Fitness/Salud /
miércoles, 9 septiembre 2020

¿Te duelen los senos? Éstas podrían ser algunas de las causas

Etiquetas: , , ,

¿Quién no ha sentido alguna vez dolor en sus mamas? La mastalgia (nombre médico para el dolor de senos) puede aparecer en cualquier etapa de la vida. En ocasiones es fácil identificar las causas (es esa época del mes o recién tuviste un bebé), pero en otros minutos no es tan sencillo establecer la proveniencia de la molestia.

El dolor en los senos puede aparecer y evaporarse o ser constante, ser severo e incluir hipersensibilidad o agudo y ardiente. En fin, son muchas las formas en que podrías sentir molestias en las mamas. La buena noticia es que la mayoría de las veces, éste no pasa a mayores. Aun así, es importante siempre que un médico te revise en el caso de sentir alguna molestia. Especialmente si ésta no se puede identificar fácilmente su causa.

Las hormonas están en juego

«El tejido mamario es muy sensible a los cambios hormonales», explica la Dra.Sarah Cate al sitio Instyle. Entonces, si notas que tus senos se sienten más delicados alrededor del periodo de ovulación (cuando el estrógeno se dispara), durante tu periodo (cuando el estrógeno disminuye), mientras estás embarazada (los niveles de hormonas se disparan) o durante la menopausia (cuando los niveles de estrógeno vuelven a bajar), es probable que tenga relación con las hormonas.

Por lo general, este tipo de dolor es cíclico, se presenta en ambos senos y está relacionado con tu ciclo reproductivo. Para ayudar a aliviar esta molestia tu médico puede recomendarte anticonceptivos orales, modificar la dosis actual, disminuir la ingesta de cafeína o sugerirte que tomes antiinflamatorios no esteroideos de venta libre. Recuerda siempre consultar a un especialista antes de tomar cualquier medicamento, especialmente si estás embarazada.

Tienes un quiste mamario

Los quistes son muy comunes y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. En el caso de los que surgen en las mamas, éstos son pequeños sacos de líquido que se sienten como grandes guisantes debajo de la superficie de la piel. Por lo general, éstos son más frecuentes en mujeres premenopáusicas (de 35 a 50 años) y tiene relación con fluctuaciones en el estrógeno. La buena noticia es que éstos suelen ser benignos (no cancerosos).

A menudo, los quistes no necesitan tratamiento y se resuelven por sí solos después de un par de meses. En el caso de que sean dolorosos o te molesten demasiado, se pueden drenar mediante un simple procedimiento médico. Es importante tener en cuenta que debes chequear cualquier bulto que te aparezca en los senos con tu médico. Siempre es mejor prevenir que lamentar.

Efectos secundarios de los medicamentos

Ciertos medicamentos pueden causar efectos secundarios relacionados con los senos. Los más comunes tienen relación con las hormonas. Como hemos visto la fluctuación de estrógeno o progesterona es responsable de algunos de los cambios más comunes en las mamas. Entonces tanto las píldoras anticonceptivas, los tratamientos de fertilidad y las terapias de reemplazo podrían aumentar la retención de líquidos, produciendo una sensación de pesadez en tus senos.

Además, ciertos antidepresivos también se han relacionado con dolor en los senos. Estos incluyen inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como sertralina y citalopram. Lo mismo ocurre con algunos tratamientos cardiovasculares, ciertos diuréticos y esteroides como el Anadrol.

Un sostén inapropiado

El dolor de pecho puede ser el resultado de un sostén que no te queda bien. Un sujetador demasiado apretado o muy suelto puede comprimir los senos o no otorgar el apoyo necesario, causando incomodidad. A la larga, esto se puede traducir en un exceso de tensión muscular, generando dolores y /o tirones en el área.

Usar un buen sostén que te quede bien es imprescindible, especialmente si tienes senos grandes. Tampoco debes olvidar que si realizas deportes necesitas un sujetador deportivo, pues estos ofrecen mayor soporte y seguridad durante la actividad física. En muchas tiendas tienen especialistas que te pueden ayudar a conseguir el producto ideal para ti, así como otras ofrecen servicio ajuste para tu ropa interior.

Senos de gran tamaño

Las mujeres con senos grandes y pesados pueden sufrir dolores debido al estiramiento de ligamentos y del tejido mamario. Estas molestias en ocasiones también se pueden sentir en la espalda, el cuello y los hombros. Una cirugía de reducción puede ser de ayuda. Pero no olvides el punto anterior: un buen sostén podría ser de gran ayuda.

Estás exagerando con el café

¿Comienzas tu día con café, tomas té por la tarde y comes chocolate de postre? Como mencionamos en el primer punto, la cafeína puede alterar o cambiar los niveles hormonales, contribuyendo al dolor de senos. Este alcaloide pareciera afectar el tejido mamario. Los detalles son complejos y pueden resultar confusos, pero antes de eliminar tu bebida caliente favorita de la mañana consulta con tu médico de cabecera para estar segura de que es ésta la responsable de tus molestias.

Te lastimaste

A veces, un traumatismo en el área causado, por ejemplo, por una cirugía puede causar dolor en los senos. En algunas ocasiones, una vena podría hincharse resultado de una lesión. Causando coágulos que, aunque pueden ser muy dolorosos, no suelen ser grave.

Embarazo, lactancia y mastitis

Todas quienes hemos sido madres sabemos que los senos duelen durante este periodo de la vida. Si no es por los cambios hormonales producidos por el embarazo, la “bajada de la leche” en los meses de lactancia o una mastitis, la mayoría de las mujeres experimentamos más de alguna molestia al engendrar a nuestros hijos. A pesar de que esto es relativamente normal, no dejes de consultar con tu doctor si tienes malestares o una infección.

Mastitis  

La mastitis es una infección dolorosa de la mama. Es muy común durante la lactancia debido a la obstrucción de un conducto de leche. Sin embargo, puede suceder en otros momentos. Los síntomas suelen incluir además fiebre, cansancio y cambios en los senos como enrojecimiento e hinchazón.

Por lo general, esta infección se trata con antibióticos. Sin embargo, algunas investigaciones han relacionado el uso de probióticos con una reducción en la presencia de algunas bacterias, lo que sugiere que éstos también podrían ser una opción de tratamiento útil. Recuerda que nunca debes automedicarte, ya que los peligros pueden ser mayores que el problema original.

En casos raros, podría ser cáncer

Lo más importante que debes saber sobre el cáncer mamario es que la mayoría de éstos no causan dolor. Sin embargo, el “cáncer de mamas inflamatorio” y algunos tumores, sí pueden provocar molestias en los senos. Por esto es muy importante que, si sientes algún bulto, tienes un dolor que no desaparece después de la menstruación, cualquier secreción u otra dolencia que te tenga intranquila, mejor consulta con tu médico.

Por lo general, el dolor de mamas no está relacionado con el cáncer, pero siempre es bueno descartar problemas mayores.

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte