Sexualidad /
jueves, 7 enero 2021

Técnicas de masturbación femenina para llegar al orgasmo

Etiquetas:

Masturbarte es bueno para regular la menstruación, combatir el estrés, dormir mejor y conocerte a ti misma.

En la época medieval el placer fue castigado. Ni hombres ni mujeres debían tocar su cuerpo porque lo deseaban, el único objetivo era reproducirse y seguir con la creación de la especie.

Desde ese momento aparecieron los mitos sobre la masturbación como que la mano se secaba, otros pensaban que si se masturbaban quedarían ciegos o que les saldrían callos en las manos. Afortunadamente, hoy sabemos que nada de eso es cierto.

Aunque es mucho más común que se hable de la masturbación masculina, muchas mujeres utilizan juguetes sexuales y diferentes técnicas para hacer esta práctica más placentera. Aquí te dejamos 5 técnicas que te ayudarán a llegar al orgasmo.

1. Pattie Cake:

La técnica «Patty Cake» puede funcionar en cualquier lugar, en cualquier momento y es una de las técnicas de masturbación más básicas. Con el dedo índice y el dedo medio, acaricia suavemente el clítoris y varía la presión y la velocidad. Tu pequeño frijol del amor te pondrá atención automáticamente. A partir de ahí, opta por lo que se sienta bien.

2. Penetración:

masturbacion

Recostada en la cama, abre las piernas y levanta las rodillas. Coloca las plantas de los pies en la cama y penetra tu vagina con el dedo medio y el índice para simular la penetración de un pene.

3. En la regadera o la tina:

Uno de los lugares más privados para conectarse contigo misma es el baño. Además, si tienes agua, tienes todas las herramientas que necesitas para el placer personal. Esta es una técnica bastante común, pero debe realizarse adecuadamente para conseguir un gran orgasmo.

Si estás en la bañera desliza tu pelvis justo debajo del grifo y deja correr el agua en un chorro suave hacia tu clítoris (¡asegúrate de que no esté demasiado caliente!). Usando tus codos para apuntalar tu trasero. Para subir la temperatura al ejercicio, pon el agua a una temperatura más caliente justo antes de que estés a punto de tener un orgasmo.

Si prefieres ducharte en lugar de bañarte, quita el cabezal de la ducha y usa el chorro de agua para darte un masaje. Alterna entre frotar suave y firmemente y utiliza siempre un movimiento sincronizado para intensificar la experiencia.

Finalmente, hay una razón por la que ves tantos jacuzzis en películas sexis y pornografía. Los jacuzzis son sexis y esos chorros pueden propulsarte a un orgasmo de otro nivel. Coloca tu entrepierna justo en frente de los chorros, lo suficientemente cerca para que el agua te alcance. Acércate gradualmente hasta que esta golpee tu clítoris.

4. El Sándwich:

tratamientos para manos maltratadas

El dedo índice y medio deben colocarse a los lados del clítoris, por lo que simularán las rebanadas de pan que lo presionan. Al mismo tiempo, tu otra mano debe dar pequeños golpes al clítoris, mientras se varía la presión y velocidad.

También puedes probar lo que se llama la técnica del «sándwich de cara abierta» usando la palma de tu mano extendida y aplicando presión empujando suavemente hacia abajo. Continúa hasta que empieces a sentir el calor, y luego comience a empujar y soltar, empujar y soltar, sin permitir que tu mano pierda el contacto con la piel.

5. Juguetes sexuales:

Utilizar un dildo es la forma más común para dar placer sexual. Existen muchos, de diferentes tamaños y formas, pero el más famoso es el Rabbit habit, que combina la vibración al interior de la vagina y la estimulación del clítoris.

6.-Prueba con la puerta trasera:


Si quieres probar algo diferente y nuevo, el juego anal puede agregar otra dimensión a tus sesiones en solitario y permitirte experimentar de forma segura con lo que te gusta. Vibradores anales, cuentas y otros juguetes diseñados para este tipo de juego también pueden ayudar a mejorar la experiencia. Para un orgasmo muy intenso, incluso podrías combinar un vibrador anal y vaginal.

7.-Paquete combinado

¿Sabes qué es mejor que un orgasmo? Orgasmos múltiples. Una forma gloriosa de acabar más de una vez es combinar tus puntos de placer.

Mucha gente ve estrellas cuando juega con su clítoris y punto G al mismo tiempo, pero también hay otras combinaciones.

Puedes probar la doble penetración (insertando tus dedos o un juguete en tu vagina y trasero al mismo tiempo). U opta por una trifecta. Eso significa estimular su clítoris, vagina y ano simultáneamente.

Así que adelante. Tómate el tiempo para convertirte en una experta de tu propio cuerpo. La mejor parte es que estos movimientos no tienen por qué ser solo para ti. Enséñaselos también a su pareja. Siempre hay suficiente placer para todos.

Y, si no estás convencida de practicar la masturbación con regularidad, aquí te dejamos 6 razones para hacerlo más seguido

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte