Lo más reciente! / Relaciones /
jueves, 6 noviembre 2014

Lectura Obligada: Un Nuevo Amor @Caro_TapiaV

Etiquetas: , , , , , , ,

[adrotate banner=»6″]

Una beca, un matrimonio, un nuevo amor…

Nos conocimos en el colegio, ya llevábamos 9 años juntos y fue entonces que decidimos casarnos, pues me gane una beca para continuar mis estudios en Inglaterra y la idea fue irnos juntos. Siempre creí que todo era mejor fuera de Chile, sobretodo en mi área profesional, así que organizamos todo y pese a muchos percances celebramos nuestro bello matrimonio.

Yo llegue a Inglaterra primero que mi esposo, ya que tenía que tomar un curso de inglés. Fueron tres semanas en las que me sentía sola, sin nada, me cuestione todo, el estar tan lejos, el que no me gustaba, que quería volver a mi casa y estar con mi gente en vez de estar en ese país tan sola.

Pasando los días, me fui adaptando y acostumbrando a mi nueva realidad… Esperaba que cuando llegara mi esposo, me sentiría acompañada y más en casa… sin embargo, las no fueron así. Cuando llegó mi esposo fue como nada, algo así como “ah! llegó… que bueno” y entonces comencé a tomar mayor conciencia de que algo no andaba bien.

Como todas las parejas, nos paliábamos mucho, pero pese a ello, yo me sentía bien… siempre en las conversaciones con mis amigas, veía que habían otras relaciones relativamente igual de conflictivas y más fomes que la nuestra, entonces me decía a mí misma “está bien”, “es normal”. Además yo sabía que él me quería, entonces yo intentaba quererlo y hacer que las cosas funcionaran. Incluso llegue al punto en que me sentía cómoda, acompañada y teniendo a mi mejor “amigo” a mi lado. Hoy me doy cuenta que esa era la palabra correcta, amigo y no pareja.

El era muy dependiente, lo que finalmente me cansó. Que dependiera de mí para todo, el ser su mamá y no su pareja. Además estando lejos y en un contexto tan diferente, la relación se pone a prueba… ya que sólo estamos los dos y entonces me di cuenta que no estaba bien, que no era feliz, que lo que me parecía normal o bien en una relación no lo es y por ende aparecieron nuevos pensamientos y sentimientos en mi frente a mi relación… Es muy fuerte darte cuenta que tu esposo no es el hombre de tu vida.

Para él también fue difícil adaptarse, todo era completamente nuevo y de alguna forma teníamos que permanentemente contenernos juntos… Como yo avancé más rápido que él,  lo empecé a sentir como una carga, un cacho, en vez de una compañía… sabía que se la había jugado todo por mí, que se vino por mí, que renunció a todo por estar conmigo, pero las cosas definitivamente no estaban funcionando.

Me sentía muy confundida y fue entonces que asistí a un seminario y lo conocí a “él”…

Fue eso que dicen amor a primera vista, ya me había pasado antes, cuando chica estuve enamorada de un personaje sus buenos años sin que nada pasara. Aquel día de mi seminario, mi avión se retraso y en el aeropuerto estaba buscando más gente de mi misma beca, visualice un grupo de gente que se notaba que eran internacionales (gente de todos colores)… y ahí estaba “él”, lo vi y mi mente dijo “mierda!! Cagué!!”, el hombre de tus sueños lo que pediste para navidad esta en frente tuyo, dos metros de hombre, cuerazo, rubio, ojos claros, manos ultra masculinas, un modelo cualquiera de Calvin Klein…

[adrotate banner=»6″]

Lo que si yo dije este tipo no me va a pescar… Pero eso no fue lo que sucedió, empezamos a hablar a coquetear, el me buscaba, yo le seguía la corriente… Me hizo sentir especial, bonita, coqueta… no sé cómo explicarlo, cuando hablábamos el mundo desaparecía, éramos solo él y yo.

Es un problema cuando conoces a alguien que encuentras extremadamente atractivo y el te pesca, te hace ojitos, te busca… ahí tienes que resistirse porque estas en una relación de años y además casada, por ende aunque te estés muriendo de ganas no puedes, por respeto, por el cariño que le tienes a tu pareja.

Una amiga se dio cuenta y me dice que onda con este tipo? Yo le dije que ninguna, y me dice pero si te sigue para todos lados… y en este instante tome conciencia, este tipo me gustaba y mucho.

Esa noche casi no pude dormir, pensando en que al día siguiente quizás sería el último día que lo vería, en mi vida!, así que decidí algo: él se quedaría más tarde junto conmigo porque su vuelo según yo salía tarde, entonces yo dije aquí la hago, al menos un beso… lamentablemente su vuelo no salía tarde, salía temprano y no pudimos estar solos… así que sólo nos despedimos con un abrazo y un apretón de manos…

Cuando se fue estaba tan arrepentida de no haber hecho nada, de no haber aprovechado esa, quizás la única oportunidad que iba a tener con el… Pero al mismo tiempo, sabía que también era lo mejor, porque mi condición me lo impedía.

De ahí en adelante tofo fue muy complejo, encima de toda la confusión tenía que estudiar, responder a mi beca y lo único que pensaba es que voy a hacer… a mi esposo lo veía como un hijo no como una pareja y esta situación que me movió todo, me ayudo a tomar la decisión. Tenía que ser honesta conmigo misma, era lo que realmente sentía, así que no había mucho más que pensar. Me costó eso sí porque sabía que perdería a mi mejor amigo… y a una persona maravillosa con la que compartí muchos años de mi vida.

Ya estaba todo mal y comencé a decidir  la posibilidad de separarme… Cuando me di cuenta que quería estar con otros hombres que no era solo por ese en particular que conocí en el seminario, era por la posibilidad de otro, de ser feliz (quiero dejar claro que no era infeliz, pero al mismo tiempo no era feliz) y de sentir esa pasión y esa química con alguien… soy muy joven para sentarme con mi mejor amigo, a esta edad es mejor un buen amante.

Ahí fue cuando dije no más, no importa si con este hombre que me encantó no pasó nada, pero puedo encontrar alguien que me haga feliz, no solo pasar la vida, si no que vivirla.

Lo más difícil de esa decisión era el saber que me iba a quedar sola en un país extraño, además de que perdí a mi mejor amigo, a un hombre que siempre estuvo ahí para mí, un hombre bueno. Uno que quizás no vuelva a encontrar, pero ahí está el riesgo y ahí es cuando se vive, cuando te sientes libre. Y eso fue lo que paso, después de sentirme pésimo y culpable por lo que le hice, me sentí libre como nunca, podía hacer lo que yo quisiera sin preguntar o mirarle la cara alguien.

Un día de esos él me pidió hablar y me dice esto se acabó cierto y yo: sí, ese día terminamos.

Mi esposo lo enfrento regular, a él le dolió más, él era el más enamorado el que me siguió. Le costó, lo vi pésimo y yo me sentía pésimo por lo mismo, pero creo que después de varios meses que han pasado ya está mejor, no superado completamente, pero mejor. Ya acepto que no hay vuelta atrás.

Hoy me siento tranquila al respecto, siento que hice lo correcto, el se merece a alguien que de verdad lo ame, no a alguien que solo lo quiera.

Hoy me siento extraña en un país lejano… pero con la certeza que quiero vivir la vida, descubrir nuevas experiencias, aprender… Hoy estoy en un nuevo comienzo…

@Caro_TapiaV

 [adrotate banner=»6″]

Foto: banco de imágenes

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte