Belleza / Fitness/Salud / Lo más reciente! /
miércoles, 5 agosto 2015

Várices: soluciones para el calvario de quienes las sufren

Etiquetas: , , , , ,

Las várices son un problema que arrastra complicaciones en el cotidiano vivir y que se manifiesta con mayor fuerza en personas con ocupaciones que los obliga a estar de pie. El Doctor especialista Alejo Chávez de la Clínica Ciudad del Mar explica los alcances de esta enfermedad y la serie de soluciones que la medicina ofrece para terminar con el cansancio y dolor en extremidades inferiores.

Las várices, que son de tres a cuatro veces más frecuentes en mujeres, se desarrollan cuando las válvulas venosas, que permiten que la sangre fluya hacia el corazón, se dilatan y no cierran bien, produciendo un reflujo de sangre hacia los pies, lo que se traduce en mayor congestión venosa que, a su vez, favorece su aparición.

Entre los principales factores que pueden causar las várices se encuentra el factor genético y hormonal. “Las mujeres están más propensas a producirlas después de los 30 o 40 años y el embarazo también es un factor que tiene gran incidencia en la aparición de esta patología”, señala el especialista.

Otro de los elementos asociados son el sobrepeso y obesidad, puesto que ambos tienen directa relación en la circulación sanguínea. Según detalla el Dr. Alejo Chávez, “el aumento de la presión abdominal asociado al sobrepeso dificulta también el retorno venoso y favorece la aparición de várices. La mala nutrición es otro factor relevante, por lo que es fundamental velar por la calidad de los alimentos que consumimos y evitar el exceso de sal y el consumo de grasas”, precisa.

Es por ello, que el especialista recomienda diversas alternativas para combatir este problema como, por ejemplo, caminar. “Un aspecto importante para tener en cuenta es que las personas que realizan trabajos de pie, como es el caso de peluqueros, profesores y porteros, entre otros, también están más expuestos a sufrir de várices, ya que al mantenernos mucho tiempo inmóviles de pie, la sangre se acumula en las extremidades inferiores, contribuyendo a que las venas se dilaten y pierdan su capacidad de  controlar el flujo sanguíneo”, señala.

Independiente del tipo de várices, es primordial que al sentir algunos de los síntomas descritos anteriormente, consulte con un cirujano vascular, quien podrá determinar en forma casi inmediata qué tipo de tratamiento va a requerir y cuál será la terapia más óptima según el caso particular.

Un estudio realizado por la Revista Chilena de Cirujía, distribuye la población con várices según el cargo. Un 93% del personal de cocina presenta várices, le sigue con 86% el personal de limpieza y el personal de mantenimiento 85%; personal de enfermería 75% y el de médicos 38%, por mencionar algunas de las actividades donde existe mayor presencia de la enfermedad.

Sin embargo, no todos los casos son iguales y su tratamiento varía dependiendo del avance de esta enfermedad, que en sus primeras etapas y con un diagnóstico oportuno, tiene altas probabilidades de mejorar.

Cuando las várices son pequeñas se suelen indicar medicamentos para tratar la afección. En otros casos es necesario someterlo a una ecografía doppler, la cual permitirá ver el flujo sanguíneo, caracterizar los vasos y descartar otros trastornos de las piernas. Cuando la situación es más compleja, una de las opciones es la intervención quirúrgica convencional, es decir, la extirpación de las várices, aunque ésta ya no es necesaria en aquellas instituciones de salud que cuentan con la técnica de la radiofrecuencia» , señala el Dr. Chávez.

La radiofrecuencia es lo más avanzado en materia tecnológica para poner fin al problema de las várices. Se trata de una técnica mínimamente invasiva, donde a diferencia de la intervención quirúrgica, al paciente sólo se le realiza una pequeña incisión, para destruir las várices.

¿Cómo funciona esta técnica? Con la ayuda de una exploración ecográfica, se introduce un pequeño catéter en la vena afectada, el cual actúa con energía de radiofrecuencia que va administrando calor, con la finalidad de sellar las várices para posteriormente, eliminarlas.

Foto de: Grupogamma.com

Leer articulo completo

Comentarios

Lo que podría gustarte

Lo más reciente! / Salud/fitness /
lunes, 27 julio 2015

Várices: soluciones para el calvario de quienes las sufren

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Las várices son un problema que arrastra complicaciones en el cotidiano vivir y que se manifiesta con mayor fuerza en personas con ocupaciones que los obliga a estar de pie. El Doctor especialista Alejo Chávez de la Clínica Ciudad del Mar explica los alcances de esta enfermedad y la serie de soluciones que la medicina ofrece para terminar con el cansancio y dolor en extremidades inferiores.

Las várices, que son de tres a cuatro veces más frecuentes en mujeres, se desarrollan cuando las válvulas venosas, que permiten que la sangre fluya hacia el corazón, se dilatan y no cierran bien, produciendo un reflujo de sangre hacia los pies, lo que se traduce en mayor congestión venosa que, a su vez, favorece su aparición.

Entre los principales factores que pueden causar las várices se encuentra el factor genético y hormonal. “Las mujeres están más propensas a producirlas después de los 30 o 40 años y el embarazo también es un factor que tiene gran incidencia en la aparición de esta patología”, señala el especialista.

Otro de los elementos asociados son el sobrepeso y obesidad, puesto que ambos tienen directa relación en la circulación sanguínea. Según detalla el Dr. Alejo Chávez, “el aumento de la presión abdominal asociado al sobrepeso dificulta también el retorno venoso y favorece la aparición de várices. La mala nutrición es otro factor relevante, por lo que es fundamental velar por la calidad de los alimentos que consumimos y evitar el exceso de sal y el consumo de grasas”, precisa.

Es por ello, que el especialista recomienda diversas alternativas para combatir este problema como, por ejemplo, caminar. “Un aspecto importante para tener en cuenta es que las personas que realizan trabajos de pie, como es el caso de peluqueros, profesores y porteros, entre otros, también están más expuestos a sufrir de várices, ya que al mantenernos mucho tiempo inmóviles de pie, la sangre se acumula en las extremidades inferiores, contribuyendo a que las venas se dilaten y pierdan su capacidad de  controlar el flujo sanguíneo”, señala.

Independiente del tipo de várices, es primordial que al sentir algunos de los síntomas descritos anteriormente, consulte con un cirujano vascular, quien podrá determinar en forma casi inmediata qué tipo de tratamiento va a requerir y cuál será la terapia más óptima según el caso particular.

Un estudio realizado por la Revista Chilena de Cirujía, distribuye la población con várices según el cargo. Un 93% del personal de cocina presenta várices, le sigue con 86% el personal de limpieza y el personal de mantenimiento 85%; personal de enfermería 75% y el de médicos 38%, por mencionar algunas de las actividades donde existe mayor presencia de la enfermedad.

Sin embargo, no todos los casos son iguales y su tratamiento varía dependiendo del avance de esta enfermedad, que en sus primeras etapas y con un diagnóstico oportuno, tiene altas probabilidades de mejorar.

Cuando las várices son pequeñas se suelen indicar medicamentos para tratar la afección. En otros casos es necesario someterlo a una ecografía doppler, la cual permitirá ver el flujo sanguíneo, caracterizar los vasos y descartar otros trastornos de las piernas. Cuando la situación es más compleja, una de las opciones es la intervención quirúrgica convencional, es decir, la extirpación de las várices, aunque ésta ya no es necesaria en aquellas instituciones de salud que cuentan con la técnica de la radiofrecuencia» , señala el Dr. Chávez.

La radiofrecuencia es lo más avanzado en materia tecnológica para poner fin al problema de las várices. Se trata de una técnica mínimamente invasiva, donde a diferencia de la intervención quirúrgica, al paciente sólo se le realiza una pequeña incisión, para destruir las várices.

¿Cómo funciona esta técnica? Con la ayuda de una exploración ecográfica, se introduce un pequeño catéter en la vena afectada, el cual actúa con energía de radiofrecuencia que va administrando calor, con la finalidad de sellar las várices para posteriormente, eliminarlas.

Foto de: Grupogamma.com

 

Leer articulo completo

Comentarios

Lo que podría gustarte