Sexualidad /
domingo, 19 marzo 2017

Juguetes sexuales realistas, ¿el fin del sexo en pareja?

Etiquetas: , , ,

Hace unas semanas esta noticia recorrió el mundo: En Barcelona (España) se abrió el primer burdel de muñecas inflables. En este lugar, los hombres pagan por obtener el “servicio sexual” de la muñeca inflable de su elección, pudiendo elegir su color de pelo, raza, estatura, medidas, etc.

Este es un servicio de Lumi Dolls que ofrece una gran gama de muñecas inflables realistas (tanto en el movimiento de articulaciones como en el tacto)  e incluso le ofrece al cliente toda una ambientación para que pueda intimar con la muñeca: piezas, luz a la velas, exhibición de alguna película e incluso se le consulta por el tipo de vestuario que lleve puesta la muñeca. Todo parece ser muy surrealista, pero hoy ya es una realidad.

Y eso no es todo. También se viralizó el caso de un colombiano llamado Gabriel Raúl que se declaró “enamorado” de su muñeca inflable, por lo que decidió dejar a su esposa con quien llevaba 15 años de matrimonio por su juguete sexual favorito.

De hecho, las muñecas inflables como juguetes sexuales han estado en auge, porque gracias a la tecnología, lejos ha quedado ese producto artificial, por lo que se ofrece hoy son sensaciones muy similares de las que se puede obtener al tener sexo con otra persona.

De hecho en tiendas de juguetes sexuales se pueden encontrar una amplia variedad de muñecas inflables ultra realistas, algunas que incluso emulan a la perfección el cuerpo de una alguna conocida actriz porno, en Gran Sex Shop hay varias de estas.

Y si eso ya es muy extraño, resulta que en Japón ya existen robots que han diseñados exclusivamente para el sexo, de hecho esta idea nació justamente por el auge de la muñecas inflables.

Se trata de robots muy realistas que intentan emular a la perfección todos los detalles humanos. Ahora,  si bien aún este “producto” sigue estando en pañales, ya que son muy caros por el momento, se prevé que muy pronto podrán estar al alcance para poder adquirirse como cualquier otro juguete sexual.

Frente a toda esta realidad, cabe preguntarse si acaso los juguetes sexuales de última generación, como los relatados anteriormente, podrían eventualmente en un futuro, reemplazar al sexo con humanos.

Juan de Armas, gerente general, médico cirujano y sexólogo del Medical Sex Center, explica primero que todo las posibles razones por la que, por ejemplo, un hombre pagaría por tener sexo con una muñeca inflable: “Puede que sean personas que tengan algún tipo de resentimiento o trastorno sexual en su historia, que puedan considerar que esto sea un escape porque acá no tendrá ninguna queja. También puede ser personas que tienen una relación de pareja y que buscan la variedad pero que no quiere ser infiel a su pareja”.

“Cuando tomas la decisión de buscar algo inanimado para cumplir una fantasía, puede ser que haya detrás de esto una necesidad de evitar todo tipo de inconvenientes que pueden generarse en una relación de pareja. De hecho, hay personas que deciden estar solas, y lo más simple es esta opción”, agrega el especialista.

En todo caso, el experto aclara que no cree que esto sea un fenómeno netamente masculino, y predice que en un tiempo más, no sería raro que también proliferaran muñecos sexuales realistas para ellas.

Ahora, respecto a si los juguetes llegarán o no a reemplazar al sexo, el especialista reflexiona lo siguiente: “la historia nos indica que el tema va  para allá, un robot en cada casa para este tipo de actividades. Estamos destinándonos a evitar las relaciones interpersonales, o los problemas que implica tratar con una persona. Estamos evitando el contacto de una persona por tener algo que está cuando yo lo necesite, que puedo manipular a mi antojo y con esto se acabó el tener que trabajar en una relación día a día, el aprender a manejar los problemas para poder ser feliz”.

Por: Jessica Ramos V. 

Periodista/Blogger

Directora de Historias en mis 30

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte