Lo más reciente! / Poesía, cine, teatro, música, arte /
viernes, 1 septiembre 2017

Novelas que no te dejan cerrar el libro hasta terminarlas

Etiquetas: , , ,

En el mundo de la literatura hay para todos los gustos y para todo momento de la vida, desde novelas que puedes llevar en el avión y no te sientes mal por dejar la historia a la mitad cuando llegas a tu destino, hasta novelas que te inspiran a tomar decisiones diferentes en tu vida.

A mi me encanta dividir así mis libros, más allá de sus géneros me gusta pensar en la forma en la que te atrapan sus historias, ya sea por una hora durante un vuelo en avión o novelas con las que te vas a pasar un fin de semana completo porque no podrás cerrar el libro hasta terminarlas.

Hoy, a petición de una de mis mejores amigas, les comparto una lista de éstas, con novelas que he leído últimamente y que me han enganchado tanto que aunque muera de sueño no puedo dejarlas.

Léanlas bajo su propio riesgo:

La improbabilidad del amor de Hannah Rothschild
Un cuadro comprado en una tienda de antigüedades que resulta ser una gran obra perdida de Watteu, un pintor francés del siglo XV. El cuadro fue adquirido por Annie, una chica londinense con una vida bastante regular, que jamás se imaginó que su pequeño cuadro comprado en una tienda de segunda por 20 libras fuera una de las obras de arte más buscadas en el mundo. La historia está contada desde el punto de vista de Annie y del cuadro en cuestión, permitiéndole a Hannah Rothschild empapar la novela con pasajes históricos que la convierten en una perfecta mezcla entre novela histórica, romántica y de suspenso.

La luz que no puedes ver de Anthony Doerr
Una de las novelas más aclamadas de los últimos años. Con una gran empatía y hasta inocencia, Anthony Doerr le da voz a 2 niños que vivieron durante la 2a guerra mundial, desde diferentes frentes. Marie es ciega y vive en París y desde ahí tiene que huir junto a su padre tras la invasión alemana. Werner es un chico alemán que junto a su hermana creció en un orfanato hasta que su habilidad para reparar radios lo lleva al ejército nazi. Sus caminos se cruzarán sin tocarse, revelándonos 2 caras de uno de los episodios más complejos de la historia reciente de la humanidad.

La Templanza de María Dueñas
De la escritora de «El tiempo entre costuras» apareció esta novela que te engancha desde la primera página. Contada ahora desde un punto de vista masculino, Mauro es un protagonista como pocos. Construyó su fortuna trabajando en minas, desde abajo y hasta la cima, para luego arriesgarlo todo en un muy mal negocio que lo llevó a dejar su casa y a sus hijos en la Ciudad de México para buscar fortuna primero en La Habana y luego en Jerez, ciudad que cambiaría su destino para siempre. Una novela situada a finales de 1800 con una narrativa tan dinámica y salpicad de detalles que te hace creer que estuvieras viviendo junto a los personajes cada uno de sus pasos.

El Estafador de John Grisham
El maestro de los thrillers legales regresó este año con «El Estafador», la historia de Malcom Bannister, un abogado que está en prisión por un supuesto fraude que dice no haber cometido. La historia se va enredando cuando Bannister encuentra la forma de conseguir su libertad, pero involucra hacer un acuerdo con el FBI (organismo que odia por haberlo encerrado injustamente) y culpar a otro hombre de un asesinato, lo que supondría tener que pasar el resto de sus vidas escondiéndose de todos.

El secreto de Black Rabbit Hall
Si les gusta «Downton Abbey» y las novelas de Kate Morton («El jardín olvidado» y «El cumpleaños secreto», ambas súper recomendadas también) tienen que leer Black Rabbit Hall. En esta historia, una casa en Cornualles, en la costa de Inglaterra, es el pretexto para unir 2 épocas de una misma familia. Contada en 2 tiempos, «El Secreto de Black Rabbit Hall» narra la historia de la familia Alton, últimos ocupantes de la mansión llena de secretos.

¿Cuál se les antojó leerse este fin de semana? ¡Cuéntenme en Twitter!

Por: Caro Saracho

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte