Sexualidad /
miércoles, 7 junio 2017

Las 7 cosas que a una mujer libre no le preocupan en el sexo

Etiquetas: , , ,

Yo siempre digo que una llega a una edad en la que montones de cosas ya no importan… Creo que también una llega a una libertad en la que otras miles de cosas importan aún menos.

Esa combinación entre experiencia y e inteligencia emocional te dan una libertad exquisita, sobre todo en temas de sexualidad.

Por eso, creo que éstas son las 7 cosas sobre el sexo que no le preocupan nadita a una mujer inteligente:

1. El físico

Una mujer inteligente ya hizo las paces con lo que no le encantaba de su cuerpo a los 15 y ahora lo valora como la máquina perfecta que es, capaz de mantenerla viva, de hacerla reír y soñar, y capaz de darle orgasmos.

2. Las escenas perfectas

Durante años perseguimos las escenas tipo Hollywood en las que todo encajaba perfecto, una cosa siempre encontraba su lugar y al final podían quedarse dormidos como bebés, abrazados y soñando con su amor. Una mujer inteligente sabe que eso no existe y no lo busca más, porque el sexo es sucio y hermoso, imperfecto y mágico, un acto en el que nada parece ir donde debe y al final el resultado es maravilloso. Y ya sabes que te tienes que limpiar un poco, o que a la mejor alguien sudó de más o que dormir con los brazos hechos nudo es incomodísimo.

3. El tiempo

Una mujer inteligente sabe que no es cuestión de cantidad sino de calidad… No importa si el encuentro dura 10 minutos, 5 o 25… si se entienden y los cuerpos se disfrutan, es más que suficiente.

4. Los olores y los ruidos

Así como renunciamos a las escenas perfectas, ahora entendemos que el sexo sucio huele, suena y es increíble. Ya no nos preocupamos más por usar perfumes, lociones y cremas que disimulen los olores naturales de un encuentro sexual, porque ahora estamos con parejas que los valoran tanto como tu valoras el sabor de su sudor o de su saliva. Y por supuesto que ya no te causa conflicto que suene un gasesillo por ahí ni que haya sonidos extraños durante el acto.

5. La comunicación

Ahora sabes perfectamente bien qué te gusta y qué no y no tienes miedo de decirlo. La libertad de saberte perfecta tal como eres te permite hablar sin problemas sobre lo que necesitas y esperas, y ser receptiva a lo que tu pareja necesita y espera. Una mujer inteligente está abierta a nuevas experiencias, siempre y cuando vayan con ella… Ya no nos exponemos a vivir situaciones incómodas porque nos sentimos lo suficientemente seguras con nuestra piel como para expresarnos con ella, y nos disponemos a estar con personas que hagan lo mismo.

6. Las sesiones mediocres

También sabemos que no todos los encuentros sexuales están destinados a sacar chispas y prender fuegos artificiales… También habrá muchos que se queden en un punto medio, sin mayores aspavientos, pero que son necesarios para mantener la unidad de la pareja, la llama encendida y claro, para darle mantenimiento al cuerpo y mente. Ya no pretendemos incendiar las sábanas cada vez que tengamos sexo, pero sabemos apreciar las sesiones que sí lo hacen.

7. Que el otro se vaya…

Este es un punto complicado, pero una vez que llegas a este nivel de inteligencia emocional, tus relaciones de pareja no se basan en la dependencia, sino en la compañía. Ahora, cada vez que tienes sexo no piensas en que si a él no le gusta se va a ir o te va a poner el cuerno, porque prefieres estar contigo misma que con alguien que no te quiera. Esto te da una libertad inmensa que se traduce en mejor sexo con la persona que elige estar contigo y con la que tú eliges compartir tu intimidad.

¿Qué otro punto agregarían a la lista de lo que ahora disfrutamos las mujeres inteligentes?

Por: Caro Saracho.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte