Branding / Lo más reciente! / Salud/fitness /
martes, 30 enero 2018

Tips para comenzar el gimnasio y no morir en el intento

Si el único ejercicio que has hecho en las últimas semanas es decirte a diario que debes comenzar a entrenar, es hora de levantarte ya y seguir adelante. Aquí te mostramos cómo hacerlo y te daremos algunos tips para mantenerte motivado a medida que pasan las resoluciones de Año Nuevo.

  1. Enfócate en lo que amas de ti ahora.
    La mayoría de las personas se enfocan en las partes que odian de su cuerpo; van a entrenar con la mentalidad de ejercitar su parte «problema» y se olvidan de todo el resto. Lo primero que debes hacer es definir cuál es el área de tu cuerpo que más amas, concentrarte en ella para sacarle todo el partido, pero sin olvidar las otras partes. El cuerpo empieza a transformarse en conjunto, no puedes trabajar solo una zona.
  2. Toma algunas fotografías de tu cuerpo.
    Capturar el momento en el que comienzas a entrenar es una forma de ver cómo progresas en el tiempo, no te niegues a hacerlo por no sentirte «a gusto», tómalo como una motivación para lograr tus objetivos y hacer una imagen comparativa de tu antes y después.
  3. No le tengas miedo al gimnasio.
    Muchos de nosotros nos podemos llegar a sentir intimidados de sólo pensar entrar al gimnasio, y es algo muy normal. Sin embargo, debes decidir entrar a uno; comienza averiguando cual se ajusta más a lo que deseas, y qué programas ofrece. Te recomendamos los gimnasios de Smart Fit, son un excelente espacio que ofrece un ambiente agradable y que cuenta con equipos de última tecnología para hacer de tu entrenamiento una experiencia única, a precios muy convenientes. Una vez que lo decidas no temas comenzar, los primeros días serán un poco extraños porque no conocerás a nadie y no sabrás por dónde comenzar, por eso prepárate bien y evalúa si puedes tener algún entrenador personal al menos por el primer mes. Otra cosa que puede motivarte es comenzar a entrenar con un amigo.
  4. Planifica tus días de entrenamiento.
    Ir a entrenar es como un trabajo más, debes tener un horario establecido y cumplirlo para poder lograr tus objetivos. Comienza por saber qué días vas a entrenar, cuántas veces a la semana y qué horario no interfiere con el resto de tus labores. Una vez que hagas esto, esfuérzate por no saltarte ni cambiar los días (a menos que alguna situación fortuita lo amerite) pero recuerda siempre que lo haces por tu bienestar y es contigo mismo con quien debes de cumplir.
  5. No te enfoques sólo en la pérdida de peso.
    Entrenar no está hecho para que te mortifiques tratando de lograr el peso que anhelas. Es para poner en forma tu cuerpo, y con ello lograrás perder peso. Pero si lo haces únicamente pensando en eso y no en tu salud, el camino se te hará largo y agotador.
  6. Prueba cosas nuevas.
    A parte de asistir al gimnasio, puedes empezar a programar otras tareas saludables. Cosas que no hayas hecho antes, como ir en bici al trabajo, subir una montaña una vez al mes, juntarte con compañeros del gimnasio en actividades deportivas, correr un maratón, entre otros. Estar en estos ambientes saludables te llenará de energía y te motivará a seguir sin renunciar a tu entrenamiento diario.
  7. Inspírate en otras personas que entrenan.
    Las redes sociales son beneficiosas en muchos casos. Úsalas para seguir personas reales, que generan contenido saludable para entrenar; verlos será una motivación cada vez que entres a tus redes sociales. De igual forma, ten mucho cuidado, los cuerpos que estas personas han logrado han sido trabajados durante meses, no intentes hacer rutinas de entrenamiento avanzado porque podrías salir lastimado. Trabaja de poco a poco tu cuerpo y verás los resultados que esperas al paso del tiempo.

Con estos consejos podrás lograr hacer la rutina del gimnasio un hábito en tu vida ¡Tu cuerpo lo agradecerá!

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte