Belleza / Lo más reciente! / Mujer Actual /
jueves, 14 junio 2012

Conoce cómo la piel de la mujer cambia con los años

Etiquetas: ,

Todas las expresiones faciales naturales como sonreír, reírse y reflexionar implican contracciones musculares, y a los veinte años podrían empezar a verse algunas arrugas y líneas finas relacionadas con el movimiento facial, primero en la frente y después en forma de “patas de gallo” alrededor de los ojos. También pueden aparecer líneas alrededor de los ojos si se ha pasado mucho tiempo al sol durante la niñez, o si se fuerza la vista durante muchas horas delante de la pantalla de la computadora. A la mujer, a los veinte años puede empezar a salirle vello en el labio superior y en los bordes del rostro.

A los treinta
A medida que se envejece, el colágeno y la elastina de la piel, que son las proteínas que mantienen la piel tersa, empiezan a degradarse más deprisa de lo que el cuerpo las puede regenerar. Como resultado, a los treinta su piel puede empezar a parecer cansada y menos radiante. Cuando la piel pierde elasticidad pueden empezar a aparecer arrugas, por ejemplo, unas patas de gallo más marcadas, un par de líneas verticales entre las cejas y una sombra en la zona triangular delimitada por la nariz y las comisuras de los labios. Además, puede que empiece a notar manchas por la exposición al sol.

A los cuarenta
A medida que la piel flácida y la exposición al sol continúan pasando factura, la piel puede parecer menos lisa y radiante. Pueden formarse líneas alrededor de los ojos, la boca y la frente, puede que se reduzcan los labios, la piel puede volverse laxa en algunos puntos y las comisuras de la boca curvarse hacia abajo. También puede parecer que uno está frunciendo el entrecejo cuando no es así producto de la pérdida de elasticidad de la piel. Las manchas debido a la exposición al sol se vuelven oscuras, y también puede que aparezcan vasos sanguíneos dilatados, especialmente a ambos lados de la nariz.

A partir de los cincuenta
Después de medio siglo de envejecimiento y exposición al sol, la degradación del colágeno y de la elastina que comenzó a los treinta está en pleno apogeo, haciendo que la piel se vuelva laxa. Este problema puede empeorar a partir de los sesenta, produciendo arrugas profundas y un aspecto apergaminado. La piel también puede empezar a parecer más delgada y translúcida, haciendo más visibles los vasos sanguíneos y adquiriendo un aspecto descolorido. Pueden aparecer líneas finas en las mejillas, las líneas que van de la nariz a la boca pueden hacerse más profundas, y las líneas de marioneta (las líneas que se extienden hacia abajo desde las comisuras de los labios) también puede volverse más pronunciadas. Puede que le salgan manchas de la vejez/solares, y si es de piel clara, es posible que su piel adquiera un tono amarillo cremoso. Si es mujer, la pérdida de estrógenos a los cincuenta puede dar a la piel una sensación y un aspecto más reseco, haciendo que las líneas y las arrugas se marquen aún más.

Fuente: rogue.perfil.com

 

 

¡Te invitamos a visitar nuestro canal de Youtube!

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales Instagram y Facebook 

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte