Destacados / Lo más reciente! / Ser feliz y coaching /
lunes, 14 enero 2019

Lecciones de vida que he aprendido al cumplir los 35

Etiquetas: , , , , , ,
  1. La familia es primero que nada. Siempre.

Porque en momentos de crisis, tu pareja puede fallar, tus amigos, tus colegas, etc. pero tu familia siempre va a dejar a un lado todas sus cosas para auxiliarte y asegurarse de que todo mejore.

  1. Las mamás generalmente siempre tienen la razón.

La intuición y la guía de una madre son como un súper poder, sólo ellas pueden sentir cuando algo no anda del todo bien en nuestras vidas e indudablemente siempre tienen la mejor solución ante todo. Aprovecha su experiencia.

  1. La salud es un regalo invaluable. Cuídate.

Son muchas las veces donde, por cumplir nuestra rutina del día a día, nos olvidamos que sin salud no podríamos hacer ni el 1% de todo lo que hacemos. Tu salud debe de ser tu prioridad numero uno, sin ella no tenemos nada.

  1. Siempre sé amable con todos. Incluyéndote.

La amabilidad es una de las grandes virtudes que tenemos como seres humanos, es importante nunca y bajo ninguna situación omitirla. Y, al mismo tiempo, se amable contigo misma, con tu cuerpo y con tu mente.

  1. Hazles saber a las personas cuanto te importan y cuanto las amas, porque nunca sabemos cuanto tiempo vamos o van a estar aquí.

Arrepentirse de no haber dicho cuanto amas a alguien o cuan importante es que hayan estado en tu vida, es uno de los peores sentimientos que puedes enfrentar, pero la solución es siempre recordarles a tus seres queridos lo mucho que te hace feliz tenerlos.

  1. Sé generosa.

Si estás experimentando una etapa de estabilidad financiera, emocional o mental siempre procura compartir eso con quien lo necesite. Dona, ayuda, escucha, coopera.

  1. Despierta temprano y sácale jugo a tu día.

Sé cuan rico es dormir hasta tarde pero, aquí en la tierra, tenemos un tiempo limitado y es un tiempo que puedes aprovechar o desperdiciar, tú decides.

  1. Atesora las vacaciones familiares y viaja lo más que puedas.

Viajar te llena de experiencias intangibles pero que son tan preciadas como algo material y cuando construyes esas memorias con tus seres queridos son invaluables.

  1. Nunca olvides lo bendecida que estás.

Puede que estés atravesando por momentos difíciles, que las cosas no estén saliendo como lo planeaste o que el futuro luzca incierto pero ante todo recuerda y enumera todo lo bueno que tienes y que has tenido, es un paso importante para empezar a resolver los problemas.

  1. Está bien disfrutar.

No todo en esta vida es trabajo y obligaciones, date un respiro para descansar, disfrutar de algo o alguien y olvidarte de todo.

  1. Nada es seguro, así que aprecia cada momento.

Los cumpleaños, las reuniones familiares, los viajes, etc. nos pueden parecer algo que año con año llevamos a cabo pero la vida da muchas vueltas y en cualquier momento esto puede cambiar, así que aprende a disfrutar cada situación como si fuera la primera vez que la estuvieras experimentando. No des nada por sentado.

  1. Sueña en grande. Y cuando alcances tus objetivos, apunta más alto.

Nunca te conformes o te minimices, ve tras lo que sea que quieras cumplir, cúmplelo y ponte un reto más grande.

  1. El amor es más que un sentimiento. Es una decisión. Elige ser leal con tus seres queridos.

Ser leal lo es todo, es mantenerte firme al lado de tu familia, tu pareja, tus amigos y quien quiera que lo necesite y crea cierta dicha y paz serlo.

  1. Haz tiempo para ti misma. Que el mundo exterior no te atrape tanto que olvides hacer las cosas que te gustan.

No olvides tus hobbies, las cosas que en algún momento te hicieron felices y que al retomarlas lo volverán a hacer. Esos pequeños momentos son los que nos llenan de pasión y de visión.

  1. Vive tu vida como quieras.

Siempre vamos a contar con el apoyo de nuestros seres queridos, pero al final quien decide hacerse la vida más o menos sencilla eres tú. Ve tras tus sueños y haz lo necesario para cumplirlos. Nada grande se ha logrado con sólo pensarlo.

  1. Siéntete cómoda contigo misma.

Conforme vamos envejeciendo parece que añoramos nuestros “días de juventud y gloria” pero cada etapa es grandiosa y llena de experiencias que en ninguna otra etapa hubiéramos disfrutado igual. Siéntete orgullosa de tus primeras canas, de esas arruguitas, de esos kilitos de más o de lo que sea que ejemplifique tu paso por este mundo.

Raquel Orduñez.

Quizás te interesa leer más artículos en nuestra categoría de Coaching e Inspiración y encontrar más lecciones de vida.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte