Ser feliz y coaching / Sexualidad /
miércoles, 27 enero 2021

La masturbación como acto de amor propio

Etiquetas: ,

Hace un tiempo una amiga me contó que su pareja había terminado con ella. “Un año y medio de energía perdida”, me dijo llorando. Pero creo que lo que más le dolía, no era tanto la pérdida amorosa, sino más bien el motivo: resulta que él descubrió que era gay, fin del asunto.

Mi amiga lo pasó mal durante varios meses, se sentía traicionada, media boba y lo que es peor, poco deseada. Algo se quebró en ella, al punto que un día me contó que decidió no pensar en nada relacionado con sexo. Pero un día, determinada en romper con esta especia de “maldición” o hechizo mal hecho, se reencontró con su cuerpo. Me gustaría decir que ese fue el final de este cuento de hadas, pero no, al momento de tocarse, acariciarse le vino una sensación de frío, soledad y vacío terrible. Sí, fue una masturbación efectiva, tuvo un orgasmo y todo, pero terminó llorando, porque, de manera inconsciente o quizás no tan poco consciente, estaba esa idea de que si se masturbaba era porque estaba sola, porque la abandonaron… y esa imagen media patética de ella buscando “desesperada” un poquito de calor y amor, le resultó estremecedora.

Lo bueno, es que después mi amiga volvió a encontrar la paz y la felicidad y pudo sanar esa parte de su historia, pero su relato sobre ese encuentro, nunca me ha dejado de impactar y dar vueltas. Porque al final del día, este prejuicio y percepción de la masturbación, más que todo, la femenina, es algo que se ha ido enseñando o mal enseñando a lo largo de los años no solo en Chile, sino que en todo el mundo. De hecho, en los últimos años recién se comenzó a normalizar la masturbación en todo género y en toda edad, pero aún quedan resabios de esas ideas retrógradas, obsoletas y tan dañinas, en especial, para nosotras, las mujeres.

También te podría interesar: ¿Se puede tener una vida sexual plena sin pareja?

Pero más allá de ver la masturbación como una práctica saludable, que genera endorfinas, que según estudios científicos, ayuda a potenciar el sistema inmunológico, alivia los dolores menstruales, mejora el humor, nos ayuda conocer más nuestro cuerpo, mi invitación es verla como un hermoso acto de amor hacia una misma, un tremendo acto de generosidad, aceptación por nuestro cuerpo, sus curvas – o falta de ellas, sus imperfecciones, de aceptación de nuestro aroma único e irrepetible, de nuestra piel y sus marcas del tiempo que son sinónimo de nuestro recorrido en este mundo y que no debiesen generar otra cosa que no sea orgullo.

El reencuentro con lo erótico de mi amiga no debió ser traumático ni doloroso, debió ser un acto de liberación, un grito de “me pasó esto que me duele, pero sigo aquí, sigo viva y sigo sintiendo”. Yo sé que no es fácil despachar al “baúl de la abuela” – como se refería alguien que conozco a lo antiguo – ideas y conceptos que se nos vienen inculcando desde hace siglos, pero creo que es vital hacerlo, en nuestro día a día, en nuestras acciones y la forma en que nos comunicamos con otros. Si no hacemos lo que decimos o solo decimos lo que no hacemos, es imposible lograr un verdadero cambio cultural, en esta temática o en cualquier otra.

Aquí te dejamos algunas técnicas de masturbación femenina para llegar al orgasmo

Y es justamente en esta vereda que los juguetes y la cosmética erótica y su normalización, entran a ser protagonistas. En mi rol de educadora sexual he ido confirmando cómo este tipo de productos no solo sirven para renovar la vida sexual de las parejas en un acto lúdico, sino que también cómo consiguen resultados terapéuticos. Y por favor, acá no me malentiendan, los juguetes no son mágicos ni tampoco pueden sanar disfunciones sin que haya una terapia médica o psicológica detrás, pero sí dan aliento, incentivan y te ayudan a dejar de lado los miedos y las ideas preconcebidas.

Por lo mismo, me encantaría que todas y todos, comenzáramos a mirar la masturbación como una forma de conectarnos con quiénes somos, con nuestro cuerpo, sensualidad y erotismo, con nuestro ser más primario, sin máscaras sociales. Ahí está el gran desafío…

Rosa Veas
Educadora sexual de pares,  orientadora en juguetería y cosmética erótica de Starsex
RRSS: @Starsex.cl

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte