Lo más reciente! / Sexualidad /
domingo, 25 febrero 2018

¿Qué tan arriesgado es el sexo anal? Explicado por ginecólogos

Etiquetas: , , ,

Esta práctica no es una novedad, que se haya vuelto una tendencia usarla es otra cosa. Ahora que en la actualidad hay menos tabú sobre el sexo anal, han surgido miles de preguntas en muchas personas.

Por esta razón ahondaremos en la historia del  sexo anal y su creciente popularidad, así también darte algunos consejos prácticos para este estilo de sexo.

Si bien la investigación sugiere que el sexo anal no es tan frecuente (como podría sugerir la cultura pop), un estudio de 2016 descubrió que sólo el 12.2% de las mujeres estadounidenses lo habían hecho en los últimos tres meses.

Para obtener más información, en PopSugar.com hablaron con la ginecóloga, Lauren F. Streicher, MD, directora del Centro de Medicina Sexual y Menopausia de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, quien  afirmó que hay algunos riesgos involucrados con el sexo anal que las mujeres necesitan saber.

Reconozcámoslo, el ano no fue hecho para el coito. Se supone que es un pasaje de salida“, señala el Dr. Streicher. La vagina, por otro lado, “tiene un forro grueso, elástico, tipo acordeón diseñado para estirarse para acomodar un pene o un bebé“.

El tejido rectal es más delgado y no comparte la misma elasticidad que la vagina, por lo que hay una mayor posibilidad de que se rompa“, dice la Dra. Streicher. “Y el desgarro aumenta tus probabilidades de contraer una infección de transmisión sexual“.

La gonorrea rectal, la clamidia anal y el VIH son todos riesgos reales. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, “el sexo anal es el comportamiento sexual de mayor riesgo para las infecciones por VIH“. Pero es más probable que el sexo anal transmita el virus del papiloma humano (VPH) . “Muy pocos hombres heterosexuales tienen VIH, pero más de la mitad de los hombres tienen el VPH”, dice la Dra. Streicher. El VPH puede causar verrugas anales y cáncer anal.

Además, señala, “es probable que no te hagan un examen de detección de ETS anales en tu médico, a menos que te pregunte específicamente si tienes relaciones sexuales anales (poco probable) o solicites específicamente esas pruebas”.

Luego hay dolor, hemorragia e incontinencia fecal. “No vale la pena hablar de caca en los pantalones“, dice la doctora. Ella señala una nueva investigación de un equipo de la Universidad de Northwestern que descubrió que, las mujeres que consideraban la parte anal de su comportamiento habitual en el dormitorio, eran más propensas a decir que cambiaba la consistencia de sus heces, y reportaban incontinencia urinaria y fecal.

Pero si estás interesada en probar el sexo anal, o darle otro giro al sexo con tu pareja, ¿cuál es la forma más segura? Usa protección sin importar nada, dice la Dr. Streicher. “Como ginecólogo, le digo a la gente que incluso si está en una relación monógama, siempre debe usar un condón para el sexo anal. Y si tiene relaciones sexuales vaginales después del anal, pida a su pareja que se ponga un condón nuevo para protegerse de la probabilidad de una infección del tracto urinario“.

¿Que te parece? ¿Lo intentarías a pesar de los riesgos?

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte