Lo más reciente! / Relaciones /
viernes, 20 marzo 2015

Una relación es de dos, no es tu deber salvar a tu pareja

Etiquetas: , ,

Todas las noches me digo a mí misma que no vales la pena. No te mereces el esfuerzo que yo hago. No te mereces mi tiempo. No te mereces mis pensamientos. No te mereces mis lágrimas. Pero todas las mañanas despierto y me digo a mí misma, quizás hoy, todo cambiará. Quizás hoy día te puedo arreglar.

Yo sé que estás mal. Lo supe desde el momento en que te conocí. Lo sentí en tus besos. Como desesperadamente buscas a alguien que te entienda, que te ame y que acepte tus defectos. Pero tú no lo aceptas y no me lo reconoces. Yo sé el miedo que le tienes a quedar solo, a quedar suspendido en el momento para siempre y preguntarte qué hubiera pasado si te hubieras dejado caer. Le tienes tanto miedo a quedar herido por culpa del amor porque en el fondo sabes que no eres lo suficientemente fuerte.

No serías capaz de manejar ese dolor e incertidumbre causados por no entender por qué no eres lo suficientemente bueno para esa persona a quien tu tanto querías. Así que eres tú quien se va. Tu eres el que termina las relaciones. Eres tú el que huye de esas “casi” relaciones sin alcanzar a pestañear. Yo hice todo mi esfuerzo por salvarte. Yo quería hacerte sentir querido y seguro. Yo quiero que te sientas seguro de las cosas. Yo me permanecí contigo aunque todos me dijeran que era una mala idea. Yo seguí contigo porque sé que te puedo ayudar. Yo puedo recoger las piezas de tu alma quebrada.

Tú me contaste tus historias y yo te conté las mías. Estábamos lográndolo. Lo íbamos a lograr. Teníamos planes. Tu me tenías a mí. Pero al parecer, yo no te tenía a ti. O por lo menos no por completo. Tenía sólo unos fragmentos de tu amor. Yo estaba completando el rompecabezas pero tú no me querías dar las piezas que faltaban. Para completarte, yo tuve que dejar partes de mí. Yo me estaba desarmando para completarte y en vez de mantenerme firme, tú hiciste lo que mejor sabes hacer. Dejarlo todo.

No sé que pasó. Quizás, yo no era suficiente para ti. O quizás, tú no eras suficiente para mí.

Algo salió mal y yo tuve que despertar con la noticia de que estabas saliendo con otra. Y ahora soy yo la que quedo en pedazos. Y estaba tratando de levantarme de las cenizas en las que me dejaste cuando lo entendí: no puedes arreglar a las personas que no creen que lo necesitan. No puedes hacerte cargo de las personas que no han asumido que les falta algo en sus vidas. Tienen que hacerlo ellas mismas.

Este artículo fue escrito originalmente por Marv Allain para Thought Catalog.

pareja abrazada 1

Fuente: Thought Catalog

Fotos de: Weheartit

 

Leer articulo completo

Comentarios

Lo que podría gustarte