Lo más reciente! / Mujer Actual /
martes, 14 abril 2015

Cosas que las madres mantenemos en secreto

Etiquetas: , , ,

Desde el minuto que somos madres, en lo único que pensamos es que nuestros hijos estén bien. Que coman comida sana y nutritiva, que estén abrigaditos en invierno, que tengan su pieza y  juguetes ordenados, que tengan buena relación en su establecimiento educacional y un largo etcétera de cosas que siempre estamos pendientes.

Pareciera que no tuviéramos otro interés en la vida, que nuestros hijos. A veces nos olvidamos de nuestros sueños y deseos porque el amor hacia nuestros hijos es tan, pero tan grande que nos olvidamos de nosotras mismas.

Ha llegado la hora de la verdad  y revelar los “pensamientos secretos”, que una madre tiene con su hijo.

Tu eres el motivo del porque ella ha llorado tanto.

Ella lloró de alegría, cuando experimentó tu embarazo. Ella lloró por tener suerte cuando entre sus brazos te pudo tener. Ella lloró por preocupación, cuando tú no te encontrabas bien. Y con orgullo, cuando diste tus primeros pasos y por todo lo que en tu vida aconteció.

Ella también quería ese último trozo de pastel.

«Pero claro mi amor», dijo ella al notar que tú aún no estabas del todo satisfecho/a. «Es todo para ti» dijo; dejando ese último trozo y renunciando a él para que tú estuvieras no pasaras más hambre. Pero no solamente con un pastel ocurrió esto, sino renunciando también a mucho más en su vida.

 Siempre se preocupó por ti.

Antes de tu nacimiento, ella lo preparó y entregó todo para que a ti nada te ocurriera. Cuando tú llegabas tarde a casa, ella estaba despierta aún esperándote. No se quería molestar contigo, solo quería saber si estabas bien.

Aunque ella sufrió dolores. Siempre los tiene de nuevo contigo.

En tu nacimiento soportó un gran dolor, uno de los más fuertes que una mujer puede experimentar. El 9 mes no fue tampoco nada fácil. Después tú, con tu tierna boca la mordías cuando te amamantaba y también la pateabas, pero con una sonrisa tuya a ella le bastaba para que el dolor desapareciera.

Ella no es perfecta.

Tal vez ella se estresaba solo porque se preocupaba por ti. Tal vez ella no lo hacía «todo» siempre bien como tú lo querías. Pero ella dio lo mejor de sí en cada ocasión y se hacía duras autocríticas por no ser mejor para ti.

A ella le gusta observarte.

Es increíblemente difícil para ella quitarte los ojos de encima. Cuando te dormiste finalmente después de esa larga noche de insomnio y luego despertaste a la mañana siguiente con una sonrisa al ver su rostro. Este momento siempre lo llevará en su corazón.

Cuando lloraste, parecía que el mundo se iba a acabar.

Cada quejido o sollozo que tu emitías, era para ella como una punzada directo en su corazón. Y no había nada más importante en ese momento que tomarte entre sus brazos y consolarte hasta que estuvieras bien nuevamente.

Desprenderse de ti es casi como perderte.

Ella sabe desde el principio, que tú construirás tu vida paso a paso, tu primer amor, tu primer apartamento, no importa qué, cada uno de estos pasos es difícil también para ella, pero lo más difícil será para ella, aceptar que ya puedes volar solo y hacer tu propio camino, sabiendo que no te tendrá cerca las 24 horas del día.

Ella lo volvería a hacer.

A pesar de cualquier dolor y/o las carencias que hayan venido, siempre la alegría y el amor fueron mucho más grandes e importantes para ella y eso fue lo que te entregó. Es por esto que ella volvería a pasar por todo esto nuevamente, dolor, sufrimiento, agotamiento y lo que fuera necesario para que estuvieras bien, porque  ella te ama por sobre todas las cosas.

Periodista: Andrea Neumann

Foto de: mamiverse.com

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte