Crianza / Lo más reciente! /
jueves, 26 abril 2018

¿Por qué a las mamás les encanta el olor de su bebé?

¿Sientes que enloqueces con el delicioso aroma de tu bebé? Resulta que el hecho de que quieras devorar a tu dulce hijo no es tu culpa, es biología.

Los científicos han descubierto recientemente que en las madres primerizas, el olor corporal de los recién nacidos activa los centros del cerebro que perciben un sentido gratificante y de placer, y hace que esas madres tengan hambre de más.

Los estudios en animales han demostrado que todos los mamíferos, desde los ratones hasta los primates, utilizan su sentido del olfato para establecer y desarrollar un vínculo madre-hijo. Si las madres y los bebés no pueden olerse entre ellos, es posible que no estén tan unidos.

Los recién nacidos también se benefician cuando son retenidos más. Numerosos estudios señalan las ventajas físicas y de desarrollo de muchos abrazos, y cualquier cosa que aumente el deseo de las madres de amamantar es una buena noticia para los bebés.

Pero la importancia del olfato para el vínculo humano madre-hijo nunca se había estudiado antes con la neuroimagen. Johannes Frasnelli, un investigador postdoctoral en el departamento de psicología de la Universidad de Montreal, se propuso cambiar eso. «Tendemos a pensar en el olor corporal como algo negativo, y creo que es por eso que no hemos estudiado su importancia todavía», dice. «Pero nuestro sentido del olfato es tan vital como las imágenes y los sonidos para comprender el mundo que nos rodea, y cuando se trata de desarrollar relaciones, el olor puede ser aún más importante».

Para iniciar la investigación, los investigadores congelaron pijamas que los bebés recién nacidos habían usado durante dos noches inmediatamente después de su nacimiento. Hasta seis semanas más tarde, luego presentaron las «pijamas» a dos grupos de 15 mujeres (todas ellas sin relación con los bebés en el estudio) para que olieran.

El primer grupo estaba compuesto por mujeres que habían dado a luz de tres a seis semanas antes del estudio, y el segundo grupo nunca había dado a luz. Los investigadores realizaron escaneos de imágenes cerebrales mientras las mujeres inhalaban. Las imágenes resultantes mostraron que las nuevas mamás obtuvieron un mayor placer y sentido de recompensa que las no madres. Lo que conlleva a que el ‘centro de sentirse bien’ que se activó en el cerebro de las madres también se asocia con el aprendizaje. «Si una madre recibe un sentido de gratificación por un determinado comportamiento, en este caso, sostener y oler a un bebé, es probable que desee continuar con ese comportamiento«, explica Frasnelli.

Frasnelli enfatiza la importancia de este efecto de recompensa incorporado para las madres primerizas, y lo compara con el entrenamiento para un maratón. «Definitivamente no es agradable correr un maratón, pero si quieres hacerlo, es una experiencia muy satisfactoria. Tener un recién nacido también puede ser muy difícil, pero a los padres les resulta extremadamente placentero y gratificante«.

En cuanto a las causas del olor mágico del recién nacido, nadie lo sabe con seguridad, pero los investigadores teorizan que podrían ser restos de líquido amniótico o vernix caseosa, la sustancia similar que cubre a los bebés al nacer.

Sea lo que sea, para las nuevas mamás, resulta que los recién nacidos realmente son ese pequeño regalo al final de una dura semana.

Al igual que a ti le encanta el olor de tu bebé, a tu recién nacido también le gusta olerte a ti. Si no se tranquiliza en determinado momento, intenta dormirlo con una camiseta o un pañuelo, que sea tuyo o de tu pareja, por una o dos noches, para infundirle ese reconfortante olor a mamá o papá.

Fuente: TodaysParent.com

 

¡Te invitamos a visitar nuestro canal de Youtube!

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales Instagram y Facebook 

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte