Lo más reciente! / Mujer Actual /
sábado, 13 julio 2013

La Vida y el Amor por @VeroOnetto

Etiquetas: , , , , , ,

 vero

Partamos primero por qué es la vida? El término vida (en latín: vita) hace referencia a aquello que tiene como escencia la capacidad  de nacer, crecer, reproducirse y morir. La vida es vivir. No es una cosa, es un proceso. No hay forma de conocer lo que es la vida más que viviendo, estando vivo, fluyendo, discurriendo con ella.

La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte, te la perderás. 

La vida es inseguridad, A cada momento se dirige hacia una inseguridad mayor. Es un apostar. Uno nunca sabe lo que va a suceder. Y es hermoso que uno nunca lo sepa. Si fuera predecible, no valdría la pena vivir este viaje. Si todo fuera como te gustaría que fuese y si todo fuera una certeza, no serías un hombre, serías una máquina. Sólo existen certezas y seguridades para las máquinas.

La vida es un misterio; cuanto más la conoces, más bella es. Llega un momento cuando, de repente, empiezas a vivirla, empiezas a fluir con ella.

El amor, al igual que la vida es un misterio, muchas veces puedes congeniar con alguien y sentir amor por esa persona, y tal vez si esperas al amor de tu vida, no lograrás vivir aquellos amores que en su momento (hoy pasado) fueron presentes, sí fueron amor… de ese minuto de vida.

Cuando llega una persona en tu vida, al principio entre las hormonas, mariposas y sonrisas crees y sueñas todo, como asimismo da mucha inseguridad, por ser algo desconocido, por no querer engancharte y luego no funcione… y ahí me pregunto?, porque vivimos de lo que va a ocurrir con esa persona… Lo peor que puede pasar es que viviste intensamente ese amor presente y posteriormente si no funciona, porque la vida te mandó a otro camino, sólo quedaran los bellos momentos de amor que compartiste y viviste con esa persona.

El amor de la vida, el para siempre, no existe, pues nadie nos asegura si esa persona estára, o bien tú estarás en algún futuro de la vida. Pero sí tengo la convicción que ese amor de la vida, existe sólo si es para ti y juntos trabajan en ello, porque así lo quieren.

Cuando volvemos al termino de vida, uno nace y muere solo, por ende para poder librarte de tus temores pasados y ansiedades futuras, debes tener la claridad sobre qué estás empezando a vivir, o éstas viviendo con la persona que decidiste que esté a tu lado compartiendo este “presente”,  al igual como comenzó va a terminar… y lo que uno debe pensar y enfocarse es que el camino diario desde su inicio sea en conjunto, tomados de la mano por lo que cada uno son para el otro, por querer acompañarse, apoyarse, a empujarse a ser mejores personas, potenciar la felicidad, comunicarse y entregarse por completo, durante la vida…

El amor de tu vida puede estar frente tuyo y si uno se queda esperando cumplir la lista que uno con el  pasado vivido y con un futuro desconocido formuló, no lograrás ver y vivir tu momento.

Ideal es que esa persona esté en todo este tramo que te queda por vivir,  y para ello debes saber que nada es imposible, y para ello debes considerar estas 2 palabras: QUERER y DEJAR FLUIR.  Y para ello se suma otro concepto: “encajar”,  uno debe saber y conocerse a si mismo, saber escucharse y  tener claro quién eres y qué quieres como pareja, pues no todas las personas encajan y permiten el QUERER y DEJAR FLUIR tranquila y armoniosamente, sin ansiedades. Y frente a eso, como autoayuda uno puede analizar y ver los “amores pasados” que por algo fueron lo que fueron y pasaron… pues no encajaban y no te lograban querer y dejar fluir.

Mi mensaje es muy simple: Vive la vida tan peligrosamente como te sea posible. Vive la vida totalmente, intensamente, apasionadamente, porque la vida, es el único Dios. 

Tanto la vida como el amor de pareja debe ser una búsqueda. No un deseo, sino una búsqueda; no una ambición de convertirse en esto o en lo otro, sino una búsqueda para descubrir: «¿Quién soy yo?», “quien es mi compañero?”, como nos potenciamos, si con él soy feliz, cómo lo hago feliz?.

El amor de pareja no es más que reflejar y poner en práctica tu amor propio, tu amor a tu vida, junto a otra persona. Recordando que es la persona que elegiste, por ende cualquier cosa que ocurra, hay que verlo como aprendizaje propio, sin reproche hacia la otra persona, pues tu también apostaste y creíste en tu vida.

¡La vida consiste en explorar, en ir hacia lo desconocido, en alcanzar las estrellas! Sé valiente y sacrifica todo por la vida; nada vale más que ella. No sacrifiques tu vida por pequeñas cosas: dinero, seguridad, estabilidad. Nada de ello tiene valor. Uno tiene que vivir su propia vida tan totalmente como sea posible, entonces, la alegría llega. Solamente entonces es posible una desbordante dicha . Aquellos que quieren vivir realmente tienen que afrontar muchos riesgos. Tienen que adentrarse más y más en lo desconocido. Tienen que aprender una de las lecciones más fundamentales: que no existe hogar, que la vida es un peregrinaje sin principio ni fin. Sí, hay lugares donde puedes descansar, pero son simplemente para pasar la noche y a la mañana siguiente te tienes que ir de nuevo. La vida es un continuo movimiento, nunca llega a ningún final.

 

Verónica Onetto

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte