Lo más reciente! / Relaciones / Ser feliz y coaching /
miércoles, 4 noviembre 2020

Las hijas no querida y sus problemas para formar pareja

Etiquetas: , , , , , , , ,

Uno de los mayores desafíos que enfrenta la hija no querida, habiendo crecido sin un modelo saludable de cómo son las relaciones, es hacer que sus noviazgos adultos funcionen. Al mismo tiempo, muchas de estas chicas están hambrientas de amor y validación, lo que puede ser una receta para el desastre, especialmente durante los primeros años de la adultez y, a veces, décadas después. Si estás acostumbrada a permitir que otros abusan verbalmente de ti o te marginen, es mucho más probable que veas o disculpes estos comportamientos de tus posibles parejas, dado que la propia necesidad emocional es, por desgracia, una brújula muy pobre para el viaje en el que se encuentra. Entonces, sus propios modelos mentales de cómo deberían ser los vínculos amorosos son un reflejo de su estilo de apego.

Todos gravitamos hacia lo que sabemos en las relaciones cercanas, y si has crecido con padres amorosos y sintonizados, tienes un buen ejemplo a seguir. Pero muchos de nosotros hemos normalizado los comportamientos abusivos o indiferentes en nuestra infancia como parte de nuestro afrontamiento y, por desgracia, entramos en nuestra vida adulta con esas mismas malas ideas a cuestas, que, como era de esperar, no nos sirven de nada. A menudo, el primer reconocimiento de la hija no amada de las heridas de su niñez se produce en la terapia, y hay muchas posibilidades de que esto ocurra después de una relación fallida o una serie de ellas. Muchas de estas mujeres terminan casándose con personas que las tratan como lo hicieron sus madres o padres, por desgracia.

También te podría interesar: Pruebas de personalidad para parejas: ¿cuál es la mejor?

Modelos mentales y la cuestión de la intimidad

De los tres tipos de estilos de apego inseguro, el ansioso-preocupado es el más dramático; Si bien esta hija necesita una relación íntima para sentirse validada, precisa tranquilidad y reacciona con tanta rapidez ante cualquier cosa que parezca incluso vagamente amenazante, que estar con ella puede ser emocionalmente agotador. Es el estilo que los investigadores señalan que es más probable que sea una profecía autocumplida; tener tanto miedo de ser abandonado puede terminar con una pareja haciendo exactamente eso para escapar del drama.

Una vez que comenzamos a comprender en su totalidad lo que aprendimos sobre el amor en la infancia y cómo nos afectó, comenzamos a obtener cierto control sobre cómo nos conectamos con los demás en las relaciones íntimas. Podemos ver que cómo elegimos a nuestras parejas, cómo actuamos y reaccionamos, y lo que pensamos que queríamos en ese momento eran parte de un panorama y contexto más amplios. Es en el área de las relaciones, tanto románticas como platónicas, con amantes y amigos, donde realmente podemos ver el efecto de nuestras primeras experiencias en nuestros comportamientos.

El problema de los cuentos de hadas y los rescatistas

La cultura en la que vivimos ayuda e incita a los errores que las mujeres pueden cometer, promoviendo una idea de amor romántico que de alguna manera te arrebata y te rescata de lo que sea que te aflija. Desafortunadamente, la hija no amada, y lo digo con certeza desde que yo fui una, ha estado buscando un rescatador desde que tiene uso de razón, y esa es una de las razones por las que historias como Cenicienta y La Bella Durmiente tienen una aceptación tan increíble. Estas no solo abordan nuestro vívido sentido de iniquidad por habérsenos negado el amor temprano, sino que también brindan justicia en la forma de un príncipe amoroso (y no está de más que traiga un reino y una bonita corona para la cabeza de la princesa). Pero, dejando de lado el encanto de los cuentos de hadas, esta visión del amor romántico no nos sirve en nuestra búsqueda de curarnos y reclamarnos a nosotras mismos porque somos las únicas personas que podemos rescatarnos, abordando y comprendiendo lo que nos sucedió.

También te podría interesar: Cómo vencer el miedo para entablar una nueva relación

Preguntas clave que debes hacerte

Síntomas psicólogo

Ser honesta contigo misma es muy importante en este momento, independientemente de los cuentos de hadas o del juicio social. Sí, nuestra cultura todavía considera normativo estar en una relación estable y duradera. A pesar del hecho de que muchas personas nunca se casan o se divorcian y permanecen solteras, el matrimonio sigue siendo el estándar de oro cultural del compromiso, especialmente dada la lucha por que se extienda más allá de las parejas heterosexuales tradicionales; esto no significa que sea para todos, por supuesto.

Pregúntate a ti misma las siguientes preguntas:

¿Cuánta intimidad y compartir quiero y necesito?
¿Cómo se relaciona el sexo con lo que siento por alguien?
¿Me siento igualmente cómoda al revelar mis fortalezas y mis defectos y ser conocida de verdad?
¿Cuál es mi visión de una pareja ideal?
¿Quién sería mi pareja ideal?
¿Para quién sería yo la pareja ideal?
¿Cómo me siento cuando estoy sola?
¿Creo que terminar sola o soltera es una señal de no ser amado?
¿Cuánta presión cultural siento por formar parte de una pareja?

Cuanto más consciente te vuelvas de estas suposiciones inconscientes e internalizadas sobre las relaciones, mejor equipada estarás para cambiar su forma de pensar. Trabajar con un terapeuta dotado es la forma más segura de cambiar los comportamientos, pero la autoayuda también puede ser útil mientras trabajas activamente para recuperarte de tu infancia.

Fuente: Psychology today
Traducción: Mujer y Punto

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte