Sexualidad /
miércoles, 27 julio 2016

Masturbación femenina, esencial en el autoconocimiento

Etiquetas: , , ,

Una vez más la cultura tiene un impacto importante y es que en el tema de la masturbación femenina, la carga no es menor considerando que durante muchas décadas la masturbación se consideró como una práctica propiamente masculina y además casi prohibida para las mujeres, para quienes el placer estaba negado.

Y aunque pareciera que la sociedad avanza al ritmo de la tecnología, donde todos caminan por la vereda open mind, el tema de la masturbación femenina sigue siendo un espacio poco conocido, cada vez menos sucio, pero un secreto a voces. Es decir, muchas mujeres practican la masturbación, suponen que sus amigas también lo hacen, pero de eso no se habla.

Lo anterior, como consecuencia de una educación donde la sexualidad de la mujer se restringía a ciertos moldes donde, por ejemplo, el placer se relacionaba solo a la sexualidad masculina, mientras que a la sexualidad de la mujer le correspondía el sentimiento. A la mujer le correspondía “hacer el amor”, pero no tener sexo simplemente porque sí. De esta idea entonces, también deviene que la sexualidad femenina tenía como principal objetivo la reproducción y en ningún caso el deleite.

A las mujeres, durante un largo tiempo se les tuvo prohibida su área genital. Esto las ha llevado a ciertas creencias, como señala Odette Freundlich, especialista en piso pélvico y Directora del Centro Miintimidad y parte del staff docente del Centro de Estudios de la Sexualidad de Chile, como que esta es un área que no hay que tocar, que no hay que mirar y que hay que guardarla como una joyita en una cajita bien cerrada y entregarla después al marido o al príncipe azul(…)”. Así la conducta de estas mujeres se asocia a la restricción y “entonces hay mujeres que nunca se han tocado, que se lavan con una esponja o con un trapito para no tocarse”, agrega la experta.

¿Qué herencia nos ha traído esta educación? Claramente, el desconocimiento respecto de la sexualidad como un ámbito crucial en el desarrollo de una persona, tanto emocional como sicológicamente y de esto, la derivación a distintos trastornos sexuales como la anorgasmia, una disfunción que impide a la mujer lograr el orgasmo y en gran parte, por no conocerse.

La masturbación femenina cumple un importante rol en el autoconocimiento de la mujer, ítem muy importante a la hora de advertir cuáles son sus zonas de mayor placer y de saber qué es lo que le gusta y qué no, de modo de poder guiar a la pareja porque ya conoce su cuerpo. En este sentido, Odette Freundlich señala quees muy importante que las mujeres se conozcan porque muchas de ellas vienen a consultar y dicen “yo nunca he tenido un orgasmo” , entonces les pregunto si alguna vez se han tocado y me dicen que eso es sucio y que se sienten incómodas.

Además acusan que con sus parejas nunca han podido sentir un orgasmo y yo les pregunto si les dicen a las parejas cómo les gustaría ser estimuladas, cómo les gustaría ser tocadas y me dicen que no. E incluso les pregunto si han tenido un orgasmo alguna vez y muchas de ellas me responden “no sé porque no sé lo que es…”.

Otro punto importante, en relación a la masturbación femenina es que mediante ella la mujer se hace responsable de sus orgasmos. Por eso es fundamental que se conozcan, que se miren, que se exploren y obviamente que se masturben, que aprendan cómo generarse placer para después poder comunicarlo a sus parejas y no responsabilizarlos, en primera instancia, como si su deber fuera entregarles placer.

Primero, el placer deben conocerlo las mujeres de sí mismas, porque como señala la experta la masturbación es salud, es salud sexual (…) por ejemplo, en pacientes con anorgasmia donde hay una función muy importante desde el punto de vista anatómico, se les enseña dónde está el clítoris, cómo estimularlo, cómo ella misma puede producirse placer a través de la autoestimulación, como parte del tratamiento.”

Dado lo anterior, es momento de despolvar las creencias y los mitos. Es momento de buscar información , de erradicar las culpas y de vivir una sexualidad femenina sana, restándolas del recato para dar espacio a la discusión y al conocimiento.

¿Cómo masturbarse?

– Primero, eliminar los mitos que rodean a esta práctica.
Estimulando, manualmente la vulva y el clítoris.
– Otra opción es el uso de vibradores y juguetes sexuales que estimulan la zona con vibraciones.
– Sumando caricias y fantasías sexuales.
– Cada mujer tendrá un modo único de autoestimularse, lo importante es encontrar esas zonas de mayor placer y vivirlo sanamente.

Texto original del sitio sexualidad.cl con la colaboración y participación de Odette Frendulich, Directora de Centro Miintimidad.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte