Belleza / Lo más reciente! /
viernes, 12 abril 2013

Todo lo que tienes que saber sobre el Rubor!

Etiquetas: , , , , , ,

Para muchas mujeres, el rubor es parte esencial de su maquillaje –después de todo, hace milagros si luces cansada o si tienes pocos segundos para arreglarte.

Sin embargo, otras lo omiten por miedo a una aplicación incorrecta. La verdad es que el rubor puede darle vida a tu rostro o, por el contrario, destruir tu look completamente.

Con el fin de evitar desgracias mayores, es importante que te familiarices con los tipos de rubores que existen, sus usos, ventajas y desventajas. Una vez que lo domines, la elección y aplicación del rubor serán pan comido. ¡Manos a la obra!

Busca el color adecuado
Quizás, en el maquillaje actual no existan reglas pero es necesario utilizar el sentido común. El rubor que mejor lucirá en ti es aquel que se vea natural, como si te sonrojaras, y eso lo logras consiguiendo uno que complemente el tono de tu piel.

Los rubores duraznos o rosa-durazno son perfectos para cualquier color. Violeta o rojo oscuro, sobretodo si son transparentes, van bien en pieles morenas o negras. Las mujeres de piel amarillenta, pueden utilizar bronceadores o rubores terracota-naranja; mientras que los tonos rosas lucen en rostros claros.

Asimismo, considera las condiciones de tu cutis. Si presentas rosácea, disimula con un poco de base o corrector e intenta no saturar tus mejillas de color. Un excelente tip consiste en aplicar prebase en esa área para crear un “lienzo” más prolijo, de manera que el rubor no desaparezca a mitad del día o se acumule en las zonas problema.

Conoce tu piel
En el mercado de la belleza es posible encontrar cientos y cientos de rubores. El color no sólo es primordial, también la fórmula de los mismos; así que debes elegir uno que vaya con tu tipo de piel ya que los rubores pueden dejar al descubierto cualquier imperfección –poros grandes, resequedad, venitas, etc.

Por cierto, los rubores no se limitan a la versión compacta –por tanto debes aprender las principales diferencias entre ellos. Escoger el “ideal” es cuestión de gustos, pero te facilitará las cosas si buscas uno que se adapte a tu tipo de cutis.

Para más detalle, dale un vistazo a esta rápida guía:

Piel seca: versiones en crema o mousse. Se mezclan muy bien y agregan humedad a tu rostro.

Piel grasa: versiones en polvo o compactas. Generalmente, duran por más tiempo (una ventaja para el cutis aceitoso) y absorben el sebo.

Piel sensible: versiones hipoalergénicas, orgánicas o minerales.

Piel mixta o normal: las que se adapten a tu rostro. Incluso, puedes optar por los tintes líquidos o gel, que aportan una textura diferente y el estado de tu piel no se verá comprometido.

El acabado cuenta
No es igual un Rubor mate que uno iridiscente –así que asegúrate de usarlos en las ocasiones indicadas. Las versiones con purpurina o escarcha resultan ideales para un maquillaje de fiesta o para darle vida a un rostro apagado. Los acabados mate o semi-mate funcionan son versátiles y puedes usarlos junto al bronceador e iluminador. Vale destacar que las pieles grasas ¡deben alejarse de los coloretes con brillo!

No olvides las brochas
Expertos aseguran que las brochas de maquillaje para aplicar el rubor deben ir acorde con el color y la textura de estos. Para los rubores en polvo o compactos, busca una brocha grande pero súper suave –distribuye y deposita el tono más uniformemente.

¿Fanática de los rubores fuertes? Un pincel tipo abanico te ayudará a recrear un efecto más natural. En cambio, si el colorete es claro o casi transparente, recurre a una esponjita (de esas que vienen en los compactos), retira el exceso y maquíllate. Si prefieres las versiones en gel, mousse o crema, haz la aplicación con tus dedos.

Fuente: Temaquillo

Por Soe Kabbabe, Guía de About.com

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte