Sexualidad /
jueves, 19 marzo 2015

No quería que llegara la noche…cuando el sexo deja de ser un placer @miintimidad

Etiquetas: , , , ,

Es increíble que para algunas mujeres la sexualidad sea algo maravilloso, un momento de disfrute, comunicación, placer, complicidad y juego, en cambio, para otras es un momento de frustración y dolor.

En Centro Miintimidad me toca atender a muchas mujeres que consultan por dolor durante la penetración, imposibilidad de lograr la penetración, anorgasmia o falta de deseo sexual.

Muchas de ellas me cuentan que se sienten frustradas con sus parejas, que no saben como resolver sus problemas y lo único que quieren es que no llegue la noche, para no tener que enfrentarse con la realidad que les espera en su encuentro íntimo.

Sofía, de 28 años, está casada hace dos y pololeó durante 18 meses, pero no tuvo relaciones sexuales, pues por convicción quería llegar virgen al matrimonio. En la primera noche después de la boda estaba tan cansada que tampoco pasó nada, postergándolo hasta la luna de miel.

Habían esperado tanto tiempo para ese momento, ella estaba tan ilusionada en que todo seria precioso, pero no fue así.
La primera vez sintió dolor, pero pensó que era lo normal. Esto se repitió por mucho tiempo, sin saber de qué se trataba, ella sólo percibía como que algo dentro de ella se iba a rajar y romper, hasta que decidió comentárselo a su marido. En conjunto y rápidamente tomaron la decisión de buscar ayuda.

Sofía cada día sentía menos deseos de tener un encuentro sexual, no quería que llegara la noche y muchas veces se hacía la dormida. Después de varios meses de búsqueda llegaron a Centro Miintimidad y, con un Ginecólogo, pudimos evaluarla y diagnosticar que su hímen era bastante fibroso, por lo cual al intentar la penetración vaginal, le producía dolor.

Decidimos iniciar un tratamiento con un medicamento con la aplicación de ovulos intravaginales y un tratamiento kinésico con especialidad en disfunciones sexuales y del suelo pelviano, tratando de evitar la cirugía. Con muy buenos resultados, después de 10 sesiones de masajes intravaginales, ejercicios en la consulta y uso de unos dilatadores vaginales de distintos tamaños, logramos resolver el problema de Sofía.

Ella y su marido fueron muy aplicados y realizaban en su casa todos los ejercicios que se les indicaban. La pesadilla ya pasó y actualmente logra tener relaciones sexuales sin dolor y con satisfacción.

No es necesario que sufran si tienen molestias, atrévanse a comunicárselo a su pareja y buscar una solución a vuestro problema.

Odette Freundlich
Directora de Centro Miintimidad
Kinesióloga Especialista en Rehabilitación Pelviperineal y Sexualidad

Apoquindo 5555 Of. 1101
Fono: 22207458
[email protected]
www.vaginismo.cl
www.miintimidad.cl
 

Foto: womenshealth

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte