Lo más reciente! / Relaciones /
jueves, 2 mayo 2019

Cómo superar los problemas de pareja y evitar un posible divorcio

Etiquetas: ,

Cuando una pareja decide unir sus vidas en matrimonio, lo hacen con la ilusión de vivir un cuento de hadas, de disfrutar toda una vida en compañía de ese ser querido, y de ser felices por el resto de sus días. ¿Resulta todo tan maravilloso? Lamentablemente, son muchos los casos donde el cuento no termina siempre con un final feliz. Por eso, las parejas deben estar atentas a las pistas que puedan presentarse para poder actuar con cordura e inteligencia y así solucionar los problemas que puedan conducir a un divorcio.

Dado que la cantidad de parejas divorciadas aumentan cada día, es importante reconocer antes del matrimonio ciertos factores que te ayudarán a encaminar una relación sana, estable y perdurable en el tiempo. Por lo general, es luego de la boda cuando las personas comienzan a ver esos “defectos” o problemas irremediables que llevan a que la relación termine. Por eso, queremos que tengas la capacidad de detectarlos y corregirlos durante el noviazgo para que logres tener un matrimonio más fuerte.

Conocer y mantener una buena relación con la familia de tu novio
Muchas personas cometen el error de no involucrarse con la familia de su pareja. Bien sea porque no existe química, porque no es su prioridad, o por cualquier otra razón. Esas personas prefieren mantenerlos a distancia creyendo que no es necesario llevar una relación, por mínima que sea, con esas personas cercanas a su enamorado.

Lo recomendable es que intenten llevar una relación (así sea cordial) con los miembros de la familia de tu pareja. Por lo menos con los más cercanos como padre, madre y hermanos. No es necesario convertirlos de una vez en tu propia familia. Sin embargo, una relación amena con los familiares de tu novio se verá reflejada a futuro en la de ustedes como pareja. Recuerda que ellos siempre estarán presentes en su vida. Y de igual manera, si llegases a tener hijos, serán la familia de esos niños. Por lo tanto, lo mejor es que vayas aprendiendo a vivir entre ellos, a conversar y ser transparente en tus ideas y visión de la vida, y aceptar de igual manera la de ellos.

Casarse siendo más adultos y maduros
Cuando una pareja decide casarse siendo muy joven, los problemas pueden ser muchos y la capacidad de solución no siempre será la ideal. No olvides que antes de los 25 años, la mayoría de las personas tienen trabajos con salarios bajos, que no alcanzan para sacar adelante un hogar, lo que puede ocasionar muchos inconvenientes. Caso contrario de una persona de más edad, que tenga un trabajo estable y rentable. Sin duda, da mayor posibilidad de una vida próspera y tranquila.

Pero, si hablamos más allá del dinero, también debemos reconocer que a edades muy tempranas, la capacidad de tomar decisiones no es la mejor. Nos dejamos llevar por opiniones de terceros y, en algunos casos, ni siquiera sabemos bien lo que queremos para nuestra vida. Por eso, lo más razonable es aprovechar esa juventud para disfrutar y quemar etapas, vivir a plenitud ese noviazgo y, finalmente, sellarlo con el matrimonio a una edad prudente donde seas tú quien tome sus propias decisiones.

¿Qué tan importante es el dinero?
En la mayoría de los casos, somos nosotros mismos los que le damos la importancia al dinero. Muchas parejas se obsesionan con el tema del dinero hasta que terminan por separar sus vidas y comenzar una nueva. Primero que nada, deben plantearse con sinceridad si para ustedes el dinero es tan importante como para condicionar su felicidad. Quizá, ese sea el primer paso para descubrir si estás con la persona indicada y si pasados los años seguirás siendo feliz a su lado. Luego de esa conversación, deben seguir temas como planes y aspiraciones a futuro. ¿Desean viajar, comprar, ahorrar? Son factores que deben estar sobre la mesa y que podrán prevenir problemas a largo plazo.

Compartan el poder
Investigaciones han demostrado que las parejas que son felices a largo plazo son aquellas que han sabido cómo compartir el poder. Lo logran aquellas personas que saben influenciar a su compañero de vida, que comparten conocimientos, que se apoyan, que emprenden algunos negocios juntos. Asimismo, aquellos que comparten decisiones importantes como comprar una casa, determinar el momento de tener hijos, entre otros. Logrando que casa uno se sienta partícipe de lo que se construye a su alrededor.

No dejar de lado la comunicación de pareja
Seguramente has escuchado o leído esto millones de veces, y por alguna razón será. La comunicación es vital en todo tipo de relaciones. A veces resulta complicado, pero poco a poco, te irás dando cuenta de lo importante que es hablar y saber cómo hacerlo. Conversa con tu pareja de cualquier tema. Háblale además de las cosas que crees importantes o de aspectos que crees que están deteriorando la relación.

Si por el contrario, es tu pareja quien habla contigo, escúchalo con atención. Es muy importante que ambos se sientan entendidos, o por lo menos escuchados. Muchos de los problemas que han terminado con los matrimonios, no fueron conversados como se debía. No caigas en ese error.

Por Zankyou Weddings

por Zakyout

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte