Lo más reciente! /
jueves, 16 julio 2020

He aquí por qué los astrólogos nos advirtieron sobre 2020 durante años

Etiquetas: , , ,

2020 es definitivamente un año para los libros. Hasta ahora, nos ha traído la pandemia de coronavirus y algunas impresionantes protestas mundiales. ¿La noticia aún más loca? Recién estamos a mitad de camino. Todavía tenemos elecciones presidenciales en varios países, la segunda (¿o tercera?) ola de COVID 19, y en los seis meses que aún nos faltan, quién sabe qué más nos depara. Entonces, sí, 2020 es oficialmente una época de locos, pero la astrología podría explicar por qué todo ha sido tan caótico, intenso y lleno de acción. De hecho, los astrólogos nos han estado advirtiendo por años sobre este periodo, ya que éste trae una serie de momentos planetarios raros, intensos y que alteran nuestra vida. Éstos están sacudiendo nuestros cimientos a nivel personal, política y socialmente, y nos obligan a adaptarnos a un nuevo sentido de lo que es «normal».

Nuestra vida cotidiana, así como el paisaje global, ha cambiado drásticamente desde que sonaron las campanas de Año Nuevo, y esta temática continuará durante el resto del año, ya que recién estamos iniciando una era astrológica completamente nueva. «La astrología de 2020 ha sido un tema candente en la comunidad astrológica durante años. Y no solo los astrólogos, sino también los líderes de muchas diferentes culturas se han referido a éste como un portal: un umbral, que la humanidad cruzará, para comenzar una nueva era”, dice la astróloga Narayana Montúfar a Bustle. «Astrológicamente hablando, los ciclos de muchos planetas están llegando a su fin, trayendo cambios drásticos que se desarrollarán en los próximos 30 años».

Desde hace tiempo, los astrólogos saben que los extraños y épicos sucesos celestiales esparcidos a lo largo de este año, traerían cambios a gran escala, eventos cataclismos y modificaciones fundamentales de paradigmas, pero nadie sabía exactamente cómo se desarrollarían estas energías en tiempo real.

Sigue leyendo para entender cómo los principales eventos planetarios de la primera mitad de año han hecho que 2020 sea absolutamente loco hasta ahora, y qué caos cósmico está por venir. Bustle hizo que algunos astrólogos evaluaran por qué la astrología de 2020 es tan intensa.

Las conjunciones épicas

Una conjunción en astrología es un aspecto planetario que describe dos (o más) planetas que alcanzan el mismo grado en el mismo signo zodiacal al mismo tiempo, lo que hace que sus energías se combinen y, a menudo, se intensifiquen. Las conjunciones son comunes, pero cuando involucran ciertos planetas de movimiento más lento, se vuelven mucho más inauditas y poderosas. Y hay tres grandes enlaces planetarios en la agenda del 2020, todos involucrando a los planetas sociales y trascendentales externos y trayendo cambios importantes a nuestras vidas. «En el centro del escenario de los tránsitos peculiares de este año están las que involucran a Saturno, Júpiter y Plutón», dice Montúfar. «Los tres [planetas] se están reuniendo en Capricornio con el amplio propósito de deconstruir y reconstruir las estructuras básicas de nuestras vidas, todo por el bien de nuestra evolución personal y colectiva”.

Comencemos con los eventos astronómicos de enero, porque 2020 comenzó con una explosión cósmica, la que no nos dio tiempo para adaptarnos. Lo primero fue la luna llena del eclipse lunar de la temporada de Capricornio, el 10 de enero, pero este evento celestial palideció en comparación con los efectos de la rara e intensa conjunción Saturno/Plutón en Capricornio, el 12 de enero, y que fue la primera de las tres conjunciones principales.

Esta reunión planetaria comenzó a cambiar las cosas a nivel personal y global. Fue la primera vez que Saturno y Plutón (que representan restricción/estructura y destrucción/transformación, respectivamente) se encontraron en el signo de Capricornio desde 1518, hace más de 500 años, si estás contando. Y esto es significativo, porque cada vez que estos dos jugadores cósmicos se encuentran en cualquier signo, experimentamos cambios globales serios.

Y los cambios pudimos vivirlos: a los pocos días del eclipse y la conjunción Saturno/Plutón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció una misteriosa enfermedad relacionada con el coronavirus que se propagaba en Wuhan, China. (La que ahora conocemos como COVID-19). Y cómo podemos ver en retrospectiva, éste fue el comienzo de un cambio masivo y un desmoronamiento global de las estructuras de poder. Astrológicamente, es fácil ver cómo esta intensidad fue impulsada por la energía planetaria.

Debido a que esta conjunción marcó la primera de las tres más importantes en 2020, la energía de «las cosas recién comienzan» que surge de esta reunión planetaria, tiene sentido. Fue el primer gran terremoto astronómico del año, cuyas réplicas se han sentido desde entonces.

El Stellium en Capricornio

Cuando varios planetas se agrupan cerca del mismo grado en el mismo signo zodiacal, se produce lo que se conoce como stellium. La conjunción Saturno/Plutón de enero fue en realidad parte de un stellium en Capricornio más grande, ya que una gran cantidad de otros planetas se unieron a ellos en la misma área del zodiaco, causando un enorme flujo de energía centrado en la tradicional, patriarcal y orientada al poder. Algunos de los principales planetas continuarán dominando este lugar durante todo el año.

«El stellium de Capricornio nos obligó, especialmente a los que vivimos en Estados Unidos, a enfrentarnos a nuestro karma y cómo éste ha impactado la infraestructura de nuestra nación», dice a Bustle la astróloga Shawnte Cato. «La autoridad y el poder de nuestro gobierno están bajo revisión. Piensa qué sucede cuando tienes problemas con tu madre y ella amenaza con decírselo a tu padre». Algunos astrólogos comparan el signo de Capricornio (y su planeta gobernante, Saturno) con la energía de una figura paterna severa e impulsada por el amor, y este año estamos luchando contra ésta: el patriarcado. Esto ha quedado más que claro a través de las protestas civiles, que han tenido lugar en todo el mundo durante el verano.

Los planetas se han agrupado y continuarán congregados en el signo tradicional y autoritario de Capricornio durante el resto de 2020, lo que nos da mucho tiempo para contar con energías relacionadas con estas estructuras tradicionales e instituciones rígidas.

Muchas Retrogradaciones

Incluso si no eres una experta en astrología, probablemente estés consciente de que las retrogradaciones no tienen la mejor reputación, ya que pueden causar todo tipo de percances, confusión, tropiezos y problemas generales. Pero éstas, que ocurren regularmente no son realmente malas: se trata de revisar el pasado, calcular las decisiones y verse obligados a reducir la velocidad y hacer un balance de todo, desde tus creencias hasta tus objetivos. No sorprende, entonces, que prácticamente todos y cada uno de los planetas principales retrograden durante 2020 en un momento u otro, incluso aquellos que lo hacen con menos frecuencia, como Venus y Marte.

«Las retrogradaciones de este año tienen una naturaleza extraña, ya que muchos de ellos realizan movimientos astronómicos inusuales», dice Montúfar. En estos primeros meses han habido más de cinco regresiones a la vez. Y si queremos analizar los eventos mundiales del 2020, es importante tener en cuenta, que tanto Marte como Mercurio estarán retrógrados durante el tiempo de la elección presidencial en EE.UU. (algo que nunca antes había sucedido en la historia). Mercurio retrógrado trae caos cuando se trata de pensar, del tiempo y del intercambio de información, lo que arroja una sombra de inquietud sobre cosas como el conteo de votos, las personas que toman decisiones lógicas y el traspaso de datos. Con Marte retrógrado, estamos lidiando con el potencial para que la ira reprimida salga a la superficie, así como una falta general de iniciativa, resistencia y fogosidad, circunstancias que también podrían influir notablemente en la energía del sufragio.

La potencia de fuego de Marte en Aries

Marte entró en Aries el 27 de junio, lo cual es notable porque este es el signo del guerrero (representado por Marte), el que se pone aún más agresivo y testarudo cuando está en su casa astrológica. Este planeta gobierna sobre cosas como la guerra, la violencia e incluso el cuerpo físico, por lo que esta ubicación es intensa, por decir lo menos, y podría tener todo tipo de implicaciones, desde continuos disturbios civiles, abusos de poder o incluso la propagación y el costo del coronavirus. «Marte en Aries es explosivo, no es fácil pasar por eso», dice Cato.

Pero no es solo esta energía explosiva lo que tenemos que tener en cuenta: es el hecho de que Marte estará en su signo zodiacal por un rato muy largo este año, debido a que su retrogradación tendrá lugar justo en el medio de su viaje. «El tránsito extendido de Marte en Aries nos pondrá en una posición privilegiada, la que nos permitirá dirigir nuestra energía hacia el cambio», dice Cato. «Pero también traerá impulsividad, violencia y ciertamente rumores de guerra». Durante toda la segunda mitad de 2020 (Marte no sale de este signo hasta principios de enero de 2021), conviviremos con la energía primitiva, impulsiva y furiosa de esta situación, la que podría provocar cualquier cosa desde mal genio hasta conflictos beligerantes.

El ciclo del eclipse de Cáncer/Capricornio (y el eclipse del 4 de julio)

Hubo un eclipse lunar de luna llena el 4 de julio recién pasado. Por lo general, éstos, en astrología (que ocurren en series y tienen lugar aproximadamente dos veces al año) representan cambios repentinos, finales, comienzos y revelaciones que nos alinean con nuestro destino, por lo que siempre son intensos. Pero el ciclo del eclipse en el eje Cáncer/Capricornio (que comenzó en el verano de 2018 y acaba de terminar en 4 de julio) nos golpeó especialmente cerca de casa tanto a nivel personal como colectivo, ya que nos tenía a todos lidiando con problemas relacionados con nuestra seguridad y protección, zonas de confort, tradiciones y relación con la autoridad.

Los eclipses han sido una de las principales fuerzas dominante del flujo del 2020. Comenzamos el año con un uno lunar de luna llena en Cáncer, el 10 de enero. Éste fue caótico y transformador, y como se mencionó anteriormente, tuvo lugar un día después del anuncio de la OMS de una enfermedad relacionada con el coronavirus que se propagaba en China.

Avancemos rápidamente al verano del hemisferio norte, comienzo de la próxima temporada de eclipses: el 5 de junio se produjo uno de luna llena en Sagitario, el que coincidió con las protestas en EE.UU., que pedían una reforma policial y justicia racial tras la muerte de George Floyd. Debido a que éste fue el primero de un nuevo ciclo en el eje Géminis/Sagitario, éste tuvo la energía de un nuevo comienzo.

El mes siguiente trajo dos eclipses más: uno solar de luna nueva en Cáncer y otro lunar de luna llena en Capricornio. Ambos fueron intensos, pero el eclipse del 4 de julio, también conocido como el cumpleaños de los EE.UU., sacudió las cosas profundamente en relación con las estructuras de poder y las figuras de autoridad que manejan ese país. Algo que seguiremos viendo el resto del año.

Terminando el año con la gran conjunción

¿Recuerdas las principales conjunciones que están convulsionando 2020? Bueno, el último está destinado a ser quizás el más intenso. El 21 de diciembre, Júpiter y Saturno (los planetas más buenos y maléficos, respectivamente, en astrología) se encuentran en el signo de Acuario. Ambos planetas hablan de temas de autoridad y liderazgo a gran escala, pero de diferentes maneras, y cuando coinciden, se produce lo que se conoce como una «gran conjunción», lo que ocurre sólo cada dos décadas. «La Gran Conjunción en diciembre será la primera en 20 años, y la última en el signo de Acuario fue en 1623», le dice a Bustle la astróloga Lisa Stardust. «Podemos esperar mucha ambivalencia y confusión sobre cuáles son los próximos pasos que debemos tomar para evolucionar o avanzar». En otras palabras, tanto nuestros cerebros como nuestros corazones recibirán señales mixtas, y no estaremos seguros de en qué priorizar o centrarnos.

Es probable que esta confusión se extienda también a un nivel social y político. «Podemos esperar otro brote de coronavirus o confusión en cuanto a las precauciones a tomar, ya que se nos dirán cosas diferentes», dice Stardust. «Pero también será un momento de agitación y revolución, lo que creará una vida mejor en el futuro». 2020 definitivamente no parece tener un final de Hollywood, según la astrología, pero todo el desorden, el dolor y la confusión simplemente están despejando el camino para algo mejor.

¿Qué es lo que sigue?

El conocimiento es poder, y debemos confiar en que toda esta intensidad es necesaria para nuestro crecimiento colectivo y para ayudarnos a adoptar una forma de ser totalmente nueva. «En última instancia, todos estos tránsitos combinados ocurren con el fin de prepararnos para una era completamente nueva, la Era de Acuario, la que estará en pleno apogeo una vez que Saturno, Júpiter y Plutón estén en Acuario», dice Montúfar. «Esto es extremadamente significativo porque durante los últimos 200 años, Júpiter y Saturno se han reunido en signos de tierra, enfocando nuestra energía en la ganancia material y la seguridad. Pero a medida que comienza la era de Acuario, la humanidad se enfocará en lo innovador y formas más sociales, que solo el elemento aire puede generar para nosotros«.

Este 2020 nos ha sacudido a todos y hemos experimentado cambios en la forma en que nos relacionamos con el poder y la seguridad, por lo que debemos pensar en este año como un entrenamiento para modificaciones revolucionarias, las que podrían alterar la forma en que nos relacionamos con nuestras comunidades y lo que valoramos en sociedad.

Vía: Bustle. com
Traducción y adaptación: Mujer y Punto

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte