Sexualidad /
miércoles, 1 mayo 2013

Vírgenes a la fuerza…. @PanchaBuzeta

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

mujer

Mujeres; hoy quiero hablar sobre un tema que involucra a muchas de nosotras o dentro de nuestro círculo cercano, familia o amigas.

El vaginismo…

El vaginismo es una disfunción sexual femenina mucho más frecuente de lo que la gente piensa. Es un espasmo involuntario de los músculos que rodean la vagina de tal manera que esta se cierra haciendo que la penetración sea difícil, dolorosa o imposible. Esto se asocia a dispareunia o dolor durante el coito. Generalmente se relaciona con personalidades obsesivas o fóbicas.

Muchas veces las mujeres con vaginismo suelen ser hijas de madres autoritarias que les impusieron la idea de que el sexo era pecaminoso y un tema completamente tabú del cual no se podía hablar.

Esto hace que estas mujeres presenten escasa curiosidad por su sexualidad, a veces creen que sus vaginas son pequeñas y vulnerables por lo tanto solo pensar en una posible penetración se cierran literalmente al dolor que anticipan en una profesia autocumplida.

Existe otro dato de pacientes con vaginismo, muchas han tenido padres abusadores, dominantes y violento pero ojo al mismo tiempo hombres muy seductores que las obligaron en cierto modo a ser niñas buenas y así evitar las expresiones de agresividad.

También muchas de ellas son mujeres brillantes profesionalmente, altamente racionales, que desde muy niñas han tenido un conflicto con un embarazo no deseado ya que este solo vendría en cierta manera a terminar con todo lo laboralmente logrado.

El matrimonio no consumado se define como el trastorno que presenta una pareja que pese a intentar la realización del coito de manera regular, por lo menos una vez a la semana no logra la penetración intravaginal luego de un lapso de tiempo que los especialistas han fijado entre cuatro y seis meses.

El matrimonio no consumado es consecuencia de un vinculo disfuncional, miedo a la intimidad y de fobia al erotismo, por lo tanto no olvidemos que las disfunciones sexuales no son personales sino relacionales.

La mayoría de las parejas consultan entre el primer y segundo año de matrimonio o vida en común. El resto puede pasar años en esta situación.

Lo más llamativo de esto es que muchas de estas parejas mantienen un buen vinculo sexual, se desean, se excitan, tienen orgasmos, ósea mantienen relaciones sexuales pero sin coito.

Por lo general el vaginismo lo diagnostica el ginecólogo con un examen, este notará si hay contracción muscular involuntaria por temor al dolor cuando intente examinarla.

Es acá donde estas mujeres llegan a nuestras consultas para ver de qué manera partiremos trabajando ante un problema que es totalmente solucionable.

Se trabaja con tratamiento psicológico y de kinesiología, con profesionales de dicha área  especialistas en trastornos del piso pelvico, como la kinesiologa Odette Freundlich. En la terapia se combinan ejercicios de relajación, des-sensibilización sistemática, terapia de pareja, abordar ciertas fobias que pueden influir a la penetración.

Entre otras cosas, eliminar el dolor logra mayor amplitud vaginal con masajes en los puntos de más dolor hasta el uso de dilatadores de distinto tamaños logrando así la amplitud vaginal.

Es importante que en este proceso se involucre la pareja para el apoyo emocional como para los ejercicios que serán dados como tarea para realizar en casa.

Mujeres; soltémonos y hagamos de nuestra sexualidad algo sano y placentero dejemos de lado todo aquello pecaminoso que solo nos trae miedo y frustraciones para nosotras y nuestros hijos. Enseñemos de manera simple a mirar el cuerpo, a conocerse, a tocarse; que no tiene nada de malo. Una buena educación sexual integral, debe apuntar a hijos más libres, responsables y sanos y que el día de mañana puedan disfrutar de esta maravilla que tenemos, la sexualidad.

pancha-150x150Francisca Buzeta Abt.
@panchabuzeta
[email protected]

 

Leer articulo completo

Comentarios

Lo que podría gustarte