Sexualidad /
miércoles, 9 diciembre 2020

¿Qué es el squirting y cómo lograrlo?

Etiquetas: , ,

Siendo la educación sexual lo que es, muchos de nosotros llegamos a la edad adulta sin respuestas a algunas de las grandes preguntas de la vida: ¿las lesbianas hacen tijeras? ¿Pueden los hombres fingir un orgasmo? Y, ¿es real la eyaculación femenina?

Si solo has visto squirting en porno (que a menudo está exagerado), tiene sentido que te preguntes si toda la idea es falsa o verdadera. Pero, aunque la eyaculación femenina en la vida real no siempre sea tan potente, no hay duda de que es algo existente, y que pareciera ser que a la gente le encanta.

De hecho, un estudio del 2013 señala que la mayoría de los 320 encuestados dijeron que la eyaculación enriquecía la vida sexual de ellas mismas y de sus parejas.

Ya sea que sientas curiosidad por saber por qué sucede, qué es o qué se siente al experimentarla, aquí te contamos todo. Solo recuerda que cuando se trata de sexo, todos esos momentos intermedios no son tan importantes como el viaje en general.

De una vez por todas, ¿qué es el squirting?

La eyaculación es cuando se libera líquido desde la uretra cuando una persona se excita.

«Parece haber tejido eréctil alrededor de la uretra femenina y al parecer es bastante análogo a la uretra masculina», dice la ginecóloga Nicole E. Williams a Greatist. «Es este tejido el que se contrae para liberar el líquido», asegura.

El líquido puede ser cualquier cosa, desde un goteo hasta un chorro. “La cantidad de fluido varía mucho cada vez y de persona en persona”, dice Caitlin V, sexóloga clínica a la misma fuente.

También te podría interesar: 4 cambios importantes que siente el hombre cuando se excita

«Es posible que experimentes una gran cantidad de líquido expulsado rápidamente o un pequeño goteo que se escurre lentamente».

¿Es squirt lo mismo que un orgasmo?

¡No! “el squirting y los orgasmos no se excluyen mutuamente, pero pueden producirse uno después del otro si la estimulación es la adecuada. Se sabe que las mujeres [eyaculan] antes, durante o después del orgasmo o en ausencia de uno”, dice Williams.

Ahora, lo que realmente te estás preguntando: ¿es pipí?

¡Al parecer! Un estudio se refirió al elixir sexy como «una forma de orina». Además de urea, creatina y ácido úrico (componentes de la orina), el chorro contiene una pizca de líquido de la glándula de Skene (tu próstata si tienes vagina) con un poco de lubricante vaginal mezclado. Es como una sopa sexy.

Un pequeño estudio examinó los ultrasonidos de las vejigas de las participantes antes y después de que expulsaran el líquido. Los investigadores encontraron que estos órganos en las participantes contenían fluidos antes de expelerlos y que después de la expulsión estas se encontraban vacías.

Pero, honestamente, ¿realmente importa? El sexo es complicado. Se trata de una tonelada de líquidos, que no siempre son bonitos. ¿Por qué el semen y la lubricación vaginal son más sexis que un tipo especial de orina? De todos modos, igual vas a lavar las sábanas. Nuestro consejo: no te preocupes demasiado por esto.

También te podría interesar: Estas son las 5 zonas erógenas femeninas más placenteras

La eyaculación femenina no es lo mismo que el squirting

Al igual que en el squirting, la eyaculación femenina se refiere a la expulsión de líquido desde la vulva durante la excitación. Sin embargo, la secreción es distinta: esta es una pequeña cantidad de líquido espeso y lechoso que proviene de la glándula de Skene, generalmente durante el orgasmo.

Entonces, si bien ambas pueden suceder al mismo tiempo, son fenómenos separados.

Genial, genial, entonces, ¿cómo logro squirt?

La forma más común de lograrlo es a través de la estimulación del punto G, especialmente cuando se combina con el contacto del clítoris. Aquí hay algunas formas para hacerlo.

  1. Invierte en un juguete

Puede ser difícil llegar el punto G con tus propios dedos, por lo que un juguete sexual es una gran idea.

  1. Haz que tu compañero te toque

Si tienes una pareja que te eche una mano, aquí te dejamos tiene algunos consejos sobre cómo lograr tu meta:

Penetra la vagina con uno o dos dedos (lubricados), aproximadamente 2 pulgadas de profundidad.

Busca la esponja uretral, que se siente como un pequeño montículo de tejido esponjoso en la pared frontal de la vagina.

Aplica una presión constante. Utiliza el movimiento de «ven aquí».

«La parte más difícil es luchar contra la necesidad de apretar los músculos del piso pélvico», dice Cory B. «Esto se puede lograr mediante la práctica, la respiración profunda, tomar las cosas con calma e incluso un masaje interno».

Buen consejo: frota tu clítoris mientras tu pareja te acaricia.

  1. Tener relaciones sexuales con hombres.

Las posiciones que permiten una penetración superficial funcionan mejor. Recuerda, estás apuntando a la pared superior de la vagina, por lo que las posiciones que «se dirigen» hacia el ombligo son ideales. Aquí hay algunas posiciones sexuales populares que pueden hacer que tú o tu pareja logren squirt:

Posición del misionero: La posición del misionero es cuando colocas una almohada debajo del trasero de la mujer para que pueda ser penetrada más fácilmente la parte superior de la vagina.

Posición recta como una tabla: La mujer se acuesta boca abajo con las piernas juntas. El compañero penetra por detrás. El truco aquí es comenzar lento y poco profundo para tratar de localizar el punto G.

Consejo: intenta usar un vibrador en tu clítoris cuando tu pareja esté dentro de ti.

  1. No te obsesiones

Como ocurre con la mayoría de las prácticas sexuales, la clave es relajarse y no poner demasiada presión. ¡Nunca está bien presionar a tu pareja para que sienta que tiene que actuar para ti, o viceversa! Si estás tratando de squirt, debería ser porque quieres.

El sexo no debe estar orientado a objetivos. Sí, la posibilidad de squirt añade un elemento extra de intriga, pero no debe ser la meta final.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte