Lo más reciente! / Ser feliz y coaching /
lunes, 1 julio 2019

El día en que lloré junto a mis pequeños niños…

Etiquetas:

Las mujeres grandes también lloran…

Nuestra vida es un proceso constante de idas y venidas, en donde siempre vas hacia adelante, y si no aprendiste, vas a volver a repetir, hasta que llegues donde tienes que llegar. Durante este último tiempo, he pasado por momentos duros, donde de verdad me cuestioné ¿por qué a mi? porque fue demasiado, en un lapso muy corto.

Te levantas pensando en una rutina que a una hora determinada del día la quieres mandar al carajo! Y te acuestas pensando en «mañana tengo que hacer lo mismo». Me pregunté hasta a que he venido a este mundo, si de verdad no he podido lograr lo que deseo, y lo que quiero es realizarme como mujer.

Me asombro yo misma, porque para llegar aquí me he dado muchísimas vueltas. El miedo y la culpa, reconozco que en la mayoría de las veces me ha sobrepasado, y he cancelado cosas 1 hora antes de que pasen, porque me vienen mil preguntas, y la más grande es si seré capaz o si será el momento.

Mi nueva yo ha eliminado muchas cáscaras, y todos los días nace algo nuevo en mi que me hace pensar que eran parte del proceso. Como decía anteriormente, este último tiempo fue súper pesado, y no tuve ni tiempo para procesarlo. A veces por más positiva que estaba mi cabeza, llegaba una noticia que hacia que comenzara a cuestionar todo, y acumulé tanto… que me apagué.

La maternidad es un todo tan enorme, que no dimensionamos realmente lo que significamos para estas personitas, ellos (mis hijos) también se apagaron y me dí cuenta un día el que lloramos todos, hasta mi perro.

Volver a levantarme fue una decisión, y es que somos nosotras quienes decidimos cuánto durarán los procesos por los cuales pasaremos, somos nosotras quienes decidimos como será nuestro día. Es absolutamente bueno parar y preguntarse todas las cosas que se te vengan a la cabeza, y está en ti saber que responderte. Y si no te llega la respuesta que quieres, búscala, hasta que la encuentres.

Todos los días tenemos una nueva oportunidad para ver que haremos, en mi caso las únicas cosas que organizo, son las visitas al médico y las reuniones de interés, lo demás que la vida me sorprenda, pero tengo una fuerza en mi corazón que se llama amor, proporcionada por mis hijos, mi marido y por mi… si por mi, por que me quiero ver feliz y visualizo muchas cosas bonitas que vienen, y que ya me están pasando. Busqué las respuestas, porque algunas no las encontré y cada día recibo muchas más de las que esperaba.

Somos mujeres y desde que nacimos, nos enseñaron que debíamos entregarnos a labores básicas y a ser madres. Si bien yo quería ser madre, también quería ser alguien y hace 1 año que he logrado separar el ser mamá del ser mujer, de forma profesional.

En este camino he encontrado 2 tipos de títulos que son paralelos y me dan mucha risa, El titulo que tengo Nutricionista, con el cual hice feliz a mi mamá. El titulo con el que me ve la gente, «Y tan jovencita » con un tono muy «pobrecita» , para tener 4 hijos , y el titulo que me pongo yo: Tammy, Mamá de 4, y un etc de virtudes y cariñitos, que hacen que mi titulo me haga inmensamente feliz.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 👑Tamy Femme👑 ♈ (@tamyfemme) el

Soy yo, me doy permiso, me autoterapeo, me levanto, lloro, puteo, y vuelvo a respirar, sonrío, me rió, me siento libre sintiendo cada minuto del día, siendo mujer… Mi represión viene desde muy chica, en donde me dejaban yo me quedaba callada, y al final me quedaba dormida, porque no podía ser yo, ya que estaba mal, y esto me provocó una gran inseguridad que siendo mamá también la viví. Dudé de todo lo que hacía , y si hacía algo bien, me fijaba si había hecho algo mal y aunque fuera un detalle, para mi duraba un año entero recriminando el «error» que cometí.

Somos energía y atraemos a nuestra vida energías que estén en la misma vibración. He conocido muchas mujeres que están en la misma «parada» que yo, y a todas les haría un altar.

La niña que me hace las manos, cejas y pestañas, su nombre es Mara, inmigrante, 27 años, recorrió latinoamerica y parte de Estados Unidos, y se quedó aquí, trabajó en muchísimas partes, y decidió poner su propio estudio de belleza, nada más y nada menos que en Providencia, con un coraje, que admiro profundamente. (@depil_arte_bymara)

Caro, mamá de catita, orfebre, es una hormiga atómica, va a todos los cursos, charlas y talleres para perfeccionar aún más su trabajo, que personalmente para mi es perfecto. Joyas de plata que tienen siempre un detalle único. Es una mujeraza!

Ale, mamá cuidadora de Vicente, trabajó en un banco durante años, hasta que dijo: «no quiero más!, no soy feliz, extraño a mi hijo, quiero verlo crecer y acompañarlo en su tratamiento!». Cocinera y profesora de cocina para niños, su emprendimiento lo puedes encontrar en @cienporcientocarino.

Danae, @lanubedecolores tremenda busquilla, encontró su pasión en la lana y hace unas cosas hermosas, además es maquilladora, fotógrafa, y está estudiando en la noche administración. Vivió en argentina, en una casa okupa, pasó hambre, frío. Su infancia estuvo marcada por abusos, y depresiones. Y hoy encontró el amor en su pareja (@mto_fotografia) y su precioso hijito. Está aquí y feliz, y eso me hace feliz a mi.

La Jose, Odontóloga, mamá y papá de su amado hijito, sin duda que no ha sido fácil, pero estoy segura que todas las noches se acuesta pensando que vale la pena. @dra.mjosemoralesd

Podría continuar, porque la lista es gigante… Cada una vive una lucha constante, y lo sé porque me lo cuentan a diario a través de mi instagram. Quiero aprovechar de agradecer su confianza, no nos conocemos, pero empatizamos con la otra y es maravilloso lo que ha sucedido en este amado espacio.

Sabiendo lo que cada una vive, lo único que me queda por decirte es «sé tu«. Vive el proceso, date el permiso sin reprimirlo, sí, sé lo que estás pensando «¿cómo lo hago si tengo que estar bien para mis niñ@s o familia?» y es que ahí tienes la respuesta…»las mamás también lloramos«, «Las mujeres también lloran«, y la respuesta es «Va a pasar«, y vas a poder superarlo, solo tienes que creer y querer.

Deseo que seas inmensamente feliz.

@tamyfemme 

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte