que los sueños, son oportunidades y generadores de cambios.

Apegarse con alguien o con algo, nos impide crecer, nos impide conocernos. Sólo debes apegarte a tí mismo, que es lo que de verdad conoces… y lo más importante, es lo único que puedes controlar.

Como regla número dos, debes aprender a escuchar y principalmente a escucharte. Hoy, tras un largo camino de aprendizaje, puedo poner en práctica algo tan sencillo, como escuchar a mi ser sobre lo que quiero o no quiero hacer. 

Regla número tres, y acá viene lo mágico, cuando tienes sueños, y objetivos asociados a ellos, generaste el cambio para enfocarte en ese objetivo, te escuchas tú mismo, o escuchas a tu ser, y si confías en ti, todo comienza a fluir, pues todo está en armonía.

Eres dueño de tu ser y de la vida que quieres y estás construyendo. Esta fluidez, se va presentando en pequeñas situaciones sorpresivas, donde te van alegrando y haciéndote sentir que estás en el camino, lugar y momento correcto. Hay gente que le llama suerte o casualidad… pero te puedo asegurar que no es casuística, pues tú mismo al enfocarte, estás cosechando lo que sembraste.

Esto te trae más alegría en tu día a día, y por ende, andas más positivo, y al andar irradiando tu luz interior, vas atrayendo más cosas, personas o situaciones felices, hasta que no te das ni cuenta y llegas a tu objetivo.

La vida es AHORA, y por ende debes buscar tu lugar, para vivirla al máximo. Sé que no es fácil tal vez ponerlo en práctica ahora ya, pero insisto, es parte de tu autoconocimiento. Es obligación, preguntarte qué quieres, cómo lo quieres y si donde hoy estás parado, te llevará a eso. Por más que uno no se escuche tanto, las corazonadas o los cosquilleo en el estomago (más conocido actualmente como colon irritable) son muy sabias,  el punto está en escucharlos.

Las oportunidades siempre están para quien está alerta y dispuesto a arriesgarse en búsqueda de alcanzar sus sueños.

 Verónica Onetto

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte