Sexualidad /
lunes, 10 abril 2017

5 zonas increíblemente erógenas que solemos olvidar en el foreplay

Etiquetas: , , , ,

Esperamos que para este punto de tu vida sexual ya hayas explorado todas las zonas erógenas que se recomiendan en la mayoría de las revistas: cuello, espalda, muslos, orejas…

Pero el mundo de la sexualidad va mucho más allá, por eso hoy les dejamos 5 zonas erógenas que nadie les había dicho que lo eran:

Cuero cabelludo
¿Quién no disfruta de un buen masaje capilar? Cepillarte el cabello se siente delicioso, y más si alguien lo hace por ti. Si a esto le sumamos algo de tensión sexual y la promesa de un encuentro erótico vas a tener una parte sumamente sensible.

Estimular el cuero cabelludo puede resultar sumamente excitante para ambos sexos. Experimenta con jalones suaves y masajes, puedes utilizar un peine o una arañita de las que venden para hacer cosquillas. Un tip: la parte más sensible es la que está en la nuca y cerca de las orejas.

Palmas y plantas
No es en vano que todos nos tiremos de la risa cuando nos hacen cosquillas en las plantas de los pies. Esto se debe a que son terriblemente sensibles. Ahora imagina el impacto si en lugar de cosquillas es la lengua de tu chico pasando lentamente, mordiendo un dedo y luego otro.

Inténtalo también con los dedos de las manos, y puedes hacerlo desde carias hasta juguetes recorriendo lentamente cada pedazo de su piel.

Muslos
Una de las áreas más sensibles de nuestro es la parte interna de los muslos. Además causan una expectativa muy placentera cuando te vas subiendo lentamente. Para prolongar el placer te recomendamos recorrerlos lentamente, primero con las manos y luego con la lengua, terminando un poco de aire hasta terminar en tu objetivo.

El abdomen
Recorre lentamente su abdomen desde el pecho hasta el vientre generando la misma expectativa que generaste con los muslos. Esta parte también tiene nervios muy sensibles esperando a ser acariciados.

Las nalgas
Esa zona es atractiva para ambos sexos, pero muy pocos la usan para algo más que un buen apretón o una nalgadita ocasional. La piel de nuestro trasero es bastante sensible y tiene muchas terminaciones nerviosas que pueden ser explotadas.

Recórrelas desde el nacimiento en la espalda hasta llegar a las piernas y disfruta cada sensación que produces en tu pareja.

¿Estás lista para incluir nuevas sensaciones en tu cama?

Leer articulo completo

Comentarios

Video Destacado

Lo que podría gustarte