Belleza / Lo más reciente! /
lunes, 3 mayo 2021

Cuatro mascarillas caseras para una piel de porcelana

Etiquetas: , , ,

Leemos muchas cosas en internet sobre qué podemos y qué no podemos ponernos sobre la piel de nuestro rostro. La realidad es que no hay una sola verdad; como siempre decimos, cada persona es diferente a la otra y eso incluye, obviamente, nuestro tipo de dermis.

Cada piel es diferente y lo que a una les favorece puede que a otras les afecte: produciendo irritación, enrojecimiento, picazón y/o síntomas de una alergia. Los productos de venta masificada a veces no son una buena elección debido a la cantidad de químicos que incluye, por lo que es necesario probar cada uno antes de adquirirlos.

También te podría interesar: Cuidados de la piel: conoce los hábitos que la arruinan

En esta ocasión queremos contarte sobre cuatro mascarillas que puedes realizar en casa con elementos que probablemente tengas en tu cocina. Los productos naturales son muy beneficiosos para la piel, ya que no contienen aditivos artificiales y nos proveen vitaminas y minerales. Sin embargo, es necesario hacer una prueba antes para verificar que los ingredientes a utilizar no afecten tu piel.

#1 Mascarilla iluminadora de Pepino:

Esta proporcionará un toque luminoso a tu rostro con tan solo dos ingredientes: pepino y yogur. Pela el pepino, córtalo en rodajas y tritúralo, para luego mezclarlo con el yogur. Aplica la mezcla y deja actuar durante 15 minutos.

Beneficios: es conocido que el pepino posee una gran cantidad de agua por lo que es perfecto para hidratar, limpiarla y dejar brillante la piel. También es un elemento astringente y purificante gracias a su contenido de Vitamina C.

#2 Mascarilla luminosa de yogur y avena:

Las pieles fatigadas y apagadas nos hacen parecer mayores y cansadas. Es importante que nuestra piel se vea y esté bien hidratada, lo que le otorgará luminosidad. Para esta mascarilla necesitaremos más ingredientes: media taza de agua caliente, 1/3 taza de copos de avena (natural), 2 cucharadas de miel, dos de yogur natural y una clara de huevo (opcional). Debes mezclar la avena con el agua y dejar reposar por tres minutos para que esta se absorba. Añadir el yogur, luego la clara y mezcla. Aplica una capa gruesa, deja reposar por 15 minutos y luego enjuaga con abundante agua.

Beneficios: la avena posee vitaminas del grupo B y minerales con propiedades calmantes y suavizantes. En cuanto al yogur, exfolia e hidrata a la vez que alisa la piel. Por su contenido de calcio, favorece la renovación celular, lo que aporta luminosidad.

#3 Mascarilla antiarruga:

Es especial para aquellas pieles maduras y una muy buena alternativa a las cremas antiedad. Solo necesitarás jugo de medio limón, la clara de un huevo y 2 cucharaditas de aceite de oliva o argán. Debes batir las claras hasta que estén espumosas (como mousse) y añadir los ingredientes restantes; aplica una capa fina sobre la piel y retírala pasados 20 minutos.

También te podría interesar: 7 errores comunes que cometemos al hidratar nuestra piel

Beneficios: la clara de huevo es un tensor natural que ayuda, además a disminuir el tamaño de los poros, esto por su contenido de proteínas.

#4 Mascarilla antioxidante:

Para hacer esta mascarilla necesitarás solamente dos cucharadas de cacao amargo (o chocolate negro), una cucharada de algún tipo de aceite vegetal y otra de crema. Debes unir todos los ingredientes (si ocupas chocolate sólido, debes derretirlo a baño maría primero), remueve para obtener una mezcla homogénea y aplica. Deja actuar por 20 minutos y luego enjuaga.

Beneficios: el chocolate no es solamente delicioso, sino que tiene el tripe de capacidad antioxidante que el té verde. Consumirlo ayuda a la piel y a la salud en general.

¿Habías oído alguna de estas mascarillas antes? ¿Las has probado? Esperamos haber ayudado a tu piel con estas cuatro recetas caseras. Recuerda consultar primero con un dermatólogo antes de aplicar cualquier producto sobre tu piel, en especial si ésta es delicada.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte