Lo más reciente! / Relaciones / Ser feliz y coaching /
miércoles, 22 julio 2020

Cómo superar los obstáculos en una relación y salir más fuertes que nunca

Etiquetas: , , , , , ,

Las relaciones vienen con un gran número de desafíos, y aunque algunos son pequeños, incluso insignificantes, otros son lo suficientemente sustanciales como para romper lo que han construido juntos. Pero incluso si se enfrentan a lo que se siente como un obstáculo insuperable, aún estos son posibles de superar y fortalecer la relación más que nunca, aseguran los expertos y dúos que lo han logrados. Sí, eso incluye los grandes retos: la infidelidad, las dificultades financieras, la larga distancia y un equilibrio desigual en la pareja son cuestiones que se pueden superar si ambas personas están dispuestas a trabajar.

Entonces, si tú y tu pareja se han encontrado con un obstáculo en la relación, estén atentos. A continuación, los terapeutas comparten los mayores desafíos que han ayudado a superar a sus pacientes, al tiempo que dan consejos sobre cómo pueden hacerlo ustedes también. Desde la reconstrucción de la confianza, hasta la igualdad en las responsabilidades, pasando por la distancia, hasta llegar a la misma página sobre finanzas, leerán los consejos de los profesionales y de dos mujeres que han vivido esas situaciones. Y, además después de superar estos obstáculos, incluso pueden salir más fuertes que nunca.

Ver más: Superarás esta ruptura! La vida se vuelve a armar! (y amar)

Ninguna relación es perfecta, pero si tú y tu pareja no están seguros de cómo avanzar, no se rindan todavía; Lean esto primero.

Infidelidad

Mujeres infieles y sus motivos

Quizás uno de los obstáculos más difíciles de enfrentar es la infidelidad, ya sea física o emocional. «Una aventura puede incluir cualquier tipo de relación con alguien que no sea la pareja que sea perciba por ésta como una amenaza para la relación principal», aclara Noah Clyman, director clínico de NYC Cognitive Therapy. Según las estadísticas, alrededor del 20 por ciento de los hombres y el 15 por ciento de las mujeres engañan, y la infidelidad causa alrededor del 17 por ciento de los divorcios en los Estados Unidos.

En cualquier caso, Clyman asegura que, con ayuda profesional, las relaciones pueden sobrevivir si ambas partes están dispuestas a trabajar. El primer paso es descubrir la causa emocional subyacente de la indiscreción. «Los asuntos son causados ​​por una serie de eventos que comienzan con la erosión de la confianza», explica. «Hay un proceso gradual de invertir cada vez menos en la relación y buscar a otra persona para compensar lo que supuestamente falta en la relación».

Cuando se trata de avanzar, Clyman señala que las parejas deberían centrarse menos en reparar su relación anterior y más en construir una nueva. Para aquellos que están casados, «les digo a las parejas: ‘El matrimonio número uno ha sufrido el asunto y de hecho puede haber desaparecido. Pero la terapia ayudará a la pareja a construir el matrimonio número dos, un matrimonio que puede ser mucho más fuerte y más satisfactorio para cada uno de ellos que el matrimonio número uno».

Él también conduce a los pacientes por un proceso que incluye confrontar el asunto con total transparencia, aprender e implementar habilidades de manejo de conflictos y volver a comprometerse entre sí, emocionalmente y a través de la intimidad física. «Los estudios han demostrado que las parejas que hablan sobre su vida sexual tienen una intimidad más satisfactoria con el tiempo», señala. «Las parejas también discuten rituales específicos de conexión para integrarse regularmente a la relación, [que] pueden ser grandes, como celebrar cumpleaños, aniversarios o días festivos importantes, o más pequeños, como la forma en que se despiden todas las mañanas antes del trabajo y/o se reúnen al final del día. [Estos] mantienen la amistad, la cercanía y la intimidad emocional».

Ver más: Esta es forma correcta de comunicarte en tus relaciones

La autora y Coach Stacey Greene y su esposo son prueba de que hay esperanza después de una aventura. «Llevamos 25 años casados ​​y recientemente renovamos nuestros votos», recuerda. «Solo un mes después, [él] conoció a una mujer en un bar y tuvo una relación de cinco o seis meses con ella antes de que yo encontrara esos horribles mensajes de texto una noche». Ella admite que, en retrospectiva, su vida sexual era buena pero que les faltaba intimidad emocional. Los dos pasaron un año reconstruyendo la confianza y la conexión, y nueve años después, la escritora dice que están más cerca que nunca, incluso han escrito un libro al respecto.

Pareja dispareja

Pueden surgir problemas cuando un miembro de la pareja siente que los esfuerzos del otro son mediocres. «Veo este problema con mayor frecuencia en cómo las parejas comparten las tareas domésticas y las necesidades de mantenimiento del hogar», explica Toni Coleman, psicoterapeuta, coach y mediadora de divorcios. Ella describe un «escenario típico» en el que se discute la división de responsabilidades, pero solo una persona respeta el acuerdo para luego realizar las labores que le tocaban al otro miembro del equipo. «Con el tiempo, esta habilitación conduce al resentimiento y la pérdida de la buena voluntad entre la pareja».

Para cuestiones como ésta, la terapeuta dice que su enfoque es «de la vieja escuela» y que la responsabilidad es mutua. «Recomiendo rotar los cuadros de tareas; programar tiempo para las tareas, el pago de facturas y las discusiones sobre las finanzas y las responsabilidades conjuntas; y herramientas que ofrecen recordatorios y asistencias para ayudar a garantizar el seguimiento», dice.

Solo recuerda: el punto no es iniciar un intercambio de ojo por ojo. «Se trata de cooperación, de preocuparse por los sentimientos y necesidades de tu pareja y de buscar que ambos se sientan ganadores, porque nunca es una victoria a menos que ambas personas ganen», concluye.

Dificultades financieras

Otro ejemplo de asociación desigual tiene que ver con, adivinaste: el dinero. «Un segundo escenario común es cuando un miembro de la pareja maneja todos los pagos, trata de mantener un presupuesto, ahorra más y se hace cargo de las tarjeta de crédito«, dice Coleman. También pueden surgir problemas cuando ocurren eventos como una avalancha de facturas médicas, pérdida de trabajo o irresponsabilidades que amenaza la seguridad financiera.

Ver más: 6 señales de advertencia de que estás en una relación tóxica

En cualquier caso, el problema de raíz es la dinámica que se crea. «Un ejemplo sería cuando uno de los dos es el único responsable de vigilar el resultado final», dice ella. Además, las discusiones con el «gastador» en la relación suelen ser inútiles y a menudo terminan en disputas. «Esto deja a un miembro con todo el peso de preocuparse y planificar las necesidades y objetivos financieros de la familia».

Aunque puede ser incómodo, ser abierta con tu pareja sobre el dinero es la mejor manera de llegar a estar en la misma página. «Recomiendo que las parejas se sienten y enumeren juntas todos sus ingresos, activos, gastos mensuales y alquileres, hipotecas, tarjetas de crédito y otras deudas», dice. «La clave es que las  finanzas se mantengan en forma conjunta, no tener secretos financieros entre ustedes, no realicen grandes compras sin discusión y acuerdo previo, y que no sea una persona la única responsable del mantenimiento financiero, la planificación y el bienestar de la familia.» Esto también fomenta la confianza y alienta a trabajar hacia los mismos objetivos.

Larga distancia

«No veo esto tan a menudo en mi práctica y cuando lo hago, se trata más bien de relaciones incipientes, las que no duran mucho más», admite Jennifer Gunsaullus, socióloga y autora. «Sin embargo, he trabajado con algunas personas en relaciones importantes de larga distancia que están luchando para ver si uno de ellos debería moverse [cerca] del otro, o si deberían decidir terminar y seguir adelante. El mayor problema es cuando uno o ambos quieren tener hijos y crear una familia, y claramente no pueden hacerlo (bien) debido a la distancia”.

Para aquellos que deciden seguir adelante, ella sugiere hacer una prueba viviendo juntos en la misma ciudad antes de tomar decisiones serias. «Es importante conocer sus valores y lo que más le importa en una relación personal, y asegurarse de que ambos satisfagan sus mayores necesidades a pesar de la distancia», dice.

Sin embargo, «si la distancia está carcomiendo lentamente tu bienestar emocional, creo que puede ser útil poner una línea de tiempo en los cambios. Por ejemplo, si en un año la situación es exactamente la misma y no se ve la posibilidad de estar en la misma ciudad juntos prontamente, considera romper amigablemente y seguir adelante”.

Megan Bearce, terapeuta, oradora y autora, ha mantenido una relación a larga distancia con su esposo durante casi una década. «En noviembre de 2010, a mi esposo le ofrecieron el trabajo de sus sueños en Nueva York», dice ella. «El único problema era que nos acabábamos de mudar de Los Ángeles a Minneapolis y habíamos comprado una casa solo unos meses antes. La mejor opción que teníamos era que él tomara el trabajo y volara a Nueva York todos los lunes, regresando el viernes. En unas pocas semanas, celebraremos nueve años con este estilo de vida que, si bien es único, se está volviendo más común en los Estados Unidos y en todo el mundo». ¿Los tres mejores consejos? Mantener la comunicación; construir una red de apoyo a tu alrededor para cuando necesites ayuda; y descubrir las mejores maneras de pasar el tiempo que tienen juntos.

Vía: The Zoe Report
Traducción: Mujer y Punto

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte